Revista Archivoz

Archivoz es una nueva revista digital gratuita en formato blog de temática archivística y/o documental y de carácter divulgativo, que nace de un proyecto voluntario y altruista.

“Los gestores de archivos han desarrollado habilidades de marketing para difundir los fondos de los que se ocupan”: Entrevista a Covadonga de Quintana, directora del archivo de la RAE

Covadonga de Quintana es directora del archivo de la Real Academia Española, que tiene el objetivo de reunir, conservar, organizar y difundir todo el patrimonio documental generado por dicha institución desde su creación por iniciativa de  Juan Manuel Fernández Pacheco y Zúñiga, marqués de Villena, en 1713.

(Archivoz) Licenciada en Derecho, Máster en Asesoría Jurídica… ¿Cómo terminaste dedicándote a la gestión documental? ¿Cuándo decidiste cambiar el rumbo y especializarte en archivística?

(Covadonga de Quintana) Creo que el mundo jurídico, la gestión documental en general y la archivística en particular no están en las antípodas. La gestión de archivos se basa en procedimientos regulados en normas y quien dispone de un grado aceptable de conocimientos sobre Derecho administrativo y maneja y conoce las tipologías documentales jurídicas parte con ventaja. Mi dedicación a la gestión documental no ha sido el último eslabón de la cadena: como asesora jurídica de una empresa, además de revisar contratos y redactar informes, gestionaba documentación, diseñaba procedimientos documentales internos y mantenía el archivo de oficina del departamento, una compañía mediana dedicada a la gestión de proyectos de ingeniería y arquitectura en la que se movía mucha documentación jurídica, técnica y fiscal. Cuando me ocupé de la secretaría académica de la Real Academia Española ya tenía un bagaje en la gestión de archivos administrativos y de oficina y solo tenía que estudiar los procedimientos y el funcionamiento interno de la institución para hacerme con sus peculiaridades, que se han mantenido en esencia en sus tres siglos de vida. La decisión de hacer un posgrado en Gestión de la Documentación me abrió las puertas del proyecto CORPES xxi en la Academia, en el que me dediqué durante varios años a la selección documental. La especialidad en Archivística llegó después y no por casualidad. Desde muy pequeña he tenido contacto con los archivos. Mi abuelo paterno conservaba en su despacho el archivo familiar (nobiliario) con documentos desde el s. xviii al xx y yo me entretenía hurgando. Su padre, mi bisabuelo, fue genealogista y dejó varios libros publicados sobre nuestra genealogía gallega que siguen hoy en plena vigencia y son citados. Con el ánimo de completar la información de esas obras publicadas en la primera mitad del siglo xx, me vi de repente sentada en la sala de investigadores del Archivo Histórico Nacional consultando expedientes de caballeros de las órdenes militares. Yo acababa de empezar la carrera y no tenía la recomendación de ningún profesor para que me permitieran acceder a los fondos, eran otros tiempos. Pero les convencí y me convertí en investigadora asidua de sus fondos y de otros muchos. Mucho tiempo después, mi madre heredó parte del archivo personal de su otro abuelo y me invitó a organizarlo. Yo tenía experiencia en organización de archivos de oficina y administrativos, era usuaria de archivos históricos, pero no me había enfrentado con un archivo personal. Ahí empezó todo. El entretenimiento se convirtió en vocación (y en profesión).

(Archivoz) A lo largo de tu experiencia de más de 15 años en la RAE, ¿Cuáles dirías han sido lo mayores retos a los que os habéis enfrentado desde el punto de vista documental? ¿Qué retos tenéis todavía pendientes?

(CQ) Una de las principales carencias en relación con la gestión de la documentación en la Academia ha sido la falta de un protocolo de trasferencias hasta que se diseñó y aprobó uno en septiembre de 2015. Todavía hay departamentos en la Academia que atesoran documentación histórica y administrativa que deberían transferir al archivo. Les cuesta deshacerse de la documentación administrativa por si acaso la necesitan y acumulan expedientes cerrados. Estos contratiempos no solo dificultan la tarea del archivero, perjudican también al investigador que solo tiene una visión parcial de las series documentales; en consecuencia, uno de los principales retos actuales es la creación de una “conciencia de archivo” en los distintos departamentos de la institución que favorezca el cumplimiento de ese protocolo de transferencias.

(Archivoz) El archivo de la RAE custodia, además de la documentación generada por la institución, algunos fondos particulares donados o legados a la institución. ¿Nos hablas brevemente de ellos? ¿Qué documentación suele ser la más consultada en el archivo?

(CQ) Además del fondo institucional, en el archivo de la Academia están también integrados dos fondos personales cerrados, el de Francisco Rodríguez Marín y el de Melchor Fernández Almagro, una colección reunida por Agustín González de Amezúa, en la que se conservan más de treinta cartas de Emilia Pardo Bazán a Galdós y una colección de autógrafos reunida por Pedro Antonio de Alarcón. Esta colección ha sido recientemente organizada y analizada y hemos publicado el inventario, que puede consultarse en http://archivo.rae.es/index.php/coleccion-de-autografos-de-pedro-antonio-de-alarcon. El resto sigue sin organizar, incluso sin instalar, aunque tenemos previsto comenzar a trabajar con ellos el próximo año. En el archivo también se conservan el fondo de la secretaría general de la Asociación de Academias de la Lengua Española, que es un fondo abierto, la documentación económica de la Fundación pro Real Academia Española, cuyos ingresos son también recurrentes, y el fondo que contiene la documentación preparatoria para la redacción de la Gramática descriptiva de la lengua española, donado por la Fundación Ortega y Gasset en 2013.

Con muchísima diferencia, el fondo que más se consulta es el institucional. Y, dentro de este fondo, un 95% de las consultas son de las actas del pleno y un 4% de los expedientes de los académicos por la sencilla razón de que los libros de actas y los expedientes de los académicos de los siglos xviii y xix han sido prácticamente los únicos documentos controlados durante más de cuarenta años. Ahora que disponemos de una visión global controlada de nuestros fondos, los investigadores pueden acceder a los expedientes de todas las series documentales desde finales de 2015. El incremento exponencial de fuentes primarias con las que trabajar abre a los investigadores muchos caminos desconocidos hasta ahora.

(Archivoz) Aunque la tecnología ha permitido dar un salto cualitativo, la difusión siempre ha sido uno de los retos en los archivos. ¿Seguís alguna estrategia concreta en la difusión de vuestro archivo?

(CQ) Cuando me hice cargo del archivo en julio de 2015, recibí el mandato del director de trabajar en la difusión de los fondos archivísticos. Pero para difundirlos era necesario tenerlos organizados. Así que nos pusimos a trabajar en la organización de los fondos desde la primera fase del proceso archivístico, la identificación, y “desde el principio”, es decir, comenzamos el trabajo con los documentos del s. xviii. Esto ha resultado verdaderamente motivador porque nos ha permitido profundizar en la historia de la institución manejando las fuentes primarias y meternos en las cabezas de los distintos secretarios, los primeros archiveros, para desentrañar los procesos de trabajo y la forma de gestionar los documentos que tenía cada uno de ellos. Aunque seguimos en la actualidad trabajando con los documentos del s. xviii, ya disponemos una suficiente masa crítica para acometer su difusión en la red. ¿Cómo lo hemos hecho? A través de una herramienta de gestión de documentos de archivo, AtoM, que nos permite reflejar la clasificación de los fondos en un cuadro de clasificación, describirlos a distintos niveles, asociar a los registros sus imágenes digitalizadas y publicarlos. La herramienta de consulta del archivo está accesible en la red en la dirección electrónica http://archivo.rae.es. Cuando estamos listos, completamos nuestros registros de descripción con inventarios o catálogos que difundimos en las redes; funcionan de guía para los investigadores y aportan mayor valor añadido y visibilidad a nuestro trabajo. El departamento de Comunicación de la Academia es un gran aliado para difundir nuestro trabajo a través de las cuentas institucionales de Twitter y de Facebook.

(Archivoz) ¿Qué tipo de usuarios consultan vuestros fondos? ¿Permitís la consulta en línea?

(CQ) Tenemos una media de 36.000 consultas mensuales en línea y de 20 presenciales. La mayoría de los usuarios presenciales son filólogos, lingüistas o historiadores de la lengua. Desconocemos las identidades de los usuarios en línea; no exigimos un registro para acceder a nuestra herramienta de consulta.

(Archivoz) Este año publicasteis, coincidiendo con la conmemoración del bicentenario del nacimiento de Zorrilla, un microsite especializado sobre la documentación que alberga el archivo sobre este autor. ¿Nos hablas un poco sobre este interesante proyecto?

(CQ) El proyecto del micrositio sobre Zorrilla fue una propuesta de Eduardo Pedruelo, director del Archivo Histórico Provincial de Valladolid. Me pareció muy interesante para trabajar con los fondos del archivo desde un plano divulgativo, acotado y vistoso. En el archivo de la Academia, en el fondo institucional, se conserva el expediente de Zorrilla que ya había sido publicado y estudiado, pero se desconocía la procedencia de la colección de objetos que la Academia conservaba del poeta, básicamente coronas de laurel de oro y de plata, dos plumas de oro, una caja de marquetería, una rama de laurel y un pensamiento de plata y una plancha de alabastro. Las piezas estaban ni documentadas ni catalogadas ni fotografiadas, así que me puse manos a la obra y encontré la documentación sobre su procedencia en el archivo y en las crónicas de la época detalles que me permitieron completar la información. Las piezas que conservamos fueron regaladas a Zorrilla con motivo de su coronación como poeta nacional en Granada en 1889. Al llegar a Madrid el poeta las empeñó. Cuando murió, la reina regente levantó el empeño y depositó las piezas en la Academia. En 1920, siendo Antonio Maura el director, Alfonso XIII cedió la colección en propiedad a la Corporación. Un análisis de las inscripciones y su comparación con las crónicas de la época me permitieron situar las piezas. Con la ayuda del departamento de Escultura y Artes decorativas del Museo del Prado pudimos saber la aleación de los metales de las piezas y redactar las fichas técnicas. El micrositio está accesible en http://archivo.rae.es/zorrilla.

(Archivoz) ¿Cuál ha sido la conquista de los archivos en lo que llevamos de siglo? ¿Cuáles son los principales desafíos que aun quedan por abordar en esta disciplina?

(CQ) Los gestores de archivos han desarrollado habilidades de marketing para difundir los fondos de los que se ocupan como nunca antes habían hecho. Lograr tener espacios propios en la red y que los interesados los consulten sin tener que desplazarse, ha multiplicado el número de consultas y diversificado el perfil de los usuarios.

Para mí el principal desafío actual al que nos enfrentamos en los archivos privados que gestionamos documentación administrativa es el de la gestión de la documentación electrónica, su organización en las oficinas, su transferencia, su organización archivística y su preservación.

(Archivoz) ¿Estáis trabajando en la actualidad en algún otro proyecto?

(CQ) Por el momento tenemos pendiente la publicación de un catálogo de fotografías históricas —el trabajo ya está prácticamente terminado, solo quedan detalles—, y de un inventario de los expedientes personales de los académicos de número del s. xviii.

El Archivo digital está permitiendo ahorrar un tiempo precioso al investigador: Entrevista a Manuel Blázquez, profesor de la UCM

El profesor Manuel Blázquez Ochando de la Facultad de Ciencias de la Documentación de la Universidad Complutense de Madrid, es un conocido investigador en el ámbito de las tecnologías de la documentación. Sus principales líneas de investigación son el desarrollo de herramientas documentales, la automatización de unidades de información, webmetría, técnicas de sindicación de contenidos aplicada a la gestión de catálogos bibliográficos, recuperación de información, fuentes de Información especializadas en ciencia y tecnología y desarrollo de nuevas tecnologías.

(Archivoz) Hola Manuel, gracias por participar en esta breve entrevista con Archivoz. Iré al grano: El avance tecnológico ha supuesto un cambio importante en la gestión archivística y documental, ¿En qué aspectos crees que ha tenido mayor impacto?

(Manuel Blázquez) La automatización y la digitalización de los archivos es la clave. Desde mi perspectiva, la de profesor de Ciencias de la Documentación, puedo afirmar que los sistemas de gestión de archivos son la base para el mejor aprovechamiento de la documentación permanente. Esto no sólo se limita a la digitalización de los documentos, también la descripción, transcripción, identificación de autoridades, asignación de metadatos, que favorecerán la recuperación a texto completo de la colección. Estos procesos son los que han constituido el cambio de paradigma en los archivos en los últimos 10 años.

(Archivoz) Sin duda, lo que señalas ha transformado el acceso a los documentos, pero ¿Qué impacto han tenido la digitalización y la automatización para el investigador?

(MB) Creo que la introducción de nuevas tecnologías en el archivo ha favorecido los procesos de consulta e investigación de los fondos y agrupaciones documentales. Acceder a un expediente hace 20 años, podía considerarse una tarea complicada, lenta, sujeta a las restricciones del acceso físico. Hoy en día la digitalización, la introducción de bases de datos para la recuperación a texto completo, métodos automatizados de gestión del ciclo vital de los documentos, entre otros, ha permitido que cualquier investigador pueda consultar la documentación desde su despacho con todo detalle, incluso entrar en contacto con los archiveros para realizar otras operaciones. La necesidad de digitalizar y mejorar la automatización en los archivos, también ha ayudado a mejorar el control sobre las colecciones, descubriendo fallos de descripción, colecciones no identificadas y todo tipo de problemas que se han podido subsanar o que están en vías de ser solucionados. Esto significa que una mayor digitalización y descripción de las colecciones, ayuda al Archivo a reafirmar su control y dominio sobre los contenidos e instituciones a las que da servicio. 

(Archivoz) ¿El desarrollo tecnológico, por tanto, disminuye la consulta presencial de los documentos?

(MB) En efecto, el Archivo digital está permitiendo ahorrar un tiempo precioso al investigador, evitándole viajes innecesarios al archivo. La consulta al archivo físico tendrá lugar cuando el fondo al que pretenda acceder no se encuentre digitalizado, o bien, debido a la naturaleza del estudio, sea necesario un análisis de los soportes y materiales en los que se materializó el documento, incluso si existe la necesidad de cotejo. Sin embargo, lo que es seguro, es que la visita al Archivo Histórico se verá cada vez más reducida conforme avancen los proyectos de digitalización. Aunque también es necesario advertir que, de acuerdo a los fondos y financiación disponible, ésta sea una tarea a largo plazo.

(Archivoz) ¿Se tenderá, por tanto, hacia la consulta online de documentos?

(MB) Imagine que los investigadores ahora no van a necesitar pasar las páginas de un legajo o un incunable de incalculable valor, o bien un libro tumbo. Esto va a favorecer la conservación de los documentos y ser más selectivos con las consultas al documento físico, sólo en aquellos casos en que la naturaleza de la investigación lo justifique.

(Archivoz) Todo ello será clave en la preservación de documentos, ¿verdad?

(MB) La clave de la preservación de los documentos en el contexto del archivo es la organización del sistema archivístico de cada país. Parece razonable determinar un plan de identificación de documentos vitales para las instituciones en base a sus valores y usos, que dé como resultado un catálogo con los tipos de documentos “Salvables” que siempre deberán ser preservados, desde un punto de vista físico y digital. Esto significa que los documentos deben ser controlados, incluso antes de su nacimiento, para que su ciclo vital pueda ser derivado a los archivos que corresponda, hasta que pueda corroborarse su valor, transferencia o expurgo si fuera necesario. Esto ayudaría a evitar las duplicaciones documentales cuando la documentación es transferida al Archivo Central y sobre todo a reducir el volumen documental, que en muchos casos es inasumible. Esto significa que, quizás el modelo más conveniente para la gestión de la documentación archivística es una síntesis de la tradición alemana, americana y española. El método alemán debido a la capacidad para predecir la documentación que se generará en cada trámite y proceso administrativo y a la organización en los archivos. El método americano, por su pragmatismo y efectividad en el discernimiento de los documentos históricos y los documentos esenciales para el funcionamiento del gobierno. El modelo español por la diferenciación correcta de las edades del documento de archivo y su razonable proceso de maduración. Como puede desprenderse, no hay un sistema perfecto, y en todo caso, la clave de la preservación pasa por definir correctamente el modelo archivístico del país y sobre todo los procesos de tramitación inter-archivos.

(Archivoz) ¿Cuáles serán los próximos avances en materia de automatización?

(MB) Aún hay mucho trabajo que hacer en materia de automatización de Archivos. Por ejemplo, software que permita gestionar el ciclo vital de los documentos desde su génesis hasta su depósito en el archivo histórico; mejores sistemas de control físico de los documentos en los archivos, métodos de búsqueda semántica a través de metadatos de archivo, etc. Creo que los profesionales de la Documentación y, por ende, de los Archivos, necesitan adquirir más conocimientos en tecnologías para pasar de ser meros consumidores de software a ser desarrolladores activos que puedan plasmar sus ideas y métodos de funcionamiento. Esto es no depender únicamente de la concepción de un profesional de la informática y disponer de nuestros propios especialistas en tecnologías, que sean capaces de desarrollar sistemas más adaptados y adecuados a nuestras necesidades. Creo que se tiene que hacer una apuesta formativa importante en esta línea y adaptar los planes de estudio, conforme a los conocimientos de los principales especialistas en nuestro país.

 

El AGI, clave para el estudio de la genealogía

Hace unos días, la Cadena Ser publicaba una noticia en la que señalaban cómo estaba creciendo el turismo genealógico, consistente en aprovechar las vacaciones para buscar los orígenes familiares.

Un archivo de gran interés para esta labor, principalmente para personas de América latina que visiten España en vacaciones, es el Archivo General de Indias, que alberga cuarenta y tres mil legajos, 4 siglos de historia de España, Iberoamérica, Filipinas, Japón, China y Estados Unidos.

Para conocer más sobre este archivo, os dejamos esta interesante entrevista que realizó Sonia Meza (Red Antepasados) en 2014 al director del Archivo General de Indias, Manuel Ravina, en la que se abordan diversos aspectos de interés para aquellas personas interesadas en consultar sus fondos.

En Archivoz contamos contigo

El pasado 9 de junio, en el día internacional de los archivos, se ponía en marcha esta nueva revista digital reivindicando así la necesidad de difundir la gran labor que se realiza desde todas las instituciones dedicadas a la gestión y conservación del patrimonio documental.

Un mes después y con el equipo editorial al completo, sacamos nuestro vídeo promocional con el que os animamos a participar con vuestros contenidos en Archivoz.

En la actualidad, estamos ultimando el calendario de publicaciones que, tras el verano, iniciará un periodo constante.

Os recordamos que la Revista Archivoz tiene un hueco para todo aquel contenido de interés para la comunidad profesional en archivos y gestión documental.

El archivo municipal de Cartagena

El pasado día 13, el Archivo Municipal de Cartagena publicó un vídeo sobre la Jornada de puertas abiertas que llevaron a cabo por la celebración del día internacional de los archivos que se celebra cada 9 de junio. Sin duda, una buena iniciativa en la que se resume el buen hacer de este archivo así como lo valioso de sus fondos y de la que nos hacemos eco en Archivoz para ayudar a difundirla.

El nivel de democracia de un pueblo se mide también por el nivel de transparencia: Entrevista a Evelia Vega, Jefa del Dep. de Referencias del AGA

Evelia Vega es la Jefa del Departamento de Referencias del Archivo General de la Administración (AGA), uno de los seis archivos nacionales que, con valor de archivo intermedio e histórico, conserva un importante fondo documental del siglo XX, especialmente desde la segunda mitad de siglo XX. Por volumen, está entre los más grandes del mundo y está ubicado en Alcalá de Henares, localidad cercana a Madrid.

(Archivoz) Hola Evelia, muchas gracias por participar en Archivoz y contarnos tu experiencia. ¿Nos hablas un poco de ti? ¿Cuál ha sido tu trayectoria en estos años de profesional de los archivos?

(Evelia Vega) Hola, cuando me incorporé al AGA hace mas de 31 años como Jefa de la Sala de investigadores, en aquellos momentos prácticamente no se gestionaba ni trabajaba con la tecnología ofimática, ni había bases de datos, todo eran instrumentos en soporte papel, tampoco existía un control  topográfico como ahora, con lo cual todo ha cambiado para bien. Posteriormente me trasladé  como jefa de Sección al Archivo Central de la Secretaría de Estado de Educación, y después me incorporé  durante casi tres años al Archivo Histórico Nacional como Jefa de la Sala de investigadores.  Desde hace cuatro años ocupo mi cargo actual como Jefa del Departamento de Referencias del Archivo General de la Administración.

(Archivoz) Para que nuestros lectores se hagan una idea de las dimensiones del AGA, ¿nos podrías dar una cifra aproximada en metros lineales? ¿No os asusta un poco gestionar algo tan grande?

(EV) El AGA tiene en estos momentos un volumen cercano a los 170.000 metros lineales de documentación, por tanto hablamos de un trabajo y  gestión  con grandísimos volúmenes de fondos documentales heterogéneos.  Si bien es cierto que la crisis de los últimos años ha tenido también su huella en los archivos, procuramos por todos los medios que tanto la propia Administración, como el ciudadano sigan estando atendidos con satisfacción.

(Archivoz) ¿Por qué el Archivo general de la Administración es tan importante para los investigadores? ¿Qué se puede encontrar en él?

Ejemplo de informe de censura sobre obra de Juan Rulfo

Ejemplo de informe de censura sobre obra de Juan Rulfo – MECD AGA (03) 50 21/11226-4933

(EV) El AGA es un importantísimo archivo de la memoria. Cuando se quemó el  antiguo Archivo General Central, desapareció gran parte de la documentación que plasmaba la gestión del Estado desde principios del  siglo XIX al primer cuarto del  XX. Afortunadamente  se salvó mucha documentación de la época por no haber dado tiempo a ser transferido en aquellos momentos al malogrado archivo central  y es por ello que contamos con valiosísima información de las infraestructuras de aquella época: carreteras, ferrocarriles, puertos, presas; igualmente documentación de la Dirección General de Administración Local, de la gestión hacendística, de la educación o de las relaciones exteriores.  Son muy amplios también los fondos disponibles sobre el   franquismo y la represión, como ejemplos los expedientes de depuración principalmente las del personal docente, toda la censura editorial, de teatro, plástica, de cine o  radio,  entre otras.  Son importantísimos los expedientes de títulos universitarios, los expedientes de las oposiciones al magisterio, segunda enseñanza, universidades, en el mismo modo en que lo son los fondos de la gestión de los territorios africanos, parte de la documentación generada por el Movimiento y sus Delegaciones Nacionales.

He intentado esbozaros la diversidad disponible sin que sea una relación exhaustiva

(Archivoz) ¿Qué tipo de usuarios acuden al archivo del AGA en la actualidad? ¿Solamente investigadores o hay otros perfiles?

(EV) Podríamos considerar  tres  grandes segmentos  principalmente:

El AGA atiende las peticiones de consultas que nos llegan de la propia Administración, por ejemplo cuando se derrumbó la presa de Tous, debieron recurrir a la documentación que se generó durante su construcción y al proyecto original. A diario atendemos peticiones de antecedentes de la propia Administración de justicia, de los antiguos tribunales y audiencias de Madrid, etc.

Un segundo grupo sería  la atención presencial a investigadores  en sala y la atención de las consultas por correspondencia con dicho  carácter historicista.

En tercer lugar están los ciudadanos que solicitan antecedentes para reclamar derechos, por ejemplo para una jubilación. Igualmente recurren al AGA las personas que sufrieron prisión por motivos políticos durante el franquismo, o quienes realizaron trabajos en el Servicio Social de la Sección Femenina,  o nativos del Sáhara que solicitan copias de las inscripciones en los libros cheránicos que conservamos.

(Archivoz) ¿Cómo se ha adaptado el archivo del AGA a la nueva era digital? ¿Queda mucho trabajo por hacer?

(EV) La tecnología digital ha sido un avance en el mundo archivístico, poco a poco se van incorporando estas nuevas tecnologías, buena prueba de ello  son las consultas al Portal  PARES. Así mismo vamos dando pasos para que el alcance de las nuevas tecnologías sea superior a lo que tenemos a día de hoy con proyectos de digitalización, creación de bases de datos, etc.

(Archivoz) ¿Cuál es tu visión sobre el profesional que trabaja en los archivos?

(EV) Yo lo veo como un auténtico servidor público, un guardián  de la memoria colectiva y  garante de derechos, que por otra parte, lamentablemente, es  muy olvidado en el mundo de la cultura.

(Archivoz) ¿Qué importancia crees que tienen los archivos para el futuro? ¿Qué hay que hacer para que el archivo siga siendo servicio estratégico en las organizaciones y en la sociedad en general?

(EV) Una empresa nunca funcionará bien si no están organizados sus archivos, con la Administración sucede lo mismo. Es necesario mantener custodiada y disponible de manera transparente las actuaciones de la Administración con sus ciudadanos  o con las gestiones y competencias que el ciudadano  ha puesto en sus manos. Sólo podemos escribir la historia si conservamos sus fuentes, y sólo se puede hacer un análisis y estudio de lo pretérito si se conservan y gestionan bien los documentos que plasmen todas esas actividades. El nivel de democracia de un pueblo se mide también por el nivel de transparencia que ofrecen  sus instituciones, y esto no se puede llevar a cabo sin una buena gestión de sus archivos.

El archivo ya es un centro estratégico, lo que no podemos permitirnos es que lo olviden.

AGA

AGA

(Archivoz) ¿Nos hablas de algún proyecto en el que estés trabajando actualmente?

(EV) Estoy inmersa en un fondo fotográfico inédito y  al mismo tiempo busco tiempo para la labor de divulgación tan necesaria de las fuentes primarias del AGA.

Gracias a vosotros por preocuparos y difundir sobre  el mundo  de los archivos.

Maldita hemeroteca: el archivo como arma política. Entrevista a Julio Montes

Julio Montes es redactor y editor en LaSexta, forma parte del equipo editor de Al Rojo Vivo y gestiona, junto con Clara Jiménez, Maldita hemeroteca y Maldito bulo, dos proyectos independientes en los que se trabaja con todo tipo de fuentes de información para analizar la veracidad de las afirmaciones y promesas de los políticos.

(Víctor Villapalos) Hola Julio. Antes de nada, quiero agradecerte tu participación en ARCHIVOZ. La primera pregunta es obligada, ¿nos cuentas un poco de ti y de tu trayectoria profesional?

(Julio Montes) Pues chico sexta total. Ya llevo 10 años dentro del equipo de informativos. Me cogieron recién salido de la Universidad y aquí sigo 😉

(VV) Unas de las secciones más importantes de los programas de la sexta son los espacios de Maldita hemeroteca y maldito bulo. ¿Cómo nacieron estos proyectos?

(JM) Pues Maldita Hemeroteca de cañas… Una noche Clara Jiménez, la otra parte de MH, y yo decidimos hacer un proyectillo que permitiera aprovechar todo el potencial que tiene el archivo como arma política. Nacimos sin decir quiénes éramos y al tiempo Ana Pastor llegó a la redacción de ElObjetivo preguntando si alguien sabía quién era Maldita Hemeroteca que les quería traer al programa. Se lo confesamos en un grupo de whatsapp y hasta ahora. Maldito bulo tuvo un comienzo menos alcohólico. Nos llegaban por redes sociales un montón de noticias sobre refugiados que resultaban falsas y decidimos que había que hacer algo. Hablamos con unos cuantos periodistas amigos (Nacho Chaparro, Nacho Calle, Antonio Maestre, Javier Calvo, Carlos Hernández-Echeverría, David Hernández) y decimos probar a ver qué tal funcionaba maldito bulo.

(VV) Con todas las perlas de todos los políticos, ¿cómo os da tiempo a investigar y documentaros como lo hacéis? ¿Cuáles son vuestras principales fuentes de información en estas secciones?

(JM) Ufff, todo lo que sacamos en Twitter y Facebook suele ser en nuestros ratos libres. Al final, no hay ningún secreto. Tener el colmillo preparado cuando escuchamos entrevistas y luego echarle horas escuchando archivo o repasando la hemeroteca de los periódicos. Si el contenido es para la sexta, tiramos de su videoteca y además tenemos la inestimable ayuda de nuestros compañeros, cracks, de documentación.

(VV) Con respecto al equipo de trabajo, ¿cómo es vuestro trabajo? ¿colabora con vosotros el departamento de documentación?

(JM) Cuando Clara y yo leemos o escuchamos algo que nos hace saltar la alarma en el cerebro nos lo mandamos por telegram o por twitter y discutimos qué nos parece, si hay “maldita” como decimos nosotros. Entonces el que esté más libre se pone a buscar las declaraciones del pasado. Tiramos mucho de los canales de youtube de los partidos políticos que son una mina.

Para el contenido que se ve en laSexta sí. Sin nuestros docus la verdad es que, además de que no nos daría la vida, la sección sería muuucho peor o directamente no se podría hacer.

(VV) ¿Qué importancia crees que tiene la documentación en el periodismo?

(JM) Fundamental. Consideramos que toda información que al realizarse no ha dedicado también un momento a mirar al pasado para contextualizarla, está coja. Más allá de que nosotros lo utilicemos como “un arma” para vigilar a nuestros políticos, el archivo es maravilloso, yo pierdo horas y horas al día viéndome material del pasado. Digo perder, pero en realidad siempre te surgen ideas con cosas que encuentras.

(VV) Con tu experiencia en este tiempo analizando su aplicación, ¿cómo crees que se está aplicando la ley de transparencia en España? ¿Son realmente transparentes las instituciones como nos tratan de vender?

(JM) Qué va. Por ejemplo hace unos días ElDiario publicaba que ocho ministerios están pleiteando para no revelar cuánto dinero reparten a los medios en publicidad institucional. Al final son transparentes lo justo y necesario para decir que lo son. Pero vamos, que es una opinión meramente personal que al final viene por mi desconfianza general con el poder.

(VV) ¿De qué forma crees que contribuyen este tipo de proyectos en favor de la transparencia?

(JM) En maldita tenemos claro que todo el mundo puede cambiar de opinión. Yo cada poco lo hago también. Pero, un político debe explicar sus motivos. Sobre todo si el cambio de opinión se produce sobre algo que ha dicho en campaña electoral. Qué menos que una explicación a sus votantes. Nadie pide dimisiones, solo explicaciones. Yo creo que eso es lo principal que aportamos; poner al político frente a sus contradicciones e intentar que las explique a la gente.

(VV) Por último, no puedo dejar de pedirte que nos digas, de las numerosas veces que le habéis sacado los colores a los políticos, ¿cuál te ha parecido más indignante?

(JM) Uff indignantes muchas, desde el “no es no” del PSOE al “nunca pactaré con Rajoy ni Sánchez de Ciudadanos”…de las promesas del PP incumplidas a Carmena prometiendo bajarse el sueldo y no haciéndolo. Si me tengo que quedar con algo, me quedo con una declaración que no es un cambio de opinión, solo un uso de la hemeroteca para “hacer el mal”. Rajoy a Alfonso Rus: “Alfonso te quiero, te quiero, coño; tus éxitos son mis éxitos”.

Comenzamos

Durante el 2016 me vino a la cabeza la idea de crear (o reinventar) una nueva forma de comunicar o difundir nuestra profesión. Informar y participar de forma diferente.

Ahora, tras unos meses de reflexión y análisis, presento el proyecto en un día tan señalado como el de hoy, el día internacional de los archivos, reivindicando así la necesidad de difundir la gran labor que se realiza desde todas las instituciones dedicadas a la gestión y conservación del patrimonio documental.

Un equipo de personas ha decidido montarse en el proyecto conmigo y ayudarme a pedalear, y esperamos mantener el equilibrio.

Tras la experiencia acumulada de varios proyectos y la necesidad de seguir creando y aportando nuevas ideas y soluciones, nos hemos decidido a sacar Archivoz, un portal que tratará de difundir la práctica archivística y documental, sus centros, sus casos de éxito, sus noticias destacadas,… Hablar de todas las joyas del patrimonio cultural y de las personas que las rescatan, las analizan, las clasifican, las conservan y las difunden, pero siempre desde un punto de vista divulgativo al servicio de la reflexión y el debate.

Los contenidos de Archivoz tratarán de ser la voz de los profesionales que no siempre encuentran los medios para difundir sus ideas o sus proyectos. Prestaremos nuestro megáfono a todos aquellos que tengan algo interesante que decir en nuestro sector y lo haremos con el objetivo de llegar a todos aquellos que desean aprender un poco más, conocer de primera mano las prácticas de otros colegas, sus inquietudes y sus pretensiones.

Colaborar con Archivoz no se limita solo a difundir sus proyectos, es también escuchar los proyectos y las ideas de los demás. Por ello, os invitamos a participar en él, tanto para amplificar vuestra voz como para escuchar las experiencias que otros profesionales os desean contar.

¡Sed bienvenidos!

Un MOOC interesante

Os informamos del interesante curso elaborado por la Universidad Complutense de Madrid, La Universidad Católica del Perú, La Universidade de San Paulo y la Universidad de Coimbra sobre la escritura y los documentos en la Iberoamérica colonial.

A lo largo de la Historia se han empleado diferentes tipos gráficos para la redacción de los documentos; siendo necesario su conocimiento para lograr descifrar el mensaje que contienen (Paleografía). Esta realidad se hará manifiesta durante la Edad Moderna a lo largo y ancho de la Península Ibérica, exportándose a los territorios del continente americano.

De igual manera, tendrá que asignarse la “etiqueta” adecuada a cada una de las piezas documentales que se originaron fruto de la actividad diaria de los protagonistas del referido periodo (Diplomática). Además, se encontrarán ejemplos anteriores en el tiempo, donde la forma de datar los testimonios escritos se aleja de los usos presentes (Cronología). Por último, comprobará que los documentos fueron autenticados con métodos y técnicas diferentes a los empleados en la actualidad (Sigilografía).

Podéis acceder a más información sobre el curso y a la inscripción en el mismo a través del siguiente enlace.

 

El Archivo de la Catedral de Toledo

El pasado 9 de junio se celebró el día internacional de los archivos. Para celebrarlo, decidimos publicar una serie de vídeos como este sobre el archivo de la Catedral de Toledo, donde se explica de forma breve el motivo por el cual los archivos son tan importantes en la sociedad actual.