Revista Archivoz

Archivoz es una nueva revista digital gratuita en formato blog de temática archivística y/o documental y de carácter divulgativo, que nace de un proyecto voluntario y altruista.

Fanzination! Los fanzines de cómic en España

Tras entrevistar a La Fanzinoteca el pasado martes, queremos compartir este vídeo de la exposición Fanzination! recientemente clausurada en el Instituto Valenciano de de Arte Moderno. Es un recorrido visual de la historia del fanzine (clásico de los 60, español y valenciano principalmente), compuesta por ejemplares de la colección donada por Álvaro Pons (2000 fanzines recopilados durante décadas hasta la actualidad). Actualmente se ha creado una fanzinoteca en esta institución, con motivo de divulgar este tipo de publicaciones y acercarlos a los investigadores a través de su catálogo online.

La cultura visual actual surge desde la independencia y el espíritu alternativo y pronto se convierte en arma directa de la contracultura, estableciendo un espacio donde conviven la libertad y el libertinaje creativo

La cultura es algo que, por suerte, trasciende a cualquier voluntad, control o relato cerrado: Entrevista a los responsables de la Fanzinoteca

La Fanzinoteca es un proyecto de Barcelona que se articula a partir de un fondo de fanzines, hand-made books y otras ediciones de difícil clasificación con el objetivo de difundir este tipo de publicaciones y promover un espacio de práctica, estudio y reflexión de las mismas.

La fanzinoteca se inició en 2005 como un espacio de consulta permanente en Saladestar y al cerrar este espacio el proyecto tomó vida propia bajo el nombre de La Fanzinoteca Ambulant a partir del impulso de las tres personas que conforman el proyecto, Ricardo Duque, Lluc Mayol y Matías Rossi, y con la construcción del módulo itinerante en mayo de 2008.

Desde entonces el proyecto ha colaborado con diversos centros e instituciones como el Arts Santa Mónica, Ars Libris, AlhóndigaBilbaoGutter Fest, Tenderete, Fundació Joan MiróMUSAC, MACBATabakalera, etc.

Actualmente el archivo de publicaciones consta de más de mil doscientos ejemplares catalogados, a la vez que cuenta con aproximadamente la misma cantidad  en el fondo no catalogado. Las publicaciones que conforman el fondo provienen principalmente de España y América Latina y la mayor parte han sido realizados posteriormente en el año 2000.

(Archivoz) A pesar de llevar muchos años en este proyecto, La Fanzinoteca está más en boca de todos los últimos años debido al resurgimiento de la autoedición o small press. ¿Nos podríais hablar un poco sobre vuestro fondo en Barcelona y Valencia? ¿Os gustaría destacar algún fanzine en concreto?

(Fanzinoteca) Bueno, realmente el fondo està ubicado en Barcelona, aunque actualmente Lluc vive en València y por esto consideramos que el proyecto está repartido entre estas dos ciudades.

No sabemos si ahora el proyecto está más en boca de todos, la verdad es que siempre lo pensamos como en una carrera de fondo que, además, no pensamos en ganar (si nos permites el símil deportivo). Es posible que, en algunos ámbitos una cierta “moda” de la autoedición nos haya dado más visibilidad y eso a veces nos sorprende a nosotros mismos. Eso tiene que ver con la actitud con la iniciamos este proyecto que nunca pretendió ser un referente si no más bien un lugar donde aprender, investigar y compartir un interés sobre este tipo de publicaciones. Un lugar común.

Precisamente por esto no tendría mucho sentido destacar un fanzine en particular. Es obvio que tenemos nuestros favoritos (y que van cambiando con los tiempos, claro está), pero la propia esencia del proyecto pone el foco en la diversidad y eclecticismo del fondo.

(Archivoz) En cuanto al archivo, sabemos que “no se sigue ningún rigor metodológico aunque, seguís vuestra propia taxonomía con unos parámetros definidos pero muy amplios”. Nos gustaría conocer un poco más sobre vuestra iniciativa autogestionada, tagging day,  que da forma final a la organización de estos ejemplares. ¿Cómo es ese proceso de etiquetas de catalogación y la digitalización de las cubiertas para vuestro fondo online?

(F) Esto define nuestra posición desde este proyecto. Esta frase sacada de contexto es un poco engañosa. Nos referimos al rigor metodológico con el que se gestiona un archivo tradicional (si hay archivos tradicionales). Pensar en la fanzinoteca como un archivo riguroso pre-supondría que ha habido una idea prévia de aquello que había que archivar y para qué. En este caso pretendemos que la propia evolución del proyecto vaya marcando las necesidades metodológicas al servicio de un proceso, un relato, en construcción constante que además se pone al servicio de la propia esencia “inclasificable”, rizomática, de estas publicaciones. Hay mucho de deriva en todo nuestro proceso, y nos sentimos muy cómodos trabajando así.

Los tagging Days son básicamente jornadas de catalogación colectiva, en las que invitamos a la comunidad afín a este tipo de publicaciones a echarnos una mano con los procesos de catalogación, y a la vez a disfrutar de un día entre publicaciones de variadas procedencias. En estas acciones está reflejado el ADN de nuestro fondo, abrazando la serie de acontecimientos incontrolables por los que un ejemplar entra en el fondo catalogado: Por un lado, los fanzines y publicaciones por catalogar se van acumulando ya sea por aportaciones directas de sus autores, por compras nuestras en ferias o encuentros de autoedición, o por donaciones de otros fondos. De estas publicaciones llevamos al día del Tagging Day unas 300 – 400 publicaciones, y a partir de ahí, los participantes pueden elegir lo que les interese, y sentarse a profundizar en la publicación para luego catalogarla a través de un sistema online que hemos diseñado junto con nuestro colaborador Ulises Soriano. De esta forma, podemos decir que el crecimiento del fondo es un proceso bastante orgánico. ya que el material llega a nuestras manos muchas veces por caminos diferentes a nuestros intereses personales, pero a la vez, el orden y el momento en el que entran en el fondo, depende de los intereses propios de cada uno de los Taggers o catalogadores temporales en cada una de las sesiones.

Durante los Tagging Days además nosotros cocinamos para todos los asistentes, buscando que haya un espacio de distensión y conversación durante la comida, que creemos aporta en una humilde medida, un espacio de intercambio y fortalecimiento de vínculos dentro de las propias escenas de autoedición locales donde se desarrollan.

(Archivoz) El concepto “anarchivo” os acompaña últimamente para definir La Fanzinoteca “desde esa preposición a medio camino entre la  negación, la afirmación y lo anárquico”. ¿Nos podéis explicar un poco más este concepto? ¿Está relacionado con la carga ideológica que normalmente acompaña al movimiento fanzinero?

(F) Exactamente. A esto nos referimos. Se trata de un archivo que se va construyendo sin un plan prefijado. Los ejemplares llegan a nuestras manos por diferentes vías no previstas. Tampoco tenemos una protocolo de actuación, o plan de adquisiciones,  en este sentido, ni un interés especial en completar una imagen de la autoedición en un momento o en un lugar en concreto. A veces hablamos más de trabajar a partir de una acumulación de ejemplares que de una colección. Se trata de material que se junta en nuestras cajas por una cierta “afinidad natural”. Pensamos que esta forma de actuar es más afín a la naturaleza contingente del mundo fanzinero.

(Archivoz)En vuestra web, mencionáis que “responde a la necesidad de recuperar y compartir la pasión por ciertas formas de hacer y entender  la cultura”. ¿Consideráis que el concepto de cultura/Cultura engloba vuestra filosofía o es más bien contracultura?

(F) Hace un tiempo escribimos un texto que llevaba por título “contra la Cultura” en la que nos posicionamos en esta disyuntiva. Básicamente creemos que la cultura es algo que, por suerte, trasciende a cualquier voluntad, control o relato cerrado. O sea que más allá de la apropiación que ciertas instituciones, intelectuales o mercados hagan sobre algunas prácticas, la Cultura nunca podrá representar completamente a la cultura. La idea de contracultura sería entonces una forma de acotar o apropiarse de ciertas prácticas, así que no nos sentimos muy identificados con este concepto.

(Archivoz) Aunque no tengáis ninguna ambición a la hora de producir valor ni generar un patrimonio, realmente esta acción y la colaboración del MACBA o participación en ferias como Gutter Fest, os dan cada vez más difusión tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. ¿Cómo son esas experiencias donde promovéis el acceso al fanzine?

(F) De eso se trata, de generar acciones en distintas instituciones y espacios sin establecer excesivas diferencias en caso que sea un museo de arte contemporáneo, una feria o un centro social okupado. Todos ellos son espacios culturales en que se abren posibilidades de relación con distintas personas, colectivos. Las únicas diferencias las establecemos entre ellas son las relaciones económicas que proponemos en cada caso y según las posibilidades de cada lugar, es decir, el presupuesto de una acción en una institución oficial y con capacidad de pagar una remuneración económica se utiliza más adelante en la producción de acciones en instituciones autogestionadas o independientes.

Fanzinoteca

(Archivoz) La fanzinoteca ambulant es una magnífica idea con el objetivo de difundir este tipo de publicaciones ¿Cómo surgió esta innovadora propuesta? ¿Qué otras actividades tenéis relacionadas con el mundo del fanzine?

(F) En realidad fue la génesis del proyecto. Como decíamos al principio el proyecto se inicia a partir de un espacio de consulta que teníamos en una estantería de Saladestar, un espacio autogestionado en Barcelona. Al cerrar el espacio nos preguntamos qué hacer con ese material y la idea de construir un módulo itinerante fue la solución. A partir de ahí, aparecieron distintas formas activar el fondo itinerante con eventos como los “jamzines” (autoedición colectiva en un evento exprés), charlas, talleres, la edición de la revista Minca,  etc.

(Archivoz) En parte y debido a la crisis, la precariedad ha sacudido mentes y desempolvado ideas empujando al fenómeno del resurgimiento del fanzine en papel. El amateurismo, la artesanía y el valor de lo efímero, ha aumentado en España. ¿Qué opináis de esa evolución a lo largo del tiempo?

(F) No creemos que haya un solo motivo por el que lo amateur, el DIY y la autoedición demuestren esta longevidad. Seguramente la crisis fue (o es) una, pero también hay un efecto relacionado con los límites de la sociedad internáutica o la facilidad de acceso a ciertos sistemas de diseño y reproducción o la necesidad de significarse o singularizarse. Óbviamente hay en ello un cierto placer y pasión por un formato por el que mucha gente distinta se siente atraída por un montón de motivos. Intentar hacer una predicción de qué evolución va a tener esto iría en contra de nuestra propia posición ya que plantearía un conocimiento profundo de un fenómeno cultural que pensamos que se escapa a cualquier “radar”.

(Archivoz) Muchas gracias por vuestro tiempo y compartir este interesante proyecto con nosotros.

(F) Muchas gracias a vosotras por vuestro interés!

 

Ya puedes explorar el archivo del Museo del Prado online

Con motivo de los 200 años de la historia del Museo del Prado, el Área de Biblioteca, Archivo y Documentación junto con el Área de Desarollo Digital y Telefónica, han digitalizado todo su archivo histórico documental.  Los fondos se encuentran ubicados en el Casón del Buen Retiro (un edificio creado para el Centro de Estudios del propio Museo) y se compone de más de 10 000 registros de los siglos XIX y XX, incluyendo correspondencia de los directores, gestión económica, proyectos museográficos, Guerra Civil,  archivos personales de la familia Madrazo y Carderera, etc. La exclusividad de este proyecto es remarcable ya que se podría considerar pionero en la difusión de este tipo de fondos museísticos, abanderando el Open Access con motivo de reescribir algunos capítulos de su historia.

Todavía hay mucha gente que dice que invertir en cultura es un capricho o una frivolidad. Invertir en cultura es tan absolutamente necesario como en infraestructuras viales” (El Mundo. 30/10/2017)

Los fondos se encuentran disponibles en su web desde este pasado lunes 27 de noviembre.

Halladas, en la antigua sede de la Dirección General de Seguridad, más de 100.000 fotografías tomadas entre los años 1950 y 2000

Terminamos la semana con un interesante vídeo publicado por El País sobre el hallazgo realizado en los archivos de la Sede del Gobierno regional, antigua sede de la Dirección General de Seguridad durante la dictadura de Franco, en donde se han encontrado más de 100.000 fotografías tomadas entre los años 1950 y 2000. Desde principios de agosto, están siendo tratadas por dos archiveras, Beatriz Rodríguez y Almudena Cano.

Todo superpoder implica una responsabilidad: Entrevista a Marcelo Soria-Rodríguez, socio Tramontana y experto en estrategia digital y Big Data

Marcelo Soria-Rodríguez, Ingeniero Superior de Telecomunicaciones y M.Sc. Signal Processing, es socio en Tramontana, una firma de diseño de producto digital, estrategia y comunicación. En ella, desarrolla su trabajo en el ámbito de la estrategia digital y el Big Data. Es co-fundador y director de producto en Pirt.co, y co-fundador de Databeers, movimiento divulgativo sobre la cultura de datos en la sociedad que está presente en varios países.

(Archivoz) Hola Marcelo, te agradecemos que nos dediques unos minutos para contestar algunas cuestiones sobre los datos y cómo pueden ser tan importantes para el futuro de instituciones culturales como los archivos. Nos gustaría empezar preguntándote sobre tu desarrollo profesional. ¿Ya desde tu formación como ingeniero imaginabas el poder del Big Data o lo fuiste descubriendo a lo largo de tu carrera?

(Marcelo Soria-Rodríguez) Buenos días, muchas gracias por la invitación. No me imaginaba que se pondría tan de moda como lo ha hecho y que haya llegado al discurso público como lo ha hecho, aunque es cierto que de entre todas las materias que tratábamos en la carrera me atraía especialmente todo lo relacionado con el procesamiento de datos (la asignatura central es “procesado de señal” y es uno de los precursores de gran parte de lo que hoy llamamos “ciencia de datos” y sus derivados). Desde hace mucho tiempo se han venido aplicando técnicas de análisis de datos en múltiples campos, y en realidad no es que el poder de los datos sea algo nuevo. Así que podríamos decir que para quienes se dedican al dato, nada de esto es nuevo salvo la facilidad con la que hoy en día se pueden hacer determinadas cosas.

(Archivoz) ¿Por qué son tan importantes hoy en día los datos para las empresas? ¿Son el oro del siglo XXI?

(MSR) Sin entrar en si son el oro, petróleo o cualquier otro símil con un bien material, es cierto que con una buena pregunta y unos datos adecuados se puede hacer mucho por el bien no ya de las empresas, sino de cualquier institución que tenga esa buena pregunta. Y pueden hacer mucho por esas instituciones porque sencillamente ayudan a entender un poco mejor qué está pasando, lo que permite tomar mejores decisiones. Es el uso clásico de los datos, y no es en absoluto nuevo. Florence Nightingale revolucionó la sanidad pública a finales del siglo XIX y principios del XX aplicando estadística a su campo de actividad. Eso sí, la facilidad que tenemos hoy en día para almacenar y procesar datos en formato digital pone al alcance de muchos más las posibilidades que éstos brindan. Y con este nuevo acceso, con esta caída de barreras surgen también nuevos usos creativos, nuevas aplicaciones que están posibilitadas por esas capacidades de datos que antes no era posible alcanzar. Las recomendaciones musicales, por ejemplo, te las podía hacer antes un amigo, que es quien te conocía, o un empleado de una tienda de discos que hiciera las preguntas adecuadas. Ahora existe la capacidad de conocer los gustos de millones de personas a la vez, y de hacer recomendaciones que ayuden a descubrir algo nuevo. Y estas nuevas capacidades se abren en todos los campos: medicina, logística, derecho, comercio, seguros, banca, deportes… ¡y cultura!

(Archivoz) Se empieza a vislumbrar una fractura entre aquellas empresas o instituciones que se están adaptando a esta nueva realidad explotando datos en su desarrollo de negocio y aquellas otras que continúan operando al margen del entorno digital. ¿Es tan necesario el Big Data en el desarrollo empresarial hoy en día? ¿Será el Big Data clave en la supervivencia de las empresas?

(MSR) El uso inteligente de la información es una pieza clave, pero no la única, en el éxito de un negocio. No por tener los mejores datos o el mejor sistema de análisis una empresa va a tomar necesariamente buenas decisiones. Y tendrá que tener un buen producto o servicio, una buena experiencia de cliente (¡tan veces olvidada, por mucho que esté también en boca de todos!). Lo que será diferencial, a medida que todas las empresas pasen a integrar mejor el uso de datos en su toma de decisiones, es lograr una buena mezcla de todos los factores que influyen en el éxito. Si haces un producto, las personas que diseñan el producto tienen que saber qué se puede hacer con los datos, y quienes hacen el análisis de datos tienen que saber qué es importante para el producto. Quienes lo venden, quienes lo fabrican, quienes lo comunican… todos tienen que estar bien integrados, tienen que actuar como un equipo, y tienen que tener información disponible sobre el proceso entero para poder operar a la agilidad que el mercado y los clientes hoy en día requieren. En este sentido, veo más importante lograr la mentalidad y cultura adecuados que ser muy bueno en un único apartado.

(Archivoz) En una de tus ponencias a la que asistimos recientemente hablabas sobre la importancia de la interconexión de los datos y del valor de la cooperación para lograr una ventaja competitiva. Teniendo en cuenta que, tradicionalmente, los profesionales de los archivos han tenido una visión patrimonialista o proteccionista con respecto a los datos de sus instituciones, ¿cómo se les puede convencer para que se cambien esa visión acerca de sus instituciones? ¿Por qué crees que sigue habiendo reticencias por parte de algunas instituciones para facilitar esos datos con los que crear nuevas oportunidades de negocio o de generar valor?

(MSR) Es normal que exista esa visión, puesto que es lo que se les ha pedido prácticamente desde el inicio de su actividad. Es relativamente nuevo el paradigma de la colaboración y la apertura. Y hay que entender que hasta que no ha estado extendido el acceso digital, la función de conservación entraba en conflicto con la de difusión. Pero los datos en formato digital no tienen las limitaciones de lo físico (aunque tienen su contraparte en infraestructura necesaria para gestionarlos, y a menudo lo damos por descontado pero es un asunto complejo en sí mismo). Y en digital se puede abrir el acceso al contenido de los archivos sin poner en riesgo la protección y conservación de los mismos. ¿Qué problema hay en que más gente tenga acceso a esos contenidos? Máxime cuando son públicos. Hay cierto elitismo derivado de esa situación en la que, por motivos de conservación, no se podría otorgar acceso libre, y se acaba priorizando la de estudiosos y otros perfiles que tienen un mayor conocimiento sobre los contenidos. Pero hoy ya no es necesario, y se puede ir adoptando una visión más abierta sobre el impacto positivo que estos archivos pueden tener sobre la sociedad en general, y sobre determinados agentes que puedan generar algún beneficio de algún tipo al operar sobre los archivos, reutilizar su contenido, etc.

(Archivoz) Los archivos han tenido que transformarse y adaptarse a los largo de su historia para seguir prestando servicios de calidad y mejorar en su organización y accesibilidad por medio de la normalización, la automatización o la digitalización. ¿La explotación de sus datos será el próximo paso?

(MSR) La explotación de los datos es realmente una consecuencia natural de que la tecnología que lo posibilita esté al alcance, cada vez más, de las instituciones y sus presupuestos. La función de conservación tiene sentido cuando posibilita que se acceda a los contenidos, y acceder a los contenidos no es más que una forma de explotar la información que allí se aloja. Permitir el acceso mediante mecanismos que descomponen, por así decirlo, los contenidos en datos discretos, en sus partes, en su contexto, y hacer que terceros puedan explotar eso de manera libre, o sujeta a unas determinadas reglas pero que posibilite nuevos usos, es sencillamente lo que toca.

(Archivoz) Existen diversas voces críticas acerca de cómo se está desarrollando la innovación con el Big Data que señalan el peligro que pueden suponer para la libertad individual diversos desarrollos como el análisis predictivo. ¿Son simples “conspiranoicos” o existe algo de verdad en todo ello?

(MSR) Todo superpoder implica una responsabilidad. Cualquier tecnología se puede emplear con fines cuando menos discutibles. Los datos y lo que se puede hacer con ellos no son responsables en sí mismos, son las personas y su ética quienes deciden los caminos que se pueden seguir. Es por ello que es muy importante desarrollar una cultura en torno a las posibilidades que ofrece el tratamiento de datos. Tanto para alejar mitos urbanos como para que todos sean más responsables en su relación con los datos y lo digital. Desde quienes utilizan servicios digitales, que deberían conocer mejor las implicaciones de lo que hacen, hasta quienes elaboran los marcos normativos y legislación aplicable, hasta los grupos de generación de opinión, prensa, etc. Hoy en día, por suerte, veo más esfuerzos en abordar este asunto desde ópticas más completas, y no sólo desde el sensacionalismo que en ocasiones asomaba en publicaciones de carácter generalista. El mismo tipo de algoritmos predictivos se puede emplear para curar enfermedades o ayudar en la lucha contra ellas (como, por ejemplo, se ha hecho creando modelos que informan sobre los movimientos de poblaciones afectadas por malaria, y cómo esto permite aplicar determinadas políticas de salud pública que han ayudado a contener el parásito), o para tratar de controlar a determinados grupos sociales, por ejemplo. Y está claro que, además de lograr una cultura suficiente en torno a este tema, es necesario que exista un debate que actúe como una especie de vigilancia, que reflexione, que guíe y que informe. Pero esto no es exclusivo de los datos, y me atrevería a decir que aplica a cualquier avance técnico o científico significativo. Y aún diría más: es muy probable que sea imparable, por lo que lo mejor es entender de qué manera nos tenemos que relacionar con ello, qué forma le damos entre todos. Tratar de frenarlo es un esfuerzo que dará pocos frutos.

(Archivoz) Otras voces alertan de la llegada de la IA y el impacto que tendrá en el empleo y, por ende, en la sociedad ¿Qué opinas sobre ello?

(MSR) Creo que tenemos que ser creativos como especie y entender que hay cosas que probablemente sea mejor que no hagamos nosotros. Ya hay muchas cosas que no hacemos los humanos, y no tienen por qué haber supuesto pérdida de empleo; más bien al contrario, determinados avances en automatización en el pasado han llevado a aumentos de empleo en global. Claro que habrá sectores donde la tecnología suponga una transformación de los puestos de empleo existentes (y la desaparición de algunos), pero podemos ser directores de esa transformación y no meros espectadores. ¿Cómo queremos que sean nuestras sociedades? ¿Cómo queremos aplicar las posibilidades de la inteligencia artificial? Más allá de las modas, lo cierto es que tiene, como comentamos en la pregunta anterior, la capacidad de ayudarnos en muchas cosas y también de complicarnos otras. Tenemos que ser capaces de dirigir su aplicación hacia una mayor prosperidad para todos. En este punto, lo que comentaba antes sobre lograr una cultura adecuada en torno a este asunto es muy importante. O entendemos bien lo que significa, y cómo podemos y debemos aplicarlo, o nos encontraremos con situaciones de tensión que restarán a la sociedad en su conjunto. Igualmente importante es que existan grupos de pensamiento que ayuden a instituciones, gobiernos y empresas a aplicar adecuadamente estos esfuerzos, y entender bien los riesgos asociados.

“En el café de Chinitas”, interpretada por Federico García Lorca

El poeta, dramaturgo y escritor Federico García Lorca, considerado uno de los mejores autores de habla hispana del siglo XX y miembro de la Generación del 27, tuvo una vida breve pero inolvidable. Su obra convierte elementos populares en obras de arte, acercando el imaginario del pueblo a las cumbres más altas de la literatura.

Sin embargo, estas no fueron las únicas facetas en las que destacó; entre ellas está la de músico, ya que tuvo una educación muy completa en la que se incluyeron clases de piano. Siendo apasionado de la música popular, no es de extrañar que, en sus visitas a los cafés de la época, conociese a cantantes y músicos; no hay que olvidar que uno de sus principales aportaciones es su obra folklorista, ya que se dedicó a recopilar historias, coplas, versos y canciones populares.

Una de ellas es “En el Café de Chinitas”, ambientado en un popular café malagueño del siglo XIX y principios del XX y que, supuestamente, narra una anécdota protagonizada por un célebre torero gaditano. En esta versión, podemos escuchar a Lorca tocando el piano, acompañado por la famosa bailarina y cantante La Argentinita, que fue gran amiga suya.

Memorias perdidas. Una reflexión que nos lleva a pensar en la #PreservaciónDigital

El escenario del video nos lleva a un futuro cercano, en el que la dependencia de las tecnologías, la realidad aumentada y la Inteligencia Artificial, nos llevan a estar conectados a todo y desconectados del mundo real. En la realidad que nos plantea el video, hay una evidente evolución mundial en términos de administración y gestión empresarial, la cual, se supondría no es ajena a dicha evolución. Aquí es donde viene una reflexión en términos archivísticos, pues evidentemente, así como el futuro y los cambios tecnológicos es cercano, el riesgo de una catástrofe como la presentada en el video es igualmente posible y con ello la posibilidad de un alzheimer digital crece. Es aquí donde nuestro rol como profesionales de la información toma mayor valor, al permitirnos crear soluciones que permitan blindarnos ante eventos como los presentados en el vídeo.

El AHN debe ser visitado por la mayoría de los ciudadanos para que tomen conciencia del rico patrimonio documental: Entrevista a Carmen Sierra, directora del AHN

Carmen Sierra es la Directora del Archivo Histórico Nacional y participa como Presidenta del Comité científico de las XIX Jornadas de Gestión de la Información de SEDIC, que se celebrarán el próximo 15 de noviembre en la Biblioteca Nacional de España.

(Archivoz) Hola Carmen, antes de nada, queremos agradecerte que participes en esta entrevista, es un honor poder entrevistarte para Archivoz. Nos gustaría comenzar conociéndote un poco mejor, ¿nos hablas un poco sobre tu carrera profesional? ¿Cómo has llegado hasta la dirección del principal archivo histórico español?

(Carmen Sierra) Empecé a trabajar en el archivo de la extinguida organización sindical española (AISS), realizando labores de descripción e instalación.  Posteriormente forme parte del equipo organizador de la recogida y trasferencia de los diferentes archivos del organismo al AGA y a los archivos históricos provinciales.  En el año 1977 comencé a trabajar en el CIDA, organismo creado en ese  año,  realizando las siguientes funciones:

  • Coordinación  el proyecto del censo guía de archivos  españoles que posteriormente se amplió a censo- guía de archivos iberoamericanos.
  • Coordinación de los proyectos Guías de Fuentes donde se integraron documentos de archivos públicos, privados y de diferentes países de América.
  •  Coordinación y seguimiento  de la subvenciones a los archivos  privados.
  •  Relaciones internacionales con los archivos nacionales o generales del área iberoamericana.
  •  Ayuda a los grupos d investigación para la potenciación  de los archivos de Historia Oral. 
Carta de Alfonso X referente a la consagración de los obispos electos de Osma y Cuenca en la iglesia de Sevilla

Carta de Alfonso X referente a la consagración de los obispos electos de Osma y Cuenca en la iglesia de Sevilla

(Archivoz) ¿Cuáles son los retos más importantes a los que te has tenido que enfrentarte a lo largo de tu carrera como profesional de los archivos?

(CS) La transferencia de la documentación de la AISS que se llevó a cabo paralelamente en toda España, la implantación de las nuevas tecnologías  para la difusión de la información (en los años 80) y la exposición virtual de “la guerra de la independencia española a través de los fondos del Archivo histórico nacional”. Fueron retos por ser la primera vez que se realizaban y por los resultados obtenidos.

(Archivoz) ¿Qué crees que motiva a los archiveros a desarrollar una carrera en esta profesión? ¿Los archivos “enganchan”?

(CS) En un principio creo que son pocas las personas que en su juventud manifiestan el deseo de ser archiveros/as. A lo largo de nuestra formación académica vamos descubriendo la importancia y el valor de los archivos. Sentimos la necesidad de acercarnos a ellos y, sin darnos cuenta, nos vemos integrados y “enganchados” a los mismos.

(Archivoz) En estos últimos años, principalmente por el avance tecnológico, la profesión ha ido evolucionando y adaptándose a estos nuevos requerimientos. ¿Qué diferencias encuentras entre los perfiles de carrera más dilatada y los nuevos profesionales que se van incorporando actualmente? ¿Qué echas en falta en estos nuevos perfiles, si es que echas en falta alguna cosa?

(CS) Como en cualquier profesión hay diferencias entre los más veteranos y los nuevos, pero ambos son complementarios. Los, digamos, veteranos pueden tener conocimientos más especializados de los que carecen los más jóvenes como el latín, la paleografía… Por el contrario, los jóvenes suelen tener más conocimientos de lenguas modernas, nuevas tecnologías… Lo fundamental es que según el centro en el que se trabaje se hagan esfuerzos para mejorar los conocimientos que permitan un tratamiento óptimo para la descripción, conservación y difusión de los fondos documentales.

(Archivoz) Preguntarte sobre tus usuarios es complejo, porque imagino que será un perfil muy diverso, pero ¿Qué le dirías a un usuario o a un investigador para que visite el AHN? ¿Cuándo y por qué es necesario visitar el AHN al realizar una investigación?

(CS) Creo que el Archivo Histórico Nacional debe ser visitado, virtual o físicamente, por la mayoría de los ciudadanos, para que tomen conciencia del rico patrimonio documental de nuestro país. De hecho, las visitas guiadas del archivo están abiertas a todo tipo de colectivos: Investigadores, Colegios, profesionales de diferentes áreas, asociaciones culturales…

Respecto a los investigadores no hace falta recordarles que nuestro volumen de documentación y el arco cronológico que abarca, hace que la visita a este centro sea obligada.

(Archivoz) Los archivos se han tenido que enfrentar a los largo de su historia a numerosas actualizaciones que los han transformado en centros de información mejor organizados y más accesibles. La normalización, la digitalización… ¿Cuáles son los próximos retos tecnológicos? ¿Qué se espera de los archivos del futuro?

(CS) La integración de los denominados documentos electrónicos y su preservación.

(Archivoz) De los documentos que se custodian en el AHN, ¿Cuáles suelen ser los más consultados?

(CS) Los documentos de inquisición, universidades, sobre todo la universidad central, Consejos suprimidos, Órdenes militares  y Asuntos Exteriores.

(Archivoz) Imaginamos que con el acervo documental que alberga el ANH no es fácil responder a la siguiente pregunta, pero ¿Qué joya documental destacarías entre todos vuestros fondos?

(CS): Verdaderamente, es muy difícil decantarse por uno, cuando tenemos depositado el documento más antiguo de todos los existentes en los archivos de titularidad estatal, del año 857 hasta documentación del siglo actual. Aun siendo consciente de que nos es una elección real podemos destacar, la venta de una viña del año 857, el beato de Tábara, el catecismo de Pedro De Gante, el privilegio rodado de Sancho IV a la catedral de Toledo eligiéndola como su lugar de enterramiento, el rollo de Esther,  los diarios de Azaña, documentos audiovisuales, concesión por parte del emperador de Japón a  Alfonso XIII de la orden del crisantemo  y como documento singular  conservamos la medalla de un premio Nóbel español y el cheque con la compensación económica del premio que nunca llegó a cobrar.

Es imposible inclinarse por un documento. De hecho, desde el 2008 vamos exponiendo en la página Web del archivo un documento destacado con un breve estudio sobre el mismo que denominamos  “la pieza del mes.

sello de Alfonso X (centro) lleva el de los arzobispos de Toledo (izquierda) y Sevilla (derecha)

sello de Alfonso X (centro) lleva el de los arzobispos de Toledo (izquierda) y Sevilla (derecha)

(Archivoz) ¿Estáis trabajando en la actualidad en algún nuevo proyecto? ¿Nos puedes adelantar algo?

(Carmen Sierra) Tenemos varios proyectos tanto para el edificio, como para el  tratamiento y difusión de los fondos pero debido a las restricciones presupuestarias no conviene crear expectativas que no sabemos cuándo podrán desarrollarse.  

(Archivoz) Por último, ¿algún deseo para el AHN?

(Carmen Sierra) Primero, contar con una amplia plantilla de trabajadores, adecuada y bien dotada, para potenciar al máximo el patrimonio documental que custodia este archivo y segundo, conseguir que legalmente se estableciera que los documentos del Presidente del Gobierno, una vez finalizado su mandato, fueran depositados en el AHN, con las restricciones de acceso que se consideren oportunas. No me refiero a los documentos burocráticos del gabinete ni de la secretaría del jefe del gobierno que normalmente se transfieren al AGA, sino a los documentos mas importantes para la historia del País que genera el jefe del gobierno y que años después, en muchos casos, salen a la venta.  

Hoy se celebra en Cuba el Día del Archivero

Hoy día 3 de noviembre se celebra en Cuba el Día del Archivero. La fecha ha sido seleccionada en conmemoración al nombramiento como director del Archivo Nacional en 1922, a Joaquín LLaverías Martínez. Con este spot del 2005 que compartimos, acercamos brevemente el Archivo Nacional de la República de Cuba, con una historia de gran interés, que surgió en 1840 bajo la denominación de Archivo de la Real Hacienda de la Isla de Cuba y con la función principal de preservar la Memoria Histórica de la Nación Cubana. Sus fondos son de gran valor, atesorando las gacetas oficiales de Madrid y de La Habana, además de El Diario de Sesiones de Cortes Españolas y registros útiles para la población cubana. Su empeño en abrir sus puertas a extranjeros es admirable y desde el 2006, trabajan en el Programa Nacional para la Preservación de la Memoria Histórica para la conservación del patrimonio cultural de la isla.

Con su labor, callada pero precisa, los archiveros también contribuyen a difundir y conservar la cultura cubana” (www.cubasi.cu) ¡Feliz día del Archivero!

“En todo lo relacionado con los animales hay una falta de transparencia realmente pasmosa”. Entrevista a Concha López

Concha López es Licenciada en periodismo y Máster ejecutivo en Community management y dirección de redes sociales en la empresa. Ejerce de periodista desde más de 20 años en el departamento de nacional de Servimedia, estando especializada en actualidad política. Sus otras pasiones, los animales y su activismo por la abolición de toda forma de opresión, sea sobre humanos o sobre cualquier otro animal, la desarrolla colaborando en El caballo de Nietzsche, un espacio reservado en eldiario.es para la defensa de los animales no humanos.

(Archivoz) Hola Concha, muchas gracias por hacer un hueco para Archivoz. Como sabes, somos una revista especializada en gestión de información, gestión documental y archivos. Nuestra intención con esta entrevista no es hablar sobre las prácticas archivísticas ni sobre la gestión de información sino hacernos eco de la falta de transparencia y de información que sigue existiendo sobre determinados temas y averiguar hasta qué punto es difícil para alguien que trabaja en la defensa de los derechos de los animales el acceso a la documentación y a la información para vuestros reportajes. Desde Archivoz, creemos que es indispensable no solo concienciar a los lectores en el respecto a los animales no humanos sino también a los profesionales que trabajamos, custodiamos y facilitamos información para la investigación.

Estamos viendo cómo cada día hay más gente concienciada a favor de los derechos de los animales, apoyando la abolición de los festejos taurinos y otro tipo de tortura animal. ¿Cómo crees que ha variado en estos últimos años el interés de los lectores en derecho animal? ¿Crees que ahora están las personas más sensibilizadas?

(Concha López) Creo que hay más sensibilidad, pero no tengo claro que en proporción al crecimiento de la población humana esa sensibilidad vaya en aumento. En España se ve cada vez más oposición a las corridas de toros, por ejemplo, y a festejos especialmente crueles que se convirtieron en símbolo de la barbarie, como el Toro de la Vega, pero el rechazo es mucho menor cuando hablamos de otros  festejos, y ya no digamos si hablamos de animales que normalmente son vistos solo como carne, leche, huevos… 

(Archivoz) ¿Crees que es difícil contar con los medios para publicar este tipo de temas?

(CL) En general suele ser muy difícil. Las informaciones sobre animales en medios generalistas siguen ocupando espacios mínimos y casi siempre están orientadas como anécdotas, curiosidades. La mayoría de las veces en las que los animales protagonizan una información en un medio de comunicación generalista es porque se habla de ellos como mercancía, como bienes materiales (noticias sobre ganadería, sobre pesca, sobre diversas formas de explotación) en las que no se habla de ellos como seres sintientes sino como cifras, recursos. Se van abriendo paso otro tipo de informaciones pero de forma muy lenta. En este aspecto, como en otros muchos, se perciben los avances pero queda mucho por hacer.

(Archivoz) ¿Cómo nació vuestro proyecto El Caballo de Nietzche dentro de eldiario.es? ¿Existen iniciativas parecidas en otros medios?

(CL) Ruth Toledano, activista desde hace muchos años, ya colaboraba con eldiario.es con una columna de opinión y tenía en mente el objetivo de dedicar un espacio estable a la defensa de los derechos de todos los animales. Con esa idea propuso al director, Ignacio Escolar, publicar un blog similar a los que ya había sobre otras temáticas, y la respuesta fue afirmativa. De forma casi inmediata nos pusimos a trabajar, con un grupo de colaboradores que  ha crecido de forma asombrosa. Ahora son decenas las personas que colaboran con El caballo de Nietzsche escribiendo, cediendo textos e imágenes, proponiéndonos temas, enviándonos propuestas. Es una forma de activismo que consideramos fundamental, pues la información sobre la realidad de los animales es esencial para tomar conciencia sobre ella y actuar en consecuencia. Creemos sinceramente que El caballo de Nietzsche ha contribuido de forma decisiva a abrir camino para que otros medios se hagan también eco de realidades que siempre han sido ignoradas, silenciadas. Hemos publicado sobre todos los ámbitos que afectan a los animales y hemos incorporado muchas firmas que son expertas en sus disciplinas. Es un logro poder publicar en un medio generalista sobre la conexión entre la violencia que se ejerce contra los animales y las demás formas de violencia, sobre las distintas víctimas de la opresión y la necesidad de luchar conjuntamente contra todas esas opresiones… Combatir el antropocentrismo y el especismo desde un medio de comunicación es algo que realmente consideramos muy relevante.

(Archivoz) Hace pocos días, publicasteis una información sobre los perros con los que practican los futuros veterinarios. En este reportaje, señalabais la falta de colaboración y de transparencia por parte de la UCM. ¿Cómo conseguís la información en este tipo de investigaciones?

(CL) Normalmente, son las personas que tienen acceso a esas situaciones o simplemente conocimiento de ellas las que nos envían la información, y después es labor nuestra recabar todos los datos, confirmarlos y definir qué y cómo se puede publicar. A veces son esas personas las que escriben, generalmente cuando se trata de una experiencia personal o se trata de alguien concreto que dispone de la información, y otras somos nosotras o alguna otra persona colaboradora la que se encarga de hacer el reportaje cuando es necesario hablar con varias  fuentes y hacer una labor de investigación. Hemos publicado varios artículos y reportajes que han sido fruto de la investigación, en algunos casos de personas infiltradas en ámbitos que no suelen ser accesibles al conjunto de la sociedad, como granjas, mataderos… Nos hemos hecho eco de investigaciones que rara vez tienen hueco en otros medios.

(Archivoz) ¿A qué fuente soléis recurrir para investigar este tipo de temas? ¿Publica el gobierno a través de algún ministerio estadísticas de utilidad para vosotros?

(CL) Las fuentes son muy diversas en función del asunto y del momento en el que se aborde. Siempre consultamos todas las que tenemos a nuestro alcance, aunque unas son más útiles que otras, dependiendo del caso. Las administraciones públicas suelen publicar estadísticas y demás datos oficiales que suelen ser relevantes en algunos casos, pero muchas veces se limitan a ese “uso” de animales, y apenas hay información sobre maltrato, denuncias, abandono…  la información más actualizada y más importante para nosotras la tienen otras asociaciones y es necesario buscar y contrastar. La ayuda de expertos en los diferentes ámbitos es crucial para poder localizar y cribar la información que necesitamos.  

(Archivoz) ¿Qué dificultades soléis tener los investigadores y los periodistas que estudiáis este tipo de temas? Imagino que es necesario recurrir siempre a fuente no oficiales, ¿Verdad?

(CL) Sí, la mayor parte de las veces las fuentes son no oficiales, aunque los datos oficiales puedan ser la base sobre la que empezamos a tirar del hilo. La confianza en las fuentes, la credibilidad que proporcionan con los datos que aportan es fundamental para determinar lo que publicamos y cómo lo hacemos. Muchas veces son personas anónimas o pequeñas asociaciones las que viven una experiencia o tienen conocimiento de una situación que tiene relevancia para nosotras y ahí siempre hay un trabajo para recabar datos, imágenes y demás.

(Archivoz) ¿La falta de estadísticas en este tipo de cuestiones es otro ejemplo de falta de transparencia?

(CL) En todo lo relacionado con los animales hay una falta de transparencia realmente pasmosa. Los animales solo importan como recursos, como bienes materiales. Se investiga cómo explotarlos de manera más eficaz y eficiente, sobre cómo tapar esa realidad a la sociedad, sobre cómo anestesiar nuestra conciencia con publicidad para que sigamos consumiento “vacas felices” o “cerdos contentos”, pero no sabemos cuántos animales son dejados morir en las granjas, cuántos mueren en los transportes antes de llegar al matadero, cuántos animales viven enjaulados en animalarios o en laboratorios. Ni siquiera sabemos cuántos animales de familia son maltratados o abandonados más allá de estimaciones de las propias protectoras, y sigue resultando enormemente complicado investigar casos de maltrato evidente. Algunos ayuntamientos están dispuestos a utilizar pruebas de ADN para multar a los humanos que no recogen las cacas de los perros a los que pasean pero no para investigar quién los abandona o los asesina.  

(Archivoz) Con respecto a la protección de los animales en España, ¿crees que la sociedad está más sensibilizada? ¿Responden los medios a ese interés?​

(CL) Creo que cada vez hay más personas sensibilizadas, pero cada vez somos más humanos  y a veces tengo dudas de que la proporción esté evolucionando de forma positiva. El optimismo es indudable en el caso de las corridas de toros, pero en otros muchos ámbitos el panorama a veces es descorazonador.  Por cada noticia positiva hay cinco desalentadoras, y aún así tenemos claro que tenemos que seguir provocando esas noticias positivas. Los medios van respondiendo a ese interés, se va hablando cada vez más de los animales como seres sintientes, como víctimas de mil maneras diferentes de explotación más allá de anécdotas, pero sigue siendo muy difícil hacerlos visibles. Y sobre todo, sigue siendo muy complicado enviar el mensaje de que sus vidas también importan y de que es urgente cambiar la óptica con la que los vemos y nos relacionamos con ellos. Los animalistas seguimos siendo para la mayoría, incluidos los medios de comunicación, personas excesivamente sentimentales que nos dejamos llevar por nuestro “amor” a los animales. Pero la realidad es que somos un movimiento político que lucha contra la raíz de la opresión defendiendo a quienes ocupan el escalafón más bajo de la explotación. Hablamos de respeto, no de amor, y nuestra ideología es la empatía hacie quien tiene capacidad de sufrir, sea de la especie que sea.

Paseando por el Templo de Isis

Hace 5000 años, los egipcios ya habían desarrollado una compleja escritura que denominaban “meduu-netjer” o “palabras de dios”, una escritura jeroglífica de tipo pictográfico que utilizaban para el ámbito de lo sagrado. Esta escritura, compuesta por símbolos que representaban animales u objetos de la realidad cotidiana y que servían para anotar fonemas, logogramas o determinativos, ponía de manifiesto la forma que tenían los egipcios de entender el mundo.

Para los egipcios el cosmos era una representación sagrada, una hierofanía. La escritura jeroglífica representaba el mundo pero, a la vez, el mundo se revelaba como un texto. La imagen egipcia no era una simple representación sino lo representado mismo, el nombre, la letra, tenía el poder de convertirse en realidad, de influir en el mundo real, porque el mundo está compuesto por letras. Por ello, la escritura jeroglífica era considerada sagrada, guardaba un poder que dominaba el tiempo. De ahí que la aplicación de la damnatio memoriae fuera uno de los castigos más duros, la anulación de la vida eterna del ajusticiado. Otro ejemplo de ello se puede observar en cómo se representaban los egipcios, siempre victoriosos y triunfantes frente al caos del enemigo.

En realidad, los egipcios ya intuían el poder de la palabra escrita, su imposición al paso del tiempo, su influencia sobre generaciones futuras dejando un testimonio escrito sobre piedra, imperturbable.

inscripción

De hecho, esta escritura monumental era considerada sagrada y se siguió utilizando hasta el abandono de los últimos templos. La última inscripción en escritura jeroglífica data del siglo VI d.c. y se encontraba en un templo construido en la isla de Philae, a pocos kilómetros al sur de Aswan. Templo que fue abandonado definitivamente en época de Justiniano (aunque Teodosio había cerrado varios templos siglos antes), al igual que la escritura jeroglífica, pues los sistemas de escritura utilizados en esa época eran ya el demótico y el copto. Cuando se prohibió el culto pagano se perdió el conocimiento de la escritura jeroglífica.

Esta última inscripción dice así: “Ante el dios Mandulis, hijo de Horus, de parte de Nesmetajom, hijo de Nesmet, segundo sacerdote de Isis, para que viva para siempre, eternamente. Palabras dichas por Mandulis, señor de Abatón, el dios grande”

El templo de Isis, en Philae, al que puede accederse de forma virtual haciendo clic en la imagen destacada de este post, tuvo que ser trasladado, al igual que otras construcciones egipcias, al construirse la presa de Aswan. Sin embargo, ya antes de la construcción de la presa, el templo quedaba anegado por las aguas durante los meses de inundación. Debido a la posibilidad de que el templo quedara definitivamente sumergido, se decidió trasladarlo a la isla de Agilqiyya en una compleja obra de ingeniería nacida de la cooperación internacional.

En el lado este del patio peristilado del templo de Isis, se hallan una serie de estancias entre las que se encuentran la biblioteca y el archivo, unos de los espacios más importantes del templo, pues eran espacios de transmisión de conocimiento en áreas diversas: medicina, geografía, astronomía, culto y ciencias sagradas, etc. En templos como el de Philae, era habitual en la época que dispusieran de “Casas de la vida”, unas instituciones culturales en donde se redactaban y se copiaban textos litúrgicos y religiosos.

Esperamos que os guste poder pasear virtualmente por uno de los lugares más mágicos de Egipto y conocer un templo fundamental para la historia de la egiptología. Cabe recordar que los obeliscos que custodiaban la entrada del templo y que hoy están en Inglaterra, contienen unos cartuchos grabados con los nombre de Ptolomeo y Cleopatra, que sirvieron para que Jean Francois Champolion comenzara a descifrar la escritura jeroglíica.

 

La creación del Archivo Universitario Rafael Obregón Loria (AUROL)

El Archivo Universitario Rafael Obregón Loria, a pesar de haber sido creado en un entorno académico, es un excelente reflejo de la historia y de las instituciones de Costa Rica. En este vídeo podemos ver a Nuria Gutiérrez Rojas, su directora, realizando un interesante repaso por la historia de esta institución y de su relación con otros aspectos del ámbito de las Ciencias de la Documentación, así como con la historia y realidad social de este país. Por su parte, también podemos conocer mejor aspectos más específicos de la labor archivística que se lleva a cabo gracias a las explicaciones de los coordinadores.

La memoria viva del Archivo General de la Nación en México

El potente terremoto de magnitud de 7’1 que ha colapsado México cumple un mes. ¿Cómo se recupera una ciudad tras la catástrofe? ¿Cómo se enfrentan a la reconstrucción urbana? El valor de los archivos es fundamental como herramienta para recuperar la identidad patrimonial de una nación. Esta corta introducción del Archivo General de la Nación de México nos es útil para concienciarnos de la importancia del valor documental que tiene la memoria fotográfica y fílmica de los archivos en tragedias naturales.

El Archivo General de la Nación resguarda los documentos fundamentales del Estado Mexicano y sus antecedentes históricos. Está organizado en más de 740 fondos, contiene cerca de 375 millones de hojas que en longitud equivalen aproximadamente a 52 kilómetros. Los documentos resguardados permiten reconstruir la historia de nuestro país y algunos de ellos, por su importancia histórica a nivel mundial, ya que forman parte del registro denominado: Memoria del Mundo, de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO)“.

“Queremos que la historia se disfrute con los cinco sentidos”: Entrevista a “La Odisea de la Historia”

La Odisea de la Historia es una empresa con el objetivo de divulgar la historia a través de experiencias. Este reto empresarial lo han fundado los jóvenes Carlos Jiménez y Moisés Hidalgo. Ambos nos han concedido una entrevista en Archivoz para contarnos esta aventura y el contacto con los archivos.

(Archivoz) Bienvenidos Carlos y Moisés, y muchas gracias por colaborar con Archivoz.es. Os agradecemos enormemente el hacernos partícipes de La Odisea de la Historia, debido al gran desafío que plantea el abrirse hueco en el mundo cultural hispalense. ¿Nos podéis dar las razones por las cuales hicisteis la Licenciatura de Humanidades? ¿y os decantasteis por una especialización en historia?

(Moisés) Bueno, creo que a los dos siempre nos ha gustado la historia. En mi caso ha sido un poco culpa de la inercia y la casualidad. Siempre he tenido claro que era de letras, la historia me encantaba, pero también me gustaban otras cosas. Me decanté por la licenciatura de humanidades porque tenía un plan de estudios muy abierto donde se tocaban muchos de los palos que me gustaban (de hecho, casi todos). Fue en los últimos años de carrera cuando me decanté por la historia. Me empecé a entusiasmar con un trabajo que tuve que realizar para la asignatura de Historia Contemporánea y, una vez acabado, el profesor me animó a seguir investigando porque pensaba que podía salir una tesis de ahí. Me fui metiendo cada vez más y me di cuenta de que la investigación me gustaba. Como ya digo, fue un poco mezcla de inercia y azar, y siempre digo que si otras circunstancias se hubieran dado, podría haber acabado estudiando, filosofía o filología clásica en vez de historia.

(Carlos) Yo siempre he sentido fascinación por la historia y sobre todo por la historia antigua. Desde pequeño me quedaba embobado con las películas de Indiana Jones y soñaba con estudiar a las momias cuando fuera mayor. No sé exactamente de dónde viene esa fascinación por el mundo antiguo, pero es algo que siempre he tenido. Cuando tuve que elegir la carrera descubrí el grado de Humanidades, que mezclaba la historia con otras cosas que también me encantaban. Me pareció precioso y me lancé a hacerlo de cabeza, y aún hoy sigo alegrando por haberlo hecho.

(Archivoz) ¿Y en esos estudios, era la asignatura de archivística obligatoria?

(M) En mi caso sí, porque escogí ese itinerario curricular, y si querías seguirlo tenías que cursar una asignatura llamada “Archivística”, tal cual. Creo que el caso de Carlos es un poco diferente, porque en los grados ya desaparecieron las especializaciones.

(C) Claro, en el grado ya no pude tener esa asignatura, así que fue un poco diferente. Lo poco que dimos de archivística fue parcialmente en una asignatura de “TICs”, donde trabajamos con PARES y alguna otra herramienta similar. La verdad es que fue más adelante, en el máster, cuando empecé a relacionarme más con el mundo de los archivos.

(Archivoz) ¿Os pareció adecuado el programa de formación? ¿Realizasteis actividades prácticas?

(C) Sí, puedo decir que aprendí, pero, como he dicho, lo que vi fue poco. Recuerdo que realizamos algunas actividades prácticas con PARES que me resultaron bastante útiles.

(M) Puedo decir que aprendí bastante con la asignatura Archivística. Creo que fue en tercer año de la Licenciatura y hasta ese momento la verdad es que no me había acercado al mundo de los archivos. Además realicé las prácticas de la carrera en un archivo intermedio, en la Delegación del Gobierno en Andalucía, en el que también aprendí mucho. La verdad es que todo esto fue muy útil para conocer la naturaleza y funcionamiento de los archivos, y me acordé bastante de estos conocimientos cuando tuve que manejar documentación de archivo para mi Trabajo de Fin de Máster.

(C) También recuerdo una actividad práctica muy enriquecedora, el “Tour Archivístico”: un viaje que hacíamos visitando distintos archivos históricos españoles, como el Histórico Nacional, el de Simancas y el de la Chancillería de Valladolid.

(M) Sí, yo también tuve la oportunidad de hacer el mismo viaje. De hecho, fui dos veces.

(Risas)

(Archivoz)  Como historiadores, ¿Qué relación habéis tenido con archivos o centros de documentación?

(M) Para mi Trabajo Fin de Máster tuve que manejar una documentación del Archivo del Congreso de los Diputados que estaba prácticamente sin trabajar. Contado brevemente, mi investigación se centraba en el discurso agrarista del Andalucismo histórico en la II República, y la documentación con la que trabajé se encuadraba en torno a los debates sobre la reforma agraria republicana. Era una documentación muy curiosa: cuando se estaba debatiendo en el parlamento esta reforma agraria se abrió un plazo que cualquier interesado mandara sus opiniones, propuestas e inquietudes. Se recibieron muchos documentos de lo más variopintos, enviados por sindicatos, cámaras agrarias, hermandades de labradores, juristas, y también por meros interesados en el tema.

(Archivoz) ¿Qué herramientas encontráis útil tras cursar esos estudios?

(C) Bueno, sobre todo, de lo que nos han dotado estos estudios es de una comprensión clara del mundo archivístico y documentalista. Esto es muy importante y ahora con La Odisea de la Historia nos estamos dando más cuenta que nunca. Me explico: unos conocimientos tales no hacen que seas un experto en todos los temas (algo, de hecho, imposible), pero te enseña a localizar la información, sabes cómo se llega a las fuentes. Tener criterio en este sentido es la mitad del trabajo del historiador… si no más.

(Archivoz) ¿Cómo surge La Odisea de la Historia?

(M) Nos conocimos en Italia, en una de las campañas de excavaciones arqueológicas del Teatro Greco de Villa Adriana (Tívoli), que eran llevadas a cabo por el área de arqueología de la UPO. Allí congeniamos bastante bien, nos dimos cuenta que aparte de compartir ciertos gustos teníamos ambos la misma actitud con respecto a la universidad. Los dos pensábamos que estudiar debía ser mucho más que ir a clase. De allí salieron primeros proyectos: revistas de humanidades, tertulias literarias, ideas de posibles negocios… teníamos muchas ideas, aunque la mayoría eran locuras (risas)… pero bueno, teníamos mucha imaginación y parecía que teníamos claro que queríamos vivir de las humanidades de alguna forma un poco diferente. Seguimos manteniendo el contacto y planeando cosas varios años hasta que llegó la hora en la que decidimos hacer el doctorado, fue entonces, cuando empezamos a darle forma a La Odisea y a apostar seriamente por esta idea.

(C) Es decir, las dificultades que encontrábamos para financiar nuestras investigaciones de doctorado fueron las que nos empujaron a emprender. Conseguir una beca era (y sigue siendo) muy complicado, así que había que buscar una alternativa.

(Archivoz) ¿Qué fuentes consultáis para crear las actividades monográficas en la ciudad de Sevilla?

(C) Depende de la actividad, pero siempre tenemos claro que una de las cosas que nos diferencian del resto de empresas de turismo cultural es precisamente el rigor, el basarnos en la investigación. Lo primero que hacemos cuando apostamos por un tema es un barrido bibliográfico, viendo lo que hay publicado, el nivel y la actualidad del tema. Luego, el siguiente paso lógico, cuando ya vamos teniendo una idea y el tema va cogiendo algo de forma, contactamos con expertos que nos puedan aportar alguna idea, es una ventaja de seguir en la universidad. Los archivos suelen ser el último paso, aunque no siempre llegamos a ese nivel, depende de la temática, insisto. Estamos trabajando ahora, por ejemplo, en el tema de la peste en Sevilla, y para esa actividad sí que hemos consultado algunos documentos de archivo de algunas iglesias. Ahora también estamos trabajando en una actividad sobre las brujas, y también queremos consultar fuentes primarias de procesos inquisitoriales, que creemos que pueden aportar bastante a la hora de acercar la historia a los interesados por el tema.

(Archivoz) ¿Son vuestros clientes capaces de valorar el rigor histórico que demostráis gracias a la investigación realizada en archivos y centros de documentación?

(M) Creemos que sí… o al menos eso queremos creer (Risas)

(C) Sí, claro, nos gusta pensar que es una de las cosas que nos diferencia del resto de empresas del sector. No queremos quedarnos en la historia superficial, en la “historia Wikipedia”, la información facilona y sin poco que aportar. Nosotros buscamos darle una vuelta más, crear discursos novedosos basados en la investigación de calidad, guiándonos siempre por el espíritu de la escuela de Annales, que es sin duda nuestro referente historiográfico más notable.

(Archivoz) ¿Me puedes poner algún proyecto ya realizado o en desarrollo?

(M) Bueno, tenemos básicamente dos tipos distintos de actividades: las rutas y los talleres. Ejemplo de lo primero es “Sexo, amor y vino en la Antigua Roma”, en el que hacemos un recorrido muy diferente por el Museo Arqueológico de Sevilla, explicando los roles sexuales y su relación con el vino, para después pasar a hacer una cata de vinos de la empresa Baetica, un grupo de arqueólogos-enólogos que ha conseguido reproducir el sabor del vino tal y como lo tomaban los antiguos romanos. De lo segundo tenemos “La Noche Vikinga”, un coloquio/degustación en el que realizamos un discurso muy desmitificador sobre la figura de los vikingos, que tanta ficción ha inspirado. Nuestras explicaciones se van intercalando con una degustación de platos de inspiración vikinga, una cata de hidromiel y un espectáculo de lucha con especialistas contratados.

(C) Creemos que se entiende bien nuestra actitud. Queremos que la historia se disfrute con los cinco sentidos y que, por supuesto, sea divertida a la vez que interesante.

(Archivoz)  A priori, parece difícil conjugar en la misma frase las palabras “historia” y “start-up” y, sin embargo, la idea de la Odisea de la Historia es atractiva e innovadora. ¿Cuáles han sido los retos a la hora de planificar vuestro proyecto empresarial?

(C) Bueno, queríamos salirnos del camino trillado de las típicas visitas guiadas, así que sobre todo era crear un tipo de actividades que fuera innovadora, con contenido novedoso, basado en la investigación, como ya hemos dicho. Esto puedo ser un salto mortal al vacío. No teníamos ni idea de cómo enfrentarnos a la creación de una start-up, teníamos muchas ideas porque somos personas muy creativas, pero de temas empresariales… imagínate. Así que arrancar con este proyecto, darle forma y en apenas unos meses estar funcionando ya es todo un reto que hemos superado.

(M) Desde luego, ahora queda seguir dándole forma, consolidar un catálogo de actividades atractivo y sólido, y ampliar el espectro de clientes, proveedores y colaboradores. Eso es lo que hemos tenido que hacer hasta ahora, pero todo ha sido tan rápido que prácticamente no nos hemos dado cuenta, ahora que ya hemos alcanzado un buen ritmo tenemos que detenernos más en estas cuestiones.

(Archivoz) ¿Te gustaría contarnos algo más acerca de tu experiencia en los archivos o en relación con La Odisea de la Historia?

(C) Pues que como ya ha dicho mi compañero todo ha ido muy rápido, llevamos solo unos meses y la gente nos pregunta que cuántos años llevamos con esto (risas). No es broma. Después de este primer impulso tenemos que trabajar en la ampliación del catálogo, que es fundamental. Por ello, tenemos la intención de consultar fuentes primarias para las nuevas actividades, para innovar en el discurso histórico no sólo en el aspecto, por así decirlo, divulgativo, sino también en el científico.

(Archivoz) Muchas gracias!

Papeles para la Historia: interesante recurso elaborado por el Archivo del Congreso

Papeles para la historia es un interesante recurso que brinda el Archivo del Congreso de los Diputados ofreciendo un recorrido por la historia parlamentaria por medio de los documentos que se custodian en la cámara:

“La Publicación de Papeles para la Historia tiene como objetivo acercar a los ciudadanos la historia parlamentaria, aprovechando la descripción y digitalización de los fondos del Archivo de la Cámara que se ha realizado en estos últimos años.

El periodo que abarca esta historia parlamentaria desde 1810 a 1977 se ha dividido en ocho etapas formadas a su vez por las diferentes elecciones y las legislaturas comprendidas entre una elección y otra.”

[…]

Los documentos seleccionados para este trabajo son sólo una pequeña muestra de los fondos del Archivo que desde aquí invitamos a conocer. Conservados desde las Cortes de Cádiz hasta nuestros días, los documentos reunidos en el Archivo del Congreso de los Diputados pueden ser de carácter parlamentario o administrativo, reflejando la actividad y funciones de la Cámara así como su trayectoria institucional.”

En este vídeo se muestra un resumen del excelente trabajo de difusión realizado a través de este recurso.

Entrevista al profesor Fermín de los Reyes, comisario de la exposición “El Sinodal de Aguilafuente y la primera imprenta española”

La iglesia de Santa María de Aguilafuerte (Segovia) acoge, hasta el 5 de noviembre, la exposición “El Sinodal de Aguilafuente y la Primera Imprenta Española. Esta iniciativa, organizada en el contexto del proyecto “Fundación Las Edades del Hombre”, está dedicada al primer libro que se imprimió en nuestro país: el Sinodal de Aguilafuente. En ella, podemos conocer a personajes tan interesantes como el impresor Juan Parix, el obispo Arias Dávila y los primeros incunables, así como los orígenes de la imprenta en España. Esta exposición acoge tanto objetos como obras de arte que ayudan a acercarnos a la época y contexto de la primera imprenta española.

Fermín de los Reyes, profesor de la Facultad de Ciencias de la Documentación de la Universidad Complutense de Madrid, y comisario de la exposición y reconocido experto en el ámbito del libro antiguo, imprenta y patrimonio bibliográfico, nos ha concedido una entrevista para conocer mejor esta iniciativa.

(Archivoz) En primer lugar, enhorabuena por el éxito de esta iniciativa. Hemos podido ver que el afluente de visitas ha sido constante y que ha ayudado a visibilizar la primera imprenta española, desconocida para el gran público. ¿Cuál fue el origen de la idea de organizar esta exposición?

(Fermín de los Reyes) Muchas gracias, la exposición está siendo un éxito y estamos satisfechos. En Aguilafuente venimos conmemorando la introducción de la imprenta desde 2003, pero este año, con la exposición de Las Edades del Hombre en la cercana Cuéllar, que partía de unas bulas de indulgencias halladas allí, parecía adecuado mostrar la importancia de la imprenta como complemento.

(Archivoz) ¿Qué recepción habéis tenido por parte de las instituciones públicas?

(FR) En primer lugar, el Ayuntamiento de Aguilafuente se puso a la cabeza de la organización de la exposición, que ha sido apoyada por la Fundación Las Edades del Hombre, la Diputación de Segovia, la Facultad de Documentación de la Universidad Complutense y la Fundación Villalar, entre otras instituciones. Aparte está la propia Parroquia de Aguilafuente, dado que la exposición está en la iglesia de Santa María, la Imprenta Rabalán y, por supuesto, los prestamistas de las piezas: Biblioteca Histórica “Marqués de Valdecilla”, de la Universidad Complutense, Fundación Condes de Puñonrostro, Museo de Segovia, Catedral de Segovia, Obispado, Diputación, Fundación Rodera Robles, Jon Zabala y el pintor Rafael de Miguel.

(Archivoz) ¿Qué piezas de la exposición te parecen más destacables?

(FR) Por supuesto, las tres ediciones de Juan Párix, datadas entre 1473 y 1475 o 1476, que son el centro de la exposición: así, por ejemplo, el Modus confitendi, de Andrés de Escobar, cuyo único ejemplar conocido en el mundo tenemos expuesto. También la Bula de Borja, de 1473, con el único ejemplar conocido en el mundo para vivos. Por variar de piezas, tenemos una arqueta relicario donada por los Reyes Católicos al Monasterio de Santa Cruz la Real de Segovia, o unas tablas del siglo xv. Como pieza contemporánea, el cuadro “Primera prueba del Sinodal de Aguilafuente”, elaborado por el artista Rafael de Miguel expresamente para la exposición, en que se ve al impresor Juan Párix  mostrando al obispo Arias Dávila el primer pliego del Sinodal junto a una imprenta primitiva. Es también una pieza única, pues no hay en España ninguna así.

(Archivoz) De cara al futuro, ¿habéis pensado en organizar alguna otra actividad relacionada con “El Sinodal de Aguilafuente y la primera imprenta española”? Por ejemplo, exposiciones similares en otros lugares o actividades de divulgación.

(FR) Sí, como el resto de años, tendremos el primer fin de semana de agosto dedicado al Sinodal, que congrega a miles de personas, pero lo ideal sería tener una exposición permanente sobre la imprenta, a la que ir añadiendo piezas poco a poco. Estamos trabajando en ello, además de en otras exposiciones temporales, aunque más modestas, para divulgar distintos aspectos de nuestra historia del libro.

(Archivoz) A la hora de organizar la exposición, ¿a qué retos os habéis tenido que enfrentar?

(FR) Una exposición de este calado requiere de una gran financiación y, sobre todo, se hace con piezas importantes. La obtención de financiación ha sido un reto, pero las instituciones han respondido bien. Otra cuestión ha sido la solicitud de piezas, todas de gran valor, que en algún caso no nos han dejado, por lo que hemos ido buscando alternativas hasta conseguir un número suficiente como para que tenga entidad; afortunadamente, tenemos unas piezas extraordinarias. Finalmente, como en todo, el montaje es siempre delicado tanto por la llegada de las piezas como por rematar hasta el último detalle, y hay muchos.

(Archivoz) Para terminar, ¿podrías compartir con nuestros lectores alguna anécdota curiosa relacionada con la exposición?

(FR) Hay varias curiosas, una de ellas relacionadas con mis alumnos de la Facultad, que al ir y ver que el Juan Párix del cuadro de Rafael de Miguel se parecía mucho a mí (en efecto fui uno de los modelos) se hacían fotografías con el móvil y se reían. Se suele repetir la sonrisa y una mirada hacia mí en ese punto de la exposición, algunos se atreven a decirlo, otros no. Otra, la llegada de gente de lugares tan lejanos como Canadá o Chile para ver la exposición. También hemos tenido grupos de la ONCE a los que hemos tenido que ir guiando y aportando materiales para que pudieran tocar algunos objetos de los que hablábamos.

(Archivoz) Muchas gracias por tu colaboración. Te deseamos todo el éxito posible tanto en esta iniciativa como en las que están por venir.