Revista Archivoz

Archivoz es una nueva revista digital gratuita en formato blog de temática archivística y/o documental y de carácter divulgativo, que nace de un proyecto voluntario y altruista.

La voz de Florence Nightingale, la dama de la lámpara

Florence Nightingale, conocida como “la dama de la lámpara” por sus constantes visitas a los enfermos lámpara en mano, fue la precursora de la enfermería moderna, además de estadista, escritora y matemática. Nacida en una familia de posición privilegiada, dejó de lado su papel como señorita de la buena sociedad para dedicar su vida al cuidado de los enfermos. Usó sus conocimientos de estadística para aplicarlos a la medicina y a la epidemiología, lo que implicó un extraordinario avance en estos campos.

La labor de su equipo en la Guerra de Crimea redujo de manera extraordinaria la mortalidad de los soldados, aplicando la evidencia científica a su trabajo y promoviendo la higiene (muy escasa en los hospitales de campaña) para evitar enfermedades e infecciones. Se trató de la primera mujer admitida en la Royal Statistical Society británica, así como miembro de la Statistical Association. En 1883, la reina Victoria le otorgó la Real Cruz Roja, convirtiéndose en 1907 en la primera mujer en recibir la Orden de Mérito del Reino Unido.

Esta es una rara grabación donde podemos escuchar la voz de esta extraordinaria mujer, preservada en un cilindro de cera.

Archivoz entrevista a D. Jesús Belmonte, canónigo archivero del archivo de la catedral de Murcia

Archivoz visita el archivo de la catedral de Murcia que está instalado en la Torre de la Santa iglesia catedral de Santa María, en la ciudad de Murcia.

Con sus noventa y tres metros de altura es el tercer campanario más alto de España, el segundo si se incluyen solo catedrales.

El archivo está instalado en el segundo cuerpo de la torre, la ubicación de este archivo se eligió para evitar el problema de las inundaciones y los incendios que sufrió durante muchos años la catedral de Murcia.

El canónigo archivero Don Jesús Belmonte Rubio nos enseñara el archivo y varios de los documentos más antiguos y curiosos que se custodian en este archivo.

El lanzamiento del Luna 2

El 14 de septiembre de 1959 el ser humano fue testigo de un verdadero hito de la exploración espacial: la sonda soviética Luna 2 se estrelló contra la luna, siendo el primer objeto artificial en lograrlo. Se trataba del segundo dispositivo del programa Luna de la Unión Soviética lanzado en dirección a la Luna. Fue la primera nave espacial que alcanzó la superficie de la Luna, impactando la superficie lunar al oeste del Mar de la Tranquilidad, cerca de los cráteres de Arístides, Arquímedes y Autólico.

Luna 2 tenía un diseño similar al de Luna 1: se trataba de una nave espacial esférica con antenas salientes y partes de instrumentos, y con una instrumentación también parecida. En este vídeo, es posible observar el lanzamiento, el 12 de septiembre de 1959.

“Durante mucho tiempo, la archivología no abrazó al documento fotográfico como parte de su objeto de estudio”: Entrevista a Sofia Brunero profesional universitaria concursada en el Archivo del Gob. de Córdoba (Argentina).

Hoy, en Archivoz, contamos con Sofía Brunero, profesora Titular Interina de la cátedra Medios de Reproducción Documental y Profesora Asistente concursada de Legislación y Normativa Archivística, para que hable con nosotros sobre la importancia de la fotografía dentro del acervo documental de los archivos.

(ARCHIVOZ) Hola Sofía, y gracias por colaborar con Archivoz. ¿Cuál es tu percepción cuando observas una fotografía?

(Sofía Brunero) Como bien dice el refrán popular “una imagen vale más que mil palabras”, es por ello que al observar una fotografía se despiertan en forma inmediata sensaciones que con un documento textual son intrínsecas a la lectura y comprensión del mismo. Percibo en las imágenes una universalidad que la distingue del documento textual.

(ARCHIVOZ) ¿Qué importancia que tiene una fotografía para ti en los archivos?

(SB) Las fotografías son muy importantes en el contexto archivístico, no solo como pieza integrante de un fondo documental, sino también como parte de las colecciones que pueden complementar los grupos documentales y como testimonio del trabajo que se lleva a cabo en el archivo.

La teoría archivística es clara en cuanto a la concepción de documento de archivo, determinando como característica definitoria del mismo el proceso de tramitación. Ahora bien, no todos los documentos fotográficos que podemos encontrar en un archivo han sido parte de un trámite en el cumplimiento de las funciones y actividades de una persona física o jurídica… Pero no por ello deben ser excluidos de la conformación del patrimonio documental que hace a la identidad, a la memoria de su productor y de la comunidad en la que se produjo.

Debatiendo este dilema, durante mucho tiempo la archivología no abrazó al documento fotográfico como parte de su objeto de estudio. Afortunadamente, la teoría archivística contemporánea – caracterizada por la interdisciplinariedad y atravesada por las nuevas tecnologías de la sociedad del conocimiento – incorpora al documento fotográfico en su abordaje, contemplándolo en el tratamiento archivístico.

(ARCHIVOZ) ¿Cuáles son los conocimientos que debe tener un profesional de archivo para interpretar una fotografía?

(SB) Un profesional archivero con formación académica y conocimiento sobre las normas de descripción archivísticas fundamentales (léase ISAD G, ISAAR, ICA Atom) cuenta con las herramientas profesionales necesarias para interpretar la información a describir en una fotografía. Esta tarea se fortalece y facilita cuando existe un acuerdo terminológico en la institución donde se desempeña, también cuando se trabaja en forma interdisciplinaria con otros especialistas de las ciencias de la información y afines al contexto de producción del documento fotográfico.

(ARCHIVOZ) ¿Consideras que el método de aplicación de las claves de lectura es suficiente para la descripción fotográfica?

(SB) Hoy día nos encontramos en un ámbito laboral donde la eficacia profesional está sumamente condicionada al contexto. Las claves de lectura son suficientes siempre y cuando la descripción de la pieza documental fotográfica contemple el contexto en que fue producida y en el que se dispone su acceso. En lo particular considero que es justamente la capacidad de proporcionar una información objetiva y completa sobre el contexto, lo que califica a las técnicas de la archivología entre las más aptas para tratar fuentes de información primaria conservadas en diferentes tipos de archivos.

(ARCHIVOZ)  En cuanto a los métodos y técnicas que se usan para trabajo archivístico fotográfico, ¿crees que existen algunos matices que faltan por explorar?

(SB) Efectivamente, no sólo es necesario continuar explorando matices asociados al tratamiento archivístico de piezas documentales fotográficas en forma interdisciplinaria con colegas del ámbito de las ciencias sociales; sino también, continuar trabajando en el acuerdo del empleo de vocabulario especializado y claves de lectura, asociado a la descripción de fotografías en ámbitos específicos. Es por este motivo que publicaciones como el e-book Archivos fotográficos: reflexiones sobre su abordaje archivístico coordinado junto a los especialistas brasileros Anna Carla Almeida Mariz y André Malverdes, son claves en la socialización de experiencias científicas asociadas al tratamiento de material fotográfico en distintos espacios institucionales y geográficos.

(ARCHIVOZ) ¿Qué mejorarías en el proceso de evaluación, conservación, descripción de una fotografía?

(SB) Considero que la clave se encuentra en la profesionalización del trabajo archivístico. Incontables son los casos en los que se ha salvado patrimonio documental (textual y fotográfico) gracias al criterio oportuno de expertos de oficio. Para garantizar una conservación y acceso eficientes a ese patrimonio es fundamental la planificación de políticas de acceso y su puesta en práctica en manos de profesionales archiveros. Como egresada y profesora de la Escuela de Archivología (FFyH – UNC) y ex docente en la Tecnicatura en Administración de Documentos y Archivos (Humanidades – UNLaR) confío honestamente en que es necesario multiplicar los espacios en enseñanza archivística y las posibilidades de inserción laboral de nuestros estudiantes y egresados, al tiempo que incentivar a los archiveros de oficio para se sumen a la carrera e incrementen las herramientas para su desempeño profesional.

(ARCHIVOZ) ¿Por qué crees que en algunos archivos aún no le dan a la fotografía la misma importancia que al documento escrito?

(SB) Considero que es necesario concienciar sobre el tratamiento archivístico de todos los tipos y soportes documentales, no sólo los fotográficos. Hoy día en nuestro país, el acceso a la información pública se encuentra reconocido en la Ley Nacional 27717, cuya sanción lejos de ser un puerto de arribo para los profesionales archiveros, es el punto de partida para emprender acciones que colaboren a la concienciación sobre la importancia del tratamiento archivístico y la profesionalización de los recursos humanos para concretar los principios de la ley en garantías que conviertan al acceso a la información pública en un derecho de hecho, en lugar de una mera buena intención.

(ARCHIVOZ) Teniendo una visualización amplia sobre el tema de la fotografía para cerrar la entrevista, ¿podrías dejarnos tus perspectivas sobre el abordaje que tienen las fotografías en la actualidad?

(SB) Antes de finalizar, me gustaría tener la oportunidad de agradecer a Zulma Cejas integrante del equipo de Archivoz en Argentina por darme la posibilidad de expresar mis apreciaciones en relación a la cuestión de los documentos fotográficos y agradecer también a la Red de Archiveros Graduados de Córdoba, quienes desde su grupo editorial proporcionaron el espacio que nos permitió coordinar y publicar el e-book sobre Archivos Fotográficos, por el que fui convocada para la presente entrevista.

En tanto apreciación final sobre el tema, considero que sería imprudente afirmar que en la actualidad el abordaje de las fotografías en el tratamiento archivístico es completo, aún resta adaptar técnicas, armonizar conocimientos y acordar vocabulario específico. Sin embargo, es importante indicar que esta realidad no es distintiva sólo de los documentos fotográficos, sino que es la situación compartida de muchas otras cuestiones archivísticas. Entender que una las problemáticas archivísticas es alcanzar acuerdos comunes, sería uno de los primeros pasos fundamentales para mejorar la realidad de la ciencia y la profesión que compartimos.

Agradecemos a Sofía Brunero, por su aporte con la Revista Archivoz, por brindarnos su tiempo y sobre todo que nos permita difundir el trabajo que ha realizado conjuntamente con profesionales de Brasil.

7 de septiembre de 1859: Inauguración del Big Ben

El 7 de septiembre de 1859 se inauguró el Big Ben, la célebre campana de reloj que se ha convertido en un auténtico símbolo del Reino Unido. Diseñada por Charles Barry y Augustus Pugin, preside el Parlamento del Reino Unido en Londres y actualmente recibe el nombre de Torre Isabel, en honor al 60º aniversario de la actual soberana.

En este vídeo, podemos ver una de las primeras grabaciones del Big Ben, fechada el 16 de julio de 1890. Resulta además una excelente visión de la que, en aquélla época, era la ciudad más poderosa del mundo: Londres en plena era victoriana.

“Una correcta catalogación sería un trabajo más importante que la digitalización en muchos casos”: Entrevista a Francisco J. Leira, técnico de la Biblioteca Franciscana de la Provincia de Santiago de Compostela

Una buena gestión en la catalogación de los fondos implica un buen conocimiento sobre el material disponible en los centros, bibliotecas y archivos. Así podríamos resumir la entrevista a Francisco J. Leira, técnico de la biblioteca Franciscana Provincial de Santiago, rica en contenido patrimonial y cargada de historia conservada por los frailes Franciscanos.

(ARCHIVOZ) Hola Francisco, por lo que se puede ver en la web de la Biblioteca Franciscana de la que actualmente eres técnico, esta está dividida en la biblioteca Provincial de Santiago, las conventuales y equipos de trabajo. Como técnico bibliotecario de la misma, háblanos un poco sobre estas divisiones.

(Francisco Leira) La Orden Franciscana, igual que otras órdenes religiosas, se dividen en provincias, en este caso yo soy el técnico de las Bibliotecas franciscanas de la Provincia de Santiago. Esta es la que podemos denominar como “central”, debido a que, coloquialmente hablando, Santiago de Compostela es “capital” de la provincia. La misma abarca territorialmente a Galicia, el norte de España, Zamora, Salamanca y la custodia de Venezuela. En Santiago los franciscanos se asentaron en el siglo XIII, cuando llegó san Francisco a la ciudad y le encargó a Cotolay la construcción de una fraternidad en la ciudad. Allí es donde se encuentra actualmente la biblioteca “central” de la orden y una de las más importantes de Galicia gracias a la calidad del patrimonio bibliográfico con unos 80.000 libros de fondo antiguo y 72 incunables. Por otro lado, las conventuales son las dependientes de los conventos, se basan sobre todo en los libros y revistas académicas para la formación constante de los frailes. Como se puede observar en la web, son bastantes bibliotecas. La excepción es la del convento de Herbón, que fue un seminario franciscano y por este motivo cuenta con numerosos libros de fondo antiguo y una excepcional hemeroteca.

El director es el fraile Miguel de la Mata Merayo. Desde hace dos años, cuando ambos llegamos a nuestros respectivos puestos (cuando a mí me contratan y a fr. Miguel de la Mata lo nombra el gobierno de la provincia bibliotecario) se inició un proyecto de informatización del catálogo y una puesta en valor del patrimonio bibliográfico, con varias actividades realizadas a lo largo del curso académico, firmando un convenio con las universidades gallegas o con la creación de la página web (www.bibliotecaofmsantiago.com)

(ARCHIVOZ) Dentro de la red de bibliotecas franciscanas, en general, hay distintos fondos: fondo antiguo y distintos fondos dedicados a frailes concretos, ¿por qué motivo se lleva a cabo esta división en los fondos?

(FL) El fondo antiguo son todos los libros que tienen más de 100 años, con un importante valor patrimonial. En total tenemos 100.000 volúmenes, repartidos entre el convento de Herbón y la biblioteca de Santiago. Son libros con variadas temáticas, desde una colección de biblias verdaderamente importante, pasando por libros de estudio teológico o de derecho canónico hasta historia, historia del arte o literatura. Es una biblioteca muy rica, que contiene un total de 72 incunables y posincunables.

El resto de fondos, son fondos que pertenecieron a frailes que ya fallecieron, y considero que forman una unidad en sí misma para luego poder estudiar la memoria histórica de la provincia. Conocer que leía, estudiaba y escribía cada fraile, que es conveniente decir que hubo grandísimos estudiosos en numerosas temáticas. Dentro de estos fondos se pueden destacar los de fr. Atanasio López, un excelente historiador y miembro de la Real Academia de la Historia; fr. Darío Cabanelas, estudioso del mundo árabe y profesor de la Universidad de Granada; fr. José María Oro, uno de los mejores medievalistas gallegos y miembro de la Real Academia de la Historia o fr. Samuel Eiján, un enorme literato, reconocido por sus contemporáneos que además ocupó el cargo de ministro provincial. Asimismo, contamos con un importante fondo sobre Tierra Santa, es decir todos los libros relacionados con Jerusalén, donde existen volúmenes que reflejan la misión que tenían allí la provincia franciscana. Hay que tener en cuenta que los franciscanos del convento de San Francisco, tras la desamortización de Mendizabal, en 1836, cuando volvieron a los conventos, lo hicieron como “Colegio de misioneros de Tierra Santa y Marruecos”, es lógico que ara la formación de los frailes naciese ese estupendo fondo bibliográfico poco común en Galicia y España.

(ARCHIVOZ) Entonces, podríamos decir que la división que se usa personalmente por Fraile para los fondos, ¿contienen, en cierto modo, documentos personales?

(FL) No, documentos personales como tal no, son, digamos, sus libros personales y con los que han trabajado. Consideré no que sería mejor no mezclarlos. Creo que tener el fondo de una persona que estudió, por ejemplo, el caso de fr. García Oro (grandísimo estudioso del Medievalismo o del Cardenal Cisneros) tienen un valor en sí mismo. De este modo, quitar esos libros de ese sitio para ponerlo con los libros de historia era como quitarle importancia a la biblioteca personal de una persona relevante. Su documentación personal se encuentra en el Archivo de la Provincia franciscana de Santiago.

(ARCHIVOZ) Por lo que podemos observar, usáis un criterio propio de clasificación, cuéntanos un poco en que se basa, el sistema y pautas para esta clasificación.

(FL) Lo que usamos es el programa Koha de gestión de bibliotecas, entonces dentro del programa usamos una división en función del tipo de libro o colección que manejamos. La biblioteca Provincial se divide en biblioteca monumental, donde se encuentra todo el fondo antiguo, en la biblioteca del antiguo Coristado (llamado así porque era el lugar de estudio para los que querían entrar en la orden y se les conocía como “coristas”, porque cantaban en los coros) y de las bibliotecas conventuales. La catalogación se realiza del mismo modo que cualquier biblioteca con fondo antiguo, siempre señalando las particularidades que pueda tener ese volumen en concreto para favorecer la búsqueda de e interés del investigador.

(ARCHIVOZ) La biblioteca tiene un patrimonio riquísimo, y tenemos constancia de que hay ejemplares de los primeros libros impresos en España, nos gustaría saber cómo tratáis estos documentos y qué otro tipo de documentos de carácter patrimonial hay en las Bibliotecas Franciscanas.

(FL) Como he dicho anteriormente contamos con 72 incunables y posincunables. Los tenemos en un lugar apartado donde está asegurado tanto su seguridad ante robos o incendios como para su conservación. En este último aspecto tenemos en cuenta los últimos estudios sobre las condiciones de humedad y temperatura que han salido en los últimos años. Se puede destacar, por ejemplo, las biblias de Nicolás de Lira, que fue un pensador Franciscano y especialmente o El tratado de Misa de Alfonso Madrigal el Tostado. Según el ISTC, que es un catálogo donde se encuentran todos (o casi) los incunables del mundo realizado por la British Library, nuestra biblioteca cuenta con un ejemplar de los dos que existen en bibliotecas, el otro se encuentra en EEUU. Luego también tenemos atlas de gran importancia y preciosos a ojos de cualquier amante de los libros antiguos; sin ir más lejos, el otro día catalogando una parte de la biblioteca, una estudiante en prácticas encontró un libro de mapas que era una auténtica maravilla que tras una tasación que realice posteriormente, si estuviese a la venta podría llegar a los 200.000 €.

La colección de biblias es también impresionante, es digna de hacer un estudio tanto desde la perspectiva de la documentación o estudio del libro antiguo como de arte por los grabados, emblemas o serigrafía que contienen. Es decir, es una biblioteca que abre la puerta a muchos tipos de estudios: arte, historia, geografía, teología o filosofía. Luego también disponemos de un postincunable como por ejemplo la primera edición de la biblia poliglota del cardenal Cisneros: escrita en hebreo, griego y latín, una auténtica maravilla que podría ser estudiada de muchos puntos de vista.

(ARCHIVOZ) Respecto al proyecto que estáis llevando a cabo “Apadrina un libro”, ¿qué nos puedes contar sobre la iniciativa? Me imagino que su objetivo será la conservación del patrimonio, ¿no es así?

(FL) Sí, una iniciativa para la conservación y restauración de libros. Realmente es aportar una cantidad simbólica de cinco euros, que realmente no llega ni para comprar ni una cuarta parte del material necesario para la restauración, pero por lo menos se espera que sirva para que nazca una unión y conocimiento entre la sociedad civil y el patrimonio bibliográfico, y que comiencen a conocer los libros antiguos y darle el valor que verdaderamente tienen. Esas son las dos vertientes de la iniciativa: la restauración y llevar el libro antiguo, de una forma simbólica, a la casa de las personas y que entiendan su historia, sus partes, su creación, la restauración, etc. Realmente, permitimos que la gente aporte la cantidad que quiera y se le entregará un justificante para que la aportación la pueda desgravar en Hacienda. Asimismo, a medida que se va realizando el trabajo en el volumen se le sacan fotos y se le informa al apadrinador el proceso de restauración para así hacerlos partícipes de los proyectos que desarrollamos. Es una iniciativa simbólica que esperamos que tenga éxito.

Los trabajos de restauración se realizan en un taller, que se encuentra en el Centro sociocultural Juan XXIII, que también pertenece al convento Franciscano, donde se hace el trabajo de restauración y conservación, pero también como las encuadernaciones y cursos sobre todo lo relacionado con este tema. Realmente un trabajo espectacular y trabajan con una excelente profesionalidad. Decir que las restauraciones, siguiendo las nuevas tendencias que defienden los estudiosos sobre el tema, tiene que tener la menor intervención posible, el objetivo no es poner un documento del siglo XVI lo más bonito posible, sino conservarlo para que pueda ser consultado, manteniendo en todo lo posible su originalidad.

Quiero remarcar que no es una idea propiamente nuestra, esta iniciativa vi que la desarrollaban en la biblioteca de la Universidad de Barcelona, algo que refuerza mi idea como director técnico de estar en constante contacto con los últimos estudios que se publican en las principales revistas y de las iniciativas hechas en bibliotecas tanto públicas como privadas.

(ARCHIVOZ) En el eje de esta iniciativa por la conservación del patrimonio… ¿crees que este hecho está olvidado a nivel estatal?

(FL) Si y no, existe un entramado legislativo nacional y autonómico que no se puede llevar a cabo de la manera que nos gustaría a los profesionales a causa de que no hay fondos o ayudas públicas. En definitiva, las partidas de dinero destinada a estas labores de conservación de patrimonio son escasas. Los profesionales de la archivística y de la biblioteca, estamos de alguna manera olvidados y se obvian nuestras opiniones sobre que labores se deben realizar en estos centros.  Por ejemplo, en los últimos años hubo un boom para la realización de proyectos de digitalización de algunos fondos, mientras que hay archivos municipales o judiciales que están en una situación crítica. Una correcta catalogación sería un trabajo más importante que la digitalización en muchos casos, porque primero hay que saber que tiene un archivo, un centro documental o biblioteca de fondo antiguo, antes de digitalizarla. Pero las autoridades quieren realizar el proceso al revés pues da más réditos políticos. También es conveniente reivindicar que faltan profesionales, una buena oferta de empleo público para poder catalogar esos archivos o centros de documentación. En el caso de las bibliotecas de entes privados como la nuestra deberían existir más ayudas donde la financiación fuese compartida pero el Estado ayude de algún modo, pues son volúmenes que pertenecen a su patrimonio nacional.

Luego a nivel social creo que también existe cierto olvido, por falta de una educación y sensibilidad sobre lo que tenemos y lo que significa (de ahí el proyecto de “apadrina un libro”), pero también (puesto que no quiero echar solo la culpa al estado) por falta de que los profesionales que nos dedicamos a esto nos abramos más y expliquemos a la sociedad la importancia de nuestro trabajo, lo que significa y lo que significó a lo largo de la historia. Yo pienso que los profesionales de este sector tenemos que procurar abrirnos más, llevar a cabo más iniciativas y colaborar con entes de la sociedad civil.

Por ejemplo, hacer jornadas para niños/as de primaria organizadas entre la biblioteca y los colegios para enseñarles de una forma amena los libros antiguos e incluso que puedan tocarlos (con todas las precauciones posibles) para que vean las diferencias con los libros actuales. No solo verlos desde una vitrina, los libros son para tocar, para leer, con sumo cuidado y vigilando la forma en que se hace, esto siempre gusta más, llama más la atención y despertaría más el interés. También hacer exposiciones temáticas con otras instituciones, visitas de alumnos de secundaria, bachillerato e universidad. Talleres temáticos. De este modo, creando poco a poco una conciencia en la sociedad se podría conseguir que el estado invirtiese más.

 

Muchas gracias Francisco, por dejarnos conocer desde tu punto de vista y experiencia el interior de la Biblioteca Franciscana y ser conocedores del Patrimonio tan valioso que se alberga en ella.

Ejercicio del secreto profesional en periodistas, bibliotecarios y archivistas

Introducción

Es obvio que en la actualidad los principios y valores de las profesiones ligadas a la información evolucionan constantemente y deben adecuarse a los cambios que imponen las tecnologías de la información y comunicación (TIC), especialmente en relación con el secreto profesional. En efecto, las TIC trajeron consigo el manejo intensivo de datos (personales, públicos y administrativos) y son múltiples las profesiones u oficios que tienen la obligación de guardar secreto profesional; de tal forma, que no solo los sacerdotes, abogados, médicos y periodistas tienen este privilegio, sino que se ha ampliado a otras profesiones justamente ante la irrupción de las TIC en las diferentes esferas de la actividad humana. El secreto profesional es un deber y derecho que tienen los profesionales de mantener la confidencialidad de la información que han recibido de sus usuarios o fuentes y por esta razón es necesario reflexionar acerca del secreto profesional.

Ejercicio del secreto profesional
Periodistas

De las profesiones elegidas, quizás la más desarrollada en términos de secreto profesional es la del periodismo. El profesional está facultado para negarse a revelar la identidad de sus fuentes de información y a entregar material informativo que pueda conducir a la revelación de las mismas y que puede valer ante la empresa para la que trabaja, ante las autoridades administrativas y judiciales. En muchas profesiones u oficios se coincide en no revelar la “fuente” de información y esa es la diferencia principal del periodista con los otros secretos profesionales; estas profesiones u oficios consideran que la información recibida en confidencial no es divulgable (lo que le da la categoría de “secreto”); en cambio, el periodista recibe la información y la ofrece públicamente; aunque la relación con las fuentes y el material informativo deben responder a un principio periodístico que exige corroborar y contrastar la información, así como, confirmar la veracidad e interés público general de la misma.

Bibliotecarios

No es extraño que a los bibliotecarios se les demande la divulgación de información utilizada por el usuario que proviene de solicitudes de los padres, colegas, profesores, investigadores e inclusive organizaciones gubernamentales ante el deseo de conocer el consumo de información de hijos, trabajos de investigación de colegas; por estas razones, tiene prevalencia el secreto profesional, porque evita que se indague sobre temas o cuestiones de interés y posibilita leer y ver la información sin temer el juicio, la vigilancia, castigo, o el ostracismo; ahora las redes sociales es un nuevo desafío por la continua vulneración de la confidencialidad y la vigilancia global.

Muchas de las actividades que realizan los ciudadanos y profesionales con respecto a la información no podrían llevarse a cabo sin el desarrollo de la doctrina y principios que la libertad intelectual (intellectual freedom) como principio fundamental. La libertad intelectual permite el acceso equitativamente a todo tipo de información, sin ningún tipo de censura o prohibición, permite reflejar diferentes tipos de opiniones y prevalecer la libertad de expresión e información que debe conjugarse con el respeto a la intimidad; una dualidad particular necesaria en la práctica de la libertad intelectual

La libertad intelectual permite el acceso a la información, la confidencialidad y la privacidad. El acceso significa simplemente la ruptura de las barreras de información y una posibilidad de obtener una amplia diversidad de opiniones y de oportunidades; impide y se opone directamente al control, manipulación o censura de la información. Existe una dicotomía exige libertad para el uso de la información y confidencialidad de los datos personales y sensibles.

Archivistas

Los archivistas no tienen una doctrina muy desarrollada sobre el secreto profesional pero basan o delinean sus principios en la legislación relativa a los archivos, el acceso a la información o la protección de datos personales y los conjuga con la ética profesional existente. Las actividades de los archivistas se centran primordialmente en el resguardo de la documentación pública o gubernamental.

La Associació-d’Arxivers-de-Catalunya menciona como deber del archivista “no divulgar ni utilizar nunca de forma ilícita, en beneficio propio o de terceros, o de forma que pueda perjudicar una persona física o jurídica, la información custodiada o recogida en el curso de su actividad” (Art. 4.6); expresa un comportamiento ético, sobre la información que maneja o custodia debido al valor de los datos que maneja y las implicancia que podría generar la divulgación; por eso, el archivista debe tener la obligación de ejercer el secreto profesional sobre la información que las administraciones han confiado a él.

El archivista deberá empeñarse para facilitar, en la forma más amplia, el acceso a los archivos para todo aquello que se relacione con el interés público; pero deberá ceñirse estrictamente a cualquier disposición que limite o restrinja su uso y resguarde datos sensibles. Dentro de los límites de su presupuesto y de acuerdo con las circunstancias, deberá trabajar sin descanso por la mayor difusión y publicidad, haciendo que los documentos bajo su custodia sean fácilmente conocidos por todos aquellos a quienes pueda interesar, ya sea mediante publicaciones o a través de consultas personales.

Conclusiones

El secreto profesional es un deber, derecho y obligación, así como una condición que se ejerce desde la práctica en las profesiones; es un privilegio otorgado por la sociedad e identifica a los sujetos en los que recae el secreto profesional, en este caso, periodistas, bibliotecarios y archivistas, siendo una condición indispensable el ejercicio profesional activo. La confidencialidad del secreto de los datos personales y los datos sensibles es un principio en los bibliotecarios y los archivistas; mientras que los periodistas pueden vulnerar la confidencialidad de los datos personales si existe un interés público o hay un hecho noticioso.

 

Extracto de: Estrada-Cuzcano, A., & Alfaro-Mendives, K. (2017). Análisis comparativo del secreto profesional desde la perspectiva del ejercicio de las disciplinas informativas: periodistas, bibliotecarios y archivistas. Revista española de Documentación Científica, 40(2), e176. doi: http://dx.doi.org/10.3989/redc.2017.2.1406

Isadora Duncan, la revolucionaria de la danza

Isadora Duncan (1877-1927), conocida como la creadora de la danza moderna, fue la bailarina y coreógrafa que revolucionó los estándares clásicos del ballet, con un estilo libre, una interpretación personal de la obra y vestidos vaporosos que seguían su movimiento. Es considerada como un genio en su ámbito y ha sido la inspiración de generaciones de bailarines.

Fue también un símbolo de la Belle Époque y de la imagen de las nuevas mujeres que, desafiando los estándares de la época, se atrevían a mostrarse (y moverse) libres. Este vídeo muestra las únicas imágenes conocidas de Isadora Duncan en movimiento; si bien es breve y de escasa visibilidad, nos transporta al mundo donde Isadora encantaba y escandalizaba a partes iguales con su moderna danza.

El cine erótico de Alfonso XIII

Uno de los aspectos menos conocidos del rey Alfonso XIII es el de productor, guionista y aficionado al naciente cine erótico. Las entonces llamadas “películas sicalípticas” apenas comenzaban a crearse en otros países, como Estados Unidos, y siempre en entornos cerrados y con una distribución muy limitada, debido a la censura. Vistas con los ojos de hoy no resultan excesivamente escandalosas, pero en aquélla época la mentalidad era muy distinta.

En relación a las producciones del rey, se sabe que las filmaciones eran obra de los hermanos Ricardo y Ramón Baños, que fueron testigos de la aparición de las nuevas formas de arte a comienzos del siglo XX, entre las que el cine crecía tanto en calidad como en popularidad. Ricardo Baños fue parte de eclosión de las vanguardias en el París de principios de siglo, mientras que su hermano se dedicaba a realizar documentales en las sociedades tribales del Amazonas.

Tras su vuelta a España, estos pioneros del cine comenzaron a recibir el encargo de un misterioso mecenas para realizar este tipo de cortometrajes. Como se puede imaginar, se trataba del rey Alfonso XIII. Se sabe que se realizaron tres películas para el disfrute personal del monarca, que durante años se dieron por perdidas. Hoy en día, están resguardadas en la Filmoteca de Valencia y se han podido digitalizar para su preservación.

La pistolera Annie Oakley en una película de Edison

La historia de Annie Oakley parece de película: nacida en Ohio, en el Oeste americano, desde muy joven tuvo que aprender a cazar para mantener a su familia. Tenía una vista perfecta, una excelente puntería y sorprendía ver que esa diminuta adolescente, llamada “Little Sure Shot” (pequeña tiro fijo, pues sólo medía metro y medio) conseguía ganar a los más expertos tiradores de la zona.

Un día, la edad de quince años, ganó a Frank Buttler (1847-1926), un tirador y entrenador de perros, los $100 que éste apostaba a cualquiera que lo venciese en una competición de tiro. Tras aceptar el reto, mostró su puntería no fallando ninguno de los 25 tiros posibles, mientras que Butler erró en uno. Se casaron y formaron un espectáculo ambulante de gran éxito. Finalmente, fueron parte del espectáculo de Buffalo Bill, llegando a actuar ante jefes de estado como la reina Victoria de Inglaterra, el rey Humberto I de Italia y el káiser alemán Guillermo II. Su historia fue llevada a la gran pantalla por la actriz Barbara Stanwick.

En esta película de Edison podemos ver la impresionante habilidad de Annie Oakley con la pistola.

“La preservación digital es un desafío constante”: Entrevista a Pilar Díaz Ellis, experta del Proyecto de modernización del Archivo Nacional de Chile

Los avances tecnológicos no pueden ser ajenos a la archivística, y es por ello que hoy vamos a hablar de un proyecto muy interesante del Archivo Nacional de Chile, en el que el foco central es la modernización de procesos de cara a recibir documentos en soportes electrónicos y disponerlos para que los ciudadanos los accedan siempre que los requieran. Para Archivoz siempre es importante contar con estas experiencias y hacerlas visibles a toda la comunidad archivística mundial, pues finalmente a todos nos une un elemento común que son los archivos.

En esta ocasión hablamos con Pilar Díaz Ellis, quien hace parte de este importante proyecto y nos contará un poco de qué se trata.

(Archivoz) Pilar, cuéntanos un poco de ti. ¿Cómo llegaste a los archivos?, ¿Qué te ha parecido? ¿Y qué haces actualmente?

(Pilar Díaz Ellis) Yo llegue al mundo de los archivos en forma un poco azarosa. Primero estudié Licenciatura y Pedagogía en Historia y Geografía. Ejercí cuatro años como profesora pero quise cambiar de profesión y me puse a investigar áreas que fueran de mi interés y llegué al Máster en Archivística que da la Universidad Carlos III de Madrid. Comencé a estudiar archivística en España sin haber entrado a un archivo previamente solo por lo que me habían comentado que era un archivo, por lo que inicialmente me fue muy difícil, hasta que logré acompañar la teoría con el trabajo práctico y de a poco todo me fue haciendo sentido y desde entonces mi interés por los archivos ha ido “in crescendo”, cada vez voy descubriendo nuevas dimensiones de éstos y me doy cuenta que queda tanto por hacer y que continuamente se dictan nuevas normas, buenas prácticas sin contar si quiera con el aspecto de que la incorporación de la tecnología hace que nuestra disciplina (ciencia) sea muy dinámica.

(Archivoz) ¿En qué consiste el proyecto de Modernización del Archivo Nacional?

(PDE) El proyecto está enmarcado en el Programa de Modernización del Estado que forma parte del Ministerio de Hacienda con el fin de mejorar los procesos de los servicios públicos logrando mayor eficacia y eficiencia en su gestión en beneficio de las personas. Este proyecto en particular lo que busca es implementar en el Archivo Nacional un sistema que permita recibir, conservar y poner a disposición para consulta los archivos electrónicos generados por la Administración Pública. Lo que queremos es generar un nuevo proceso de transferencia específicamente enfocado a los documentos electrónicos y que luego esos documentos ingresen al Archivo Nacional y queden dentro de un sistema que estará basado en el modelo OAIS con el fin de poder garantizar su conservación y validez a largo plazo.

(Archivoz) ¿Por qué surgió éste proyecto?, es decir, ¿cómo es la historia del antes de esta iniciativa?

(PDE) Mira, se sumaron varios factores que terminaron impulsando este proyecto. En primer lugar, ya las instituciones públicas están trabajando con documentos electrónicos, no te diría que en la totalidad de su generación y tramitación, pero si se están generando expedientes híbridos y la idea es impulsar con este proyecto la gestión electrónica pero atendiendo a las necesidades especiales que debe tener el documento electrónico para que de esta forma conserve sus atributos y características que le son propias como documentos de archivo, pensando sobre todo en su recuperación y conservación a largo plazo. Esto también va enlazado con la situación que los depósitos del Archivo Nacional (en sus cuatro reparticiones: Archivo Histórico, Archivo Nacional de la Administración, Archivo Regional de Tarapacá y Archivo Regional de la Araucanía) están en condiciones críticas en cuanto a su capacidad de seguir recibiendo documentos en soporte papel, entonces el sentido inicial, pensado desde el Ministerio de Hacienda, fue disminuir el flujo de los documentos tradicionales incentivando el uso de los documentos electrónicos.

Lo que trae aparejado múltiples beneficios a todo nivel, especialmente en la gestión documental dentro de las instituciones. Pero a su vez develó a quienes empiezan a conocer este tema, que esto es mucho más complejo de lo que inicialmente se pensó, esto no es replicar lo que se hace en papel en un documento electrónico, sino hay diversos factores y dimensiones que deben ser considerados y lo primero es reconocer que nuestro país tiene una enorme falencia en formación y capacitación en archivos, archiveros propiamente tal (con estudios formales al respecto) somos muy pocos y que para tener una buena gestión documental es inevitable tener que revidar los procesos y procedimientos internos de las instituciones, esto es importante ya con un sistema de gestión documental basado en documentos papel, pero ahora con los documentos electrónicos se hace imprescindible si queremos obtener buenos resultados y no darnos cuenta en un par de años más que tenemos un problema porque no solucionamos este tema en forma previa.

(Archivoz) ¿Cuál es el objetivo con este proyecto?

(PDE) El objetivo de este proyecto es instalar en el Archivo Nacional la capacidad (humana y tecnológica) de recibir documentos electrónicos, garantizar su conservación a largo plazo y permitir un permanente acceso a esos documentos para los ciudadanos y las instituciones.  Ahora, para lograr esto se hace indispensable que las instituciones productoras de los documentos también se alineen con los requerimientos y directrices que se emitirán ya que es parte fundamental para lograr los objetivos que los documentos cumplan las condiciones necesarias para su transferencia.  Si bien el foco inicial uno podría decir está centrado en el Archivo Nacional y su modernización, en realidad este proyecto toca transversalmente a la Administración Pública de nuestro país, ya que para poder transferir, las instituciones deben gestionar de forma adecuada, normalizada y validada por el Archivo Nacional sus archivos electrónicos.

(Archivoz) ¿Cuál es el principal reto en este proyecto?

(PDE) Ufff, retos son muchos, de diferente nivel pero nos toca como equipo de trabajo de proyecto y a las personas que componen el Archivo Nacional poder articular y equilibrar los diferentes retos y desafíos que se presentan.

En primer lugar, te puedo decir que sacar al Archivo Nacional de su rol más bien pasivo y tradicional que ha venido cumpliendo enfocado casi exclusivamente a la dimensión patrimonial es uno de los grandes desafíos. En este sentido hablamos de cambio de paradigma, de tomar un rol protagonista y asumir estos desafíos como parte de su trabajo.

Luego, equilibrar expectativas, en el sentido que este cambio no es menor, son procesos que requieren su tiempo, hay formalidades que cumplir y decisiones que tomar, que sin lugar a dudas requerirán de un esfuerzo no solo del Archivo Nacional sino del resto de las instituciones que se quieran sumar a este procedimiento para transferir sus documentos electrónicos. No podemos esperar que traer a la vanguardia a nuestro AN desde que se dictó su normativa el año 1929 sea un proceso simple y sencillo, tenemos que ponernos al día en el plano archivístico propiamente, integrar normas y procesos de archivos y a su vez hacer conversar nuestro marco legal con éstas.

Finalmente este es un proyecto que tocará en forma transversal a la Administración Pública de nuestro país, no está solamente circunscrito a cambios que deben generarse en el propio AN sino que se hace necesario que las instituciones también revisen sus propios procedimientos y procesos internos.

En este sentido quisiera recalcar que continuamente se hace mención que el uso del documento electrónico en forma casi automática llegará a mejorar y agilizar los procesos administrativos, culpando a la existencia de documentos en soporte papel la lentitud de los trámites burocráticos estatales, sin hacer el análisis previo de que esta lentitud es producto de procesos mal estructurados, responsabilidades no definidas, funciones difusas, lo que como consecuencia trae una gestión documental ineficiente, cara (altos costos), lentitud y dificultades para recuperar los documentos, como resultado de esto además,  toma de decisiones desinformadas y hasta pérdidas de documentos fundamentales para los ciudadanos y su posibilidad de que se cumplan sus derechos.Entonces, para lograr el éxito de este proyecto se hace necesario, se abre la oportunidad, que en algún momento esos procesos se deben revisar y ajustar para que la Gestión Documental de Documentos Electrónicos se realice de forma adecuada.

Por último sabemos que la preservación digital es un desafío constante, en nuestro país aún no se han realizado experiencias de este tipo por lo que este proyecto es pionero en ese sentido. No hay fórmulas mágicas ni experiencias que podamos aplicar en forma automática, estamos revisando modelos y por otra parte debemos “aterrizar” lo ideal a nuestra propia realidad, con sus fortalezas y limitaciones para terminar con un procedimiento y sistema aplicable y no sea inaplicable a poco andar.

(Archivoz) ¿Cómo está pensado el manejo de los cambios tan fuertes y constantes en la tecnología?

(PDE) Esa es otra gran dimensión del proyecto. Si algo tenemos claro es que la tecnología hoy no será suficiente para dar una respuesta definitiva al tema de la tecnología y la conservación de los documentos electrónicos a largo plazo, cada vez hay innovaciones no solo en equipos sino en la forma de resguardar los documentos, evitando que pierda su validez e integridad. Es por esto que debe constituirse un equipo multidisciplinario que vaya monitoreando los cambios tecnológicos y vaya actualizando los instrumentos guía que vamos a generar. Porque las nuevas tecnologías seguramente van a incidir no solo en la forma en que conservamos los documentos, sino en cómo deben ser generados, incorporación de nuevos formatos y metadatos para poder garantizar su integridad, unicidad y autenticidad a largo plazo.

(Archivoz) ¿Estos proyectos tienen un alto componente de cambio, cómo están manejando dentro del proyecto la gestión del cambio?

(PDE) Como te comentaba este proyecto si bien está inicialmente enmarcado dentro del Archivo Nacional también tiene su incidencia y relación directa con las instituciones productoras (Administración Pública). Con relación al Archivo Nacional es un tema complejo, porque es una institución que lleva 90 años trabajando en una misma dinámica, enfocados al documento patrimonial histórico y en soporte papel. Entonces, proponer nuevas formas de trabajo, podríamos decir que los saca de su espacio de confort. Pero también debemos considerar que no se dejará de trabajar con documentos en soporte papel, estos documentos seguirán llegando vía transferencias ordinarias, así que pasará una buena cantidad de años en que convivan ambos soportes y ambos procedimientos.  Pero también debemos pensar que en todo el país esto tendrá incidencia y que el resto de las instituciones productoras sin lugar a dudas mirará al Archivo Nacional como ejemplo, para ver cómo llevan sus propios procesos y procedimientos internos, cómo gestionan sus documentos y realizan sus transferencias electrónicas, para tomar buenas prácticas, entonces de una u otra forma el Archivo Nacional debe tomar la delantera y crecer, junto al proyecto, y ser una de las instituciones precursoras que aplique este proyecto.

En el resto de la Administración Pública esto igualmente será un desafío, creo que en forma paulatina, viendo los beneficios que trae esta nueva forma de gestionar los documentos, se irán sumando y venciendo la resistencia inicial que trae la implementación de estos cambios y confiando en estos documentos electrónicos, evitando así la impresión de documentos de forma innecesaria, sólo porque el tocarlos y tenerlos en los escritorios les da mayor seguridad.

Pero son procesos lentos, donde los que empiecen marcarán el camino y animarán al resto a seguirlos.

(Archivoz) ¿Qué tan involucrados están los archiveros en este tipo de proyectos?

(PDE) Muchísimo. La semana pasada el Archivo Nacional organizó un Seminario con altísimas convocatoria centrado en temas de modernización del Estado, donde entre otras actividades se dio el inicio oficial público a este proyecto. Archiveros, encargados de archivos, profesionales de diferentes ramas de la gestión de información, instituciones públicas y privadas estuvieron presentes. Pero aún se ve con expectación, todavía persisten las dudas y no tienen claro aún cómo los va a tocar y cómo va a responder su institución a estos nuevos lineamientos y directrices que entregará el Archivo Nacional para permitir la transferencia de archivos electrónicos. Ahora, atención, el participar de esto no es responsabilidad única del archivero o encargado de archivo, es de la institución, del director del Servicio o quien tiene la jefatura de la institución, ya que estos cambios tan profundos no solo implican un cambio en la forma de archivar los documentos de las instituciones, sino todo su flujo de trabajo que requiere políticas institucionales para adaptarlos.

Los archiveros están muy involucrados, pero también se devela la falta de capacitación y de formación en nuestro país para estos temas tan actuales, porque no basta con saber archivar sino hay que ir un paso más allá e involucrarnos con expertos en tecnología, con los expertos en nuestra organización para identificar procesos, revisar flujos de trabajo, revisar responsabilidades asociadas a la generación y gestión de documentos, uso de firma electrónica avanzada, entre otros.

(Archivoz) ¿Cuál es el rol del Gobierno nacional en este proyecto?

(PDE) El rol del gobierno nacional es fundamental, ya que, si bien desde el Archivo Nacional surgió la inquietud inicial de que debía asumir este desafío porque las instituciones públicas ya estaba gestionando parte de sus documentos en ambientes electrónicos y generando documentos electrónicos válidos, fue el Ministerio de Hacienda que reconoció el problema y quien sumó a esta necesidad los números, indicando que el uso de los documentos electrónicos en la Administración Pública iba en directo beneficio de la gestión administrativa y a su vez implicaba un ahorro de costos, es decir iba en el camino de lograr eficacia y eficiencia estatal. La novedad de esto es que el Ministerio de Hacienda sentó a la mesa al Archivo Nacional como un protagonista y comprendió que la mejor gestión de los documentos electrónicos iba de la mano con el aspecto archivístico, para que estos mismos documentos electrónicos que se generan puedan ser transferidos al Archivo Nacional y que no debiesen imprimirse para seguir su camino tradicional de transferencia.

(Archivoz) Pilar, ¿este proyecto está alineado con las iniciativas del mismo corte que lideran otros archivos nacional de la región?

(PDE) Entiendo que la mayoría de los archivos de la región están insertos en esfuerzos similares, más que por la preservación digital por la gestión documental electrónica. De una u otra forma el impulso de la modernización ha partido de los gobiernos para incorporar la gestión de documentos electrónicos en sus instituciones públicas, lo que implica un gran esfuerzo a los Archivos Nacionales, y archiveros en particular, de hacerse escuchar en el sentido de que no es suficiente con hacer todo digital sino que el problema es más amplio y tiene muchas dimensiones: normativa, tecnológica, archivística, de preservación a largo plazo, agregaría el factor de que nuestra tradición documental es hispánica, vale decir mucha burocracia en papel, no nacimos en un ambiente de “récords” sino en un ambiente de “documentos de archivo” y cambiar la mentalidad, ya no del archivero, sino las autoridades que firman los documentos.A modo de ejemplo una muestra, hay autoridades que pueden tener toda la gestión del expediente en electrónico, pero al momento de la firma prefieren hacerlo en papel porque visualmente es más llamativo, por lo que finalmente se termina bajando a papel algo que perfectamente pudo haber sido firmado en forma electrónica.

(Archivoz) ¿Cuál consideras tú que es lo más difícil de este proyecto y cuales son esas habilidades que deben tener los futuros archiveros para afrontar proyectos de este tipo?

(PDE) Creo que uno de las situaciones más complejas de resolver, es que en este proyecto se conjugan varios intereses  y múltiples voluntades, el desafío es lograr consensos y llegar al objetivo final en beneficio de todo el país.

En cuanto a las habilidades de los archiveros en este sentido, no diré nada nuevo al indicarte que deben venir más preparados en temas informáticos, manejo del documento electrónico, esquemas de metadatos, preservación digital y empezar ya a abrirse al tema del open data y big data, ambas posibilidades que nos da en bandeja el tratamiento de este tipo de documento.  Ahora todo esto, sin dejar de saber archivar, algo fundamental, la práctica archivística, el saber los procesos de archivo son fundamentales para construir sobre eso la gestión de los documentos electrónicos de archivo. A veces parece que dejamos de lado nuestros principios básicos o empezamos a transarlos y creo que no debe ser así, no olvidemos cuál es nuestro trabajo, no trabajamos solo con datos, información y repositorios, trabajamos con algo más delicado, que son los documentos de archivo, con sus atributos y características que hacen que sean tan valiosos como son.

Pilar, gracias por tu tiempo y disposición para regalarnos esta genial entrevista que sabemos que muchos van a disfrutar por su valor e importancia. Estamos seguros que seguiremos hablando para que nos cuentes cómo avanza el proyecto y nos ilustres sobre los impactos que éste tendrá.

Hachiko, el perro más fiel

La historia del perro Hachiko es recordada en Occidente gracias a la película protagonizada por Richard Gere. Pero en Japón es un personaje muy popular desde hace décadas. Su historia es muy conocida: el profesor Hidesaburo Ueno, del Departamento de Agricultura de la Universidad de Tokio, lo adoptó tras la muerte de su anterior perra, que le entristeció mucho. Aunque al principio no quería conservarlo, tras la insistencia de su hija y su propio encariñamiento con el perro se decidió a tenerlo en su casa. Su nombre es una combinación de los kanjis “hachi” (ocho, por sus patas algo desviadas) y “ko”, que significa leal.

Hachiko acompañaba al profesor a la estación cada mañana cuando iba al trabajo, y después volvía para recibirlo. Esta rutina era conocida tanto por los demás pasajeros como por los dueños de comercios de la zona, y se mantuvo hasta la muerte del profesor el 21 de mayo de 1925. Hachiko se quedó a vivir en la estación, esperando la vuelta del profesor y siendo cuidado por los pasajeros, comerciantes y la gente que iba a visitarlo, hasta su muerte, nueve años después.

Hachiko, al que podemos ver en este vídeo, ha quedado como símbolo de la fidelidad y amor de los animales y como recordatorio que ellos jamás nos abandonarían.

“La digitalización es un medio para preservar los documentos originales y democratizar el acceso a la información”: Entrevista a Gabriela Parra, historiadora

Entrevistamos a Gabriela Parra Garzón, Licenciada en historia que se ha dedicado a promover la importancia del trabajo en los archivos, específicamente en el Archivo Histórico de la Provincia de Córdoba (Argentina), trabajando en conjunto con profesionales archiveros en la gestión de conservación y divulgación del patrimonio documental.

(Archivoz) Gabriela, ¿podrías contarles a nuestros lectores de Archivoz para contextualizarlos en la historia de Córdoba ?¿Cómo fue fundado el Archivo Histórico?

(Gabriela Parra) El AHPC se crea primero por decreto en abril de 1941 y luego se sanciona la ley en diciembre del mismo año. Hasta ese momento los documentos públicos con valor histórico se encontraban dispersos en distintas locaciones.

(Archivoz) ¿Cuál es el acervo documental que se conserva?

(GP) De acuerdo a la ley de creación, el AHPC debe conservar toda la documentación de valor histórico producida por la administración pública de la Provincia de Córdoba con más de 40 años de antigüedad. Al día de la fecha, el AHPC posee los documentos producidos por los organismos dependientes del Poder Ejecutivo Provincial (PEP) hasta 1974, mientras que en el ámbito de la documentación judicial se resguarda el periodo 1574-1925. Esto último ocurre con los protocolos notariales. En los últimos dos años la institución receptó transferencias importantes de documentos, como decretos del PEP y resoluciones ministeriales, así como planos, documentos fotográficos y audiovisuales provenientes del Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos. Documentos de educación y catastro han ingresado recientemente.

(Archivoz) Hace poco el Archivo comenzó un proceso de digitalización, ¿nos cuenta como comenzó este proyecto?

(GP) El proyecto comenzó con el objeto de resguardar documentos de gobierno de amplia demanda y cuyas características permitían un tratamiento mínimo para su posterior digitalización. La primera etapa se concretó en el año 2017 con documentos del siglo XVII a 1810. Actualmente se encuentra en curso la segunda etapa, correspondiente al periodo 1811-1816.

(Archivoz) ¿Cuáles son los principales objetivos que se persiguen en este proyecto?

(GP) El principal objetivo es la conservación, no la digitalización en sí misma. Esta es un medio para preservar los documentos originales y democratizar el acceso a la información que contienen.

(Archivoz) ¿El proyecto tiene financiación propia o recibe ayuda económica y profesional de otras entidades?

(GP) El proyecto se financia con fondos del Consejo Federal de Inversiones en lo que respecta a la contratación del equipo de profesionales, que se realiza con el monitoreo del personal del AHPC. Los insumos y equipos necesarios son proveídos por la Agencia Córdoba Cultura, organismo público provincial de quien depende el AHPC.

(Archivoz) Junto con el proceso de digitalización, ¿existe otros proyectos paralelos como, por ejemplo, la conservación digital?

(GP) Actualmente, no se lleva a cabo conservación de documentos digitales. En tanto que las digitalizaciones que se realizan tienen como objetivo la preservación de originales de alta demanda, los que presentan un elevado deterioro que no permiten su consulta, y documentos fotográficos y fílmicos para facilitar el acceso. También se realizan digitalizaciones de documentos para la difusión de temas históricos y de la institución.

(Archivoz) En cuanto a la gestión administrativa, en el terreno de la consulta por parte de los distintos usuarios, ¿se ha modificado el acceso a la documentación?

(GP) El proyecto de digitalización de los documentos de gobierno iniciado en 2017 posibilitó un acceso más amplio en relación a la comunidad de usuarios del AHPC y más rápido, ya que la consulta se realiza en máquinas que están disponibles en el área de Biblioteca del AHPC, sin ningún tipo de restricción ni condición.

(Archivoz) ¿Cuál es su visión futura para el archivo?

(GP) En los últimos cinco años la institución ha ido cimentando métodos y técnicas de trabajo con objetivos a mediano y largo plazo. Se espera que ese proceso continúe de manera ascendente y pueda lograr configurar una modalidad de trabajo estable y profesionalizado del trabajo archivístico. Hacia este horizonte se orientan todas las estrategias de gestión en materia de presupuesto, recursos humanos, equipamiento, proyectos, capacitación y posicionamiento de la institución en el medio.

Agradecemos a Gabriela, por su aporte con la revista, por brindarnos su tiempo y, sobre todo, que nos permita difundir el trabajo que está realizando con distintos profesional de diferentes disciplinas en el proceso de digitalización del Archivo Histórico de la Provincia de Córdoba – Argentina.

L’Arxiu Fotogràfic de Barcelona dedica una exposición a la pionera de la fotografía Carmen García

El día 13 de junio el Archivo Fotográfico de Barcelona inauguró una exposición donde se puede ver la obra fotográfica de Carme Garcia, cuyo fondo es parte del Archivo desde el 2011. Esta exposición se organizó en el contexto de la conmemoración del Día Internacional de los Archivos.

Carme Garcia (1915-2015) fue una fotógrafa con una dilatada experiencia profesional. Su característica más relevante fue el uso del terrado de su casa como mirador y estudio fotográfico, desde donde bajaba a las casas vecinas para poder captar las escenas del interior. También fue una activa fotógrafa de las calles de Barcelona y otras muchas ciudades.

Retrató tanto el exterior como el interior, siendo una maestra en mostrar la dicotomía entre lo privado y lo público, entre lo doméstico y la calle. Ahora, podemos acceder a su fondo fotográfico, de 9.093 fotografías, gracias a esta exposición.

«El público debe saber que los archivos no son “almacenes de papeles viejos”»: Entrevista a Agustín del Valle, director del Archivo Municipal de Algeciras

Hoy os presentamos la entrevista con Agustín del Valle, que desde 2005 es director del Archivo Municipal de Algeciras.

(Archivoz) Actualmente trabajas como director en el Archivo Municipal de Algeciras, pero vamos a los inicios. ¿Dónde y cuándo supiste que tu vida estaría ligada a este mundo del archivo?

(Agustín del Valle) Siempre, desde niño, me atraían los archivos, las bibliotecas, los anticuarios, museos,  y lugares con historia. Me daban ganas de saber más, de preguntar, de investigar. Luego, en la Universidad de Granada, en mis estudios de Ciéncias y Técnicas Historiográficas tuve que acudir a algunos archivos, a las fuentes escritas, para aprender no sólo la faceta investigadora, sino también las funciones de los mismos. Y fueron experiencias que me llenaron mucho, sentía y siento que es a lo que quiero dedicarme. Conservar, transmitir, investigar… Y todo empezó a ser un terreno más firme a través de la Paleografía y Diplomática, con mi querida profesora Amparo Moreno Trujillo.

(Archivoz) ¿Nos puedes hacer un breve resumen de tu trayectoria?

(AV) Soy licenciado en Filología Hispánica y en Historia Medieval y Ciencias y Técnicas Historiográficas, ambas por la Universidad de Granada. Diploma de Estudios Avanzados de tercer Ciclo en el área de Ciencias y Técnicas Historiográficas, por la misma Universidad. Tuve una beca “Erasmus”, en mi último año de la carrera de Historia, en la Università degli Studi di Cagliari (9 meses), profundizando las relaciones hispano-italianas, sobre todo aquellas con la Corona de Aragón, además de ampliar estudios en Arqueología, Arte e Historia. Tan buena experiencia fue, que luché por conseguir una beca de investigación del convenio bilateral España-Italia de los Ministerios de Asuntos Exteriores de ambos países y así volví a Cagliari para una investigación durante 8 meses. Fruto de esta segunda estancia fue mi investigación sobre “Las cartas reales de la Corona de Aragón en el tránsito de la Edad Media a la Edad Moderna en el Archivo de Estado de Cagliari”. Luego, al volver a España, profundicé en los estudios de Archivística, con diversos cursos, de los que destaco el diploma de Especialista Universitario en Archivísica, que lleva a cabo la Fundación UNED con la Fundación Carlos de Amberes. Por último, quiero destacar que soy profesor-tutor del Centro UNED del Campo de Gibraltar, impartiendo diversas asignaturas a los largo de los últimos 15 años. Sobre todo me gusta dirigir los trabajos de Fin de Grado/Máster/Curso. En 2005 tuve la responsabilidad de organizar y abrir al público el Archivo Municipal de Algeciras, ya que no existía, y me dediqué a ello con un equipo. Ahora el Archivo Municipal de Algeciras es una realidad, de lo cual estoy muy orgulloso.

(Archivoz) Es interesante saber cómo se relaciona tu labor de director del archivo con tus otros trabajos como profesor de Historia del Arte y Sociología en la UNED, Jefe de Protocolo…

(AV) Como has visto, soy una persona muy curiosa y me puedo interesar por muy diversas cosas o materias. Antes de dedicarme al Archivo Municipal, fui jefe de protocolo de la Alcaldía. Y como tal, incluso llevé a cabo la ceremonia de inauguración del Archivo en 2005. En mi Centro UNED también suelo colaborar en la ceremonia de la apertura académica del curso. Y en mi faceta de archivero, cuando organizo una exposición, también me gusta ocuparme de estos temas. Colaboro con quien me pida ayuda en cuestión de organizar cualquier acto (secuencia, colocación de banderas oficiales, asiento de autoridades, saludas, etc.). También soy alférez reservista voluntario del Ejército del Aire, con destino en la Base Aérea de Cuatro Vientos, como oficial de protocolo y relaciones públicas. Destacando de esto, la activación que tuve de un mes en agosto de 2012, con motivo de la visita del Papa Benedicto XVI, que ya podéis imaginar que la viví intensamente en un lugar destacado pero discreto. Estoy abierto a nuevas experiencias o retos, siempre dentro de mis posibilidades y, por supuesto, de mi tiempo.

(Archivoz) Centrándonos en tu puesto como director, háblanos del Archivo Municipal de Algeciras.

(AV) Como ya dije, se inauguró en 2005, y empezamos organizando toda la documentación desde cero, crear el inventario, bases de datos, la organización administrativa, el préstamo interno, la sala de consulta al público, la difusión cultural, la formación, etc. Ahora, tras estos años, el Archivo Municipal es una dependencia más, que sirve al ciudadano, a otras instituciones y al propio Ayuntamiento. Además, hemos firmado convenios sobre distintos tipos de colaboración con otras instituciones. Por citar el último convenio firmado, en 2018, ha sido con el Colectivo Fotográfico UFCA, para un proyecto de creación de una Fototeca Municipal. Y como exposiciones, lás últimas han sido: “La fábrica de fideos y chocolate de Ottone” (historia de una industria local durante más de un siglo, junio-julio 2017), “Fútbol Especial” (historia del fútbol en Algeciras; agosto-septiembre 2017), “Niños Expósitos” (sobre la situación de los niños expósitos en el siglo XIX y primer tercio del siglo XX; noviembre-diciembre 2017), “Algeciras sobre ruedas” (noticias sobre el desarrollo del transporte por carretera, gasolineras y talleres; junio-julio 2018). Me gusta que el Archivo Municipal esté vivo y vaya mostrando diversos aspectos de sus fondos documentales y las exposiciones sean una manera más de relacionarnos con el público. Incluso hacemos partícipes a algunos ususarios, que colaboran en estas exposiciones.

(Archivoz) ¿Cómo crees que se encuentra la situación del Archivo Municipal de Algeciras en comparación con otros municipios?

(AV) En primer lugar, hay que señalar que somos un archivo municipal, distinto en sus circunstancias a archivos de otras instituciones, con otros medios y otra manera de acometer el trabajo.

Con respecto a la situación con otros archivos municipales de nuestro entorno, creo que todos estamos más o menos igual en cuanto a personal y organización. Yo veo a Algeciras en un término medio, en general, cuando asisto a las Jornadas Provinciales de Archivos e intercambio ideas y puntos de vista con mis colegas. Quizás el nuestro destaque un poco más, sea más dinámico, en cuanto a difusión cultural y en convenios. Hemos proyectado mucho nuestra labor hacia afuera porque había una necesidad en Algeciras por saber qué era un archivo y para qué sirve.

(Archivoz) ¿Crees que existe un interés por la custodia de los documentos de la provincia de Cádiz?

(AV) Yo creo que si, cada vez más en las últimas décadas. La prueba de ello la veo incluso en Algeciras, que tomó conciencia de que era una barbaridad que no tuviera un archivo y se apostó por abrirlo en las mejores condiciones que pudimos. Los archiveros siempre hemos tenido la misión de concienciar sobre la importancia de los archivos y creo que la ciudadanía cada vez va apreciando y valorando nuestra labor. Indudablemente, creo que nuestras autoridades deben de apoyarnos y prestarnos más atención, no sólo cuando celebramos el Día Internacional de los Archivos o cuando seamos noticia por algo, sino en el día a día, en algunos equipamientos, así como destinar una partida presupuestaria propia al archivo para las necesidades del mismo. En este sentido, creo que nuestros responsables deberían tomar más en serio lo que ya es una realidad, la administración electrónica, y hacer partícipe de la misma a los archiveros.

(Archivoz) ¿Cómo ve el Archivo de Algeciras dentro de 20 años?

(AV) Me gusta imaginarlo como un archivo que se va adaptando a las necesidades de la sociedad y a los retos que van surgiendo, como la mencionada adaptación a la administración electrónica. Espero que cada uno de sus aspectos sea tratado por expertos en la materia.

(Archivoz) ¿Cómo ve la difusión de la Archivística en esta provincia?

(AV) Creo que sin prisa pero sin pausa. Aparte de la labor que cada archivero hace en su archivo correspondiente, querría destacar el trabajo del Archivo Histórico Provincial de Cádiz, que con mayores medios y personal, organizan las Jornadas Provinciales de Archiveros, otros cursos más específicos, así como el asesoramiento y apoyo a nuestras demandas en todo aquello que pueden. También veo con agrado iniciativas como las escuelas-taller para formar a auxiliares de archivos, como la impulsada por Diputación de Cádiz en el Ayuntamiento de Los Barrios, donde un grupo de gente joven y trabajadora, se concienciaron con esta profesión, a la vez que organizaron con sus monitores el Archivo Municipal de Los Barrios, realizando un extraordinario trabajo de puesta a punto y reapertura del mismo.

El público debe saber que los archivos no son “almacenes de papeles viejos”, sino unos centros de trabajo que prestan importantes servicios, empezando por el acceso y el derecho a la información en los términos que permite la Ley, organización de la documentación, conservación, difusión, etc. Se trata de la memoria de un pueblo y la custodia de un patrimonio cultural. Son ya no sólo ciudadanos, sino incluso colectivos los que están apreciando cada día más nuestra labor. En este sentido, tengo que decir que el Centro de Educación de Adultos “Juan Ramón Jiménez” de Algeciras, nos ayuda y colabora en esta labor y muchos de sus alumnos aprenden sobre el uso y disfrute responsable de nuestros servicios. Creo que la suma de todos y cada uno de nosotros y de nuestras instituciones harán que los resultados sean mejores.

“Tenemos que ir cerrando esa brecha existente entre el ámbito militar y el civil, y empezar a trabajar de forma conjunta”: Entrevista a Anabel Bello, auxiliar de archivo e historiadora

En esta ocasión, Anabel Bello Platas, protagonista de una entrevista anterior en Archivoz, nos habla de un proyecto personal que tuvo la posibilidad de llevar a cabo.

(Archivoz)- ¿Cómo entraste en contacto con el personal del cuartel del tercio Norte?

(Anabel Bello) A finales del año 2008 recibí la cordial invitación del entonces Coronel del Tercio del Norte, D. Juan Ángel López Díaz, para visitar el Quartel del Nuestra Señora de los Dolores. Lo que era una visita totalmente informal pasó a convertirse en un compromiso que dura ya una década.

El valor arquitectónico e histórico del edificio no se puede poner en duda, lo que es realmente complicado es estimar el valor de lo que contienen estas paredes.

La visita al archivo no estaba prevista, surgió de forma totalmente espontánea y, he de decir, que no pude resistirme, no sé si por curiosidad o por deformación profesional.

De camino a las dependencias, me comunicaron que no sabían exactamente la antigüedad de los fondos, y que tampoco se había hecho nunca un estudio general del tipo de documentación que había; que siempre recordaban que “el palomar” era el lugar donde estaba el archivo y que a lo largo del tiempo se habían hecho una serie de actuaciones orientadas a mejorar el acondicionamiento del local

(Archivoz)- ¿Cuáles fueron esas reformas de acondicionamiento del local?

(AB) Hasta el año 1985 la documentación estaba en estanterías de madera, muchas de ellas rotas por la acción de la carcoma, y por lo tanto la documentación se encontraba directamente sobre el suelo, esto motivó la decisión de cambiar las viejas estanterías de madera por estanterías de metal, las típicas de ángulo ranurado, que todavía a día de hoy perduran en muchos archivos y bibliotecas. Además se procede a dar un orden alfabético- cronológico a las fichas de los expedientes personales; se sustituyen las tablillas de madera de los legajos por tapas de cartón, y se sustituyen también las viejas cuerdas, además se busca una solución para poner cierto orden en la Colección de Boletines que se guardaban en el archivo.

Entre los años 2000 y 2002 se procedió a la sustitución y mejora de la antigua instalación eléctrica del archivo y se instala también el sistema contra-incendios.

Había habido varios intentos fracasados de colaboración con la Universidad para elaborar un proyecto de investigación que estudiara y pusiera en valor la documentación que se encontraba en el Cuartel. Sin embargo no será hasta los años 2005-2006 cuando por primera vez una empresa privada se encargue de realizar algún trabajo en el archivo y se decida preparar dos remisiones de documentación (fundamentalmente expedientes) al Archivo de la Zona.

Entre los años 2006 y 2008 se procede a la reforma del tejado del Cuartel, al aparecer una serie de humedades en el techo que amenazaban la conservación y el estado de los fondos. Se instalan también deshumidificadores y radiadores con la intención de estabilizar el grado de temperatura y humedad.

Con éste panorama llegamos a los años 2008-2010, y a mi visita al Quartel de Dolores. El Archivo original donde se encontraba la documentación está en la tercera planta del edificio. Es una gran sala abuhardillada (en la misma sala por la que se accede al antiguo palomar del cuartel) a la que se accede por una escalera muy estrecha a través una única puerta. La sala cuenta con varias ventanas que además de ofrecer luz natural sirven para ventilar el espacio, lo que sin duda favorece la conservación de los fondos.

(Archivoz)- ¿En qué estado encontraste la documentación?

(AB) La documentación ya estaba colocada en estanterías metálicas de ángulo ranurado, ocupando aproximadamente 700 metros lineales, de los que más o menos la mitad, unos 350 metros, contenían expedientes personales.

Las unidades de instalación en las que se encontraba alojada la documentación era de tipología variada, dependiendo de su antigüedad; desde tablillas de madera unidas con cuerda que sostienen los expedientes a modo de carpeta hasta cajas normalizadas de archivo definitivo, pasando por los tradicionales AZ, etc.

(Archivoz)- ¿Qué tipo de tratamiento consideraste que debía hacerse con la documentación y el local?

(AB) Después de una evaluación rápida y a petición del Coronel consideré, y así mismo lo transmití, que lo prioritario sería acondicionar debidamente el local, si se pretendía mantener la ubicación original, y a continuación empezar una intensa campaña de limpieza y desinsectación de la documentación ya que sin ese paso previo no se podría proceder a localización y evaluación de los fondos para poder después ordenarlos siguiendo las normas archivísticas básicas que permitieran su rápida recuperación en caso de necesidad; y a la vez advertí que todo ello, sin duda alguna, requería un importante esfuerzo humano y una considerable inversión económica.

Les comunico que la documentación que tienen custodiada posee un importante valor histórico y que se puede estudiar desde puntos de vista diferentes o a través de varias disciplinas, lo que la hace todavía más interesante.

Se trata de un archivo totalmente desconocido puesto que no tendría que estar aquí, sino que la documentación debería de haber sido remitida periódicamente al Archivo de la Zona, pero nunca se hizo, y en este momento tampoco les interesaba quedarse sin ella si era posible mantenerla custodiada y en condiciones adecuadas en el propio Cuartel. Todo esto vuelve a incrementar el valor general del archivo, ya que tenemos como en una cápsula del tiempo concentrada la historia de las personas que pasaron por el Quartel de Dolores desde prácticamente su construcción.

(Archivoz)-¿Finalmente cómo pudisteis llevar a cabo el desarrollo del proyecto?

(AB) Después de varias conversaciones y de sondear las opciones reales de intervenir en el archivo, se llega a la conclusión de que lo mejor es proceder a la firma de un convenio a tres partes: la Fundación Universidade de A Coruña (que aportaría el personal técnico), el Consello da Cultura Galega (que se encargaría de la dotación económica) y el Quartel de Dolores (instalaciones y parte del material de trabajo), consiguiendo de esta forma el apoyo y la financiación necesaria para empezar a trabajar.

La firma del primer convenio tuvo lugar en diciembre de 2009 y rápidamente se puso en marcha la primera etapa del proyecto que llevó como título: Estudio y difusión del patrimonio documental gallego: catalogación del Archivo del Tercio del Norte de Infantería de Marina.

En función del estado de la documentación del archivo, el equipo de investigación se propone como meta estudiar y poner en valor este interesantísimo fondo documental; pero la prioridad era poner a salvo los documentos contenidos en los diferentes fondos, debido al deterioro que sufrían fundamentalmente a causa de la carcoma. El segundo paso sería facilitar el acceso a la información que contenían los documentos mediante la limpieza, la lectura y el registro informático de los mismos.

(Archivoz)- Como resultado del trabajo realizado en todos estos años,  ¿qué fondos documentales habéis identificado?

(AB) Fondo propiamente documental. A lo largo 247 años de vida han sido muchos miles de españoles los que han participado de la historia desde este Quartel, sobre todo gallegos, y aunque de los 100 primeros años no poseemos documentación de ningún tipo, durante los últimos 147 años se ha generado un volumen importante, que actualmente está ordenado, y que a “grosso modo” podemos dividir en dos grandes bloques:

El primero estaría dedicado al fondo archivístico, propiamente dicho, compuesto principalmente por:

  • Libros de filiación desde 1923 hasta 2002.
  • Expedientes personales de oficiales, suboficiales y tropa desde 1870 hasta la actualidad, el número aproximado rondaría los 38.000.

El segundo agruparía una serie de Colecciones, que sería conveniente someter a un proceso de selección, catalogación y estudio más preciso:

  • Diario Oficial de Guerra desde 1894 hasta 1936; ésta colección es especialmente importante pues sospechamos que se trata de la única edición conservada en Galicia. Boletín Oficial de la Capitanía General de la Isla de Cuba.- Diario Oficial del Ejército desde 1929 hasta 1963.- Diario Oficial de Marina desde 1900 hasta 1985.- Boletín Oficial del Estado desde 1937 hasta 2000.- Boletín Oficial de Ministerio de Defensa desde 1985 hasta la actualidad.- Documentación de las distintas secciones de la Plana Mayor, como órdenes de ejercicios, libros de habilitación, manuales de armamento, del soldado,…; dentro de este grupo de documentos, las Órdenes Diarias en concreto, incluyen datos tan interesantes como el menú que se servía hace más de 150 años a las tropas allí concentradas o los hechos históricos de la ciudad de Ferrol – Manuales de legislación desde principios del siglo XIX.

La biblioteca está formada por aproximadamente 3.000 volúmenes, algunos de ellos fechados en 1850, pero también en años anteriores, que tratan temas muy concretos desde una perspectiva poco habitual en el ámbito civil, de ahí su enorme valor a día de hoy. Cuenta además con estudios que se centran en conflictos bélicos que tampoco trascendieron más allá del mundo militar. Otro de los temas que también se suele atribuir al ámbito militar es el relativo a la construcción de determinados edificios o estructuras, y esos estudios tampoco salían del ámbito militar, imagino que por cuestiones de seguridad, pero que a día de hoy no sólo suscitan un gran interés, sino que son un complemento perfecto para estudiar la historia local y sobre todo si se trata de ponerla en valor. La mayoría de las colecciones que se encuentran en las bibliotecas públicas o en las universitarias, que son las que yo mejor conozco, no dejan de ser los grandes diccionarios enciclopédicos que tan de moda estaban a partir del siglo XVIII, siendo las más solicitadas y por tanto las que ocupaban mayor espacio en sus estanterías. En el ámbito académico tampoco se prestó demasiada atención a la bibliografía que nacía asociada o relacionada con conflictos bélicos, digamos que la “nueva historia” que se estaba empezando a hacer, dejaba un poco de lado los grandes conflictos, y las grandes figuras, para centrarse en el ámbito local y personal. No existía el intercambio de publicaciones entre las distintas administraciones, con lo cual los libros no tenían un recorrido tan amplio como pueden tener hoy en día.

Además tenemos que tener en cuenta que las tiradas de libros que se editaban en ese momento no se caracterizaban por poner en circulación un gran número de ejemplares, y que el acceso a ellos, a nivel económico tampoco estaba al alcance de todos.

De toda la colección yo destacaría algunos por su rareza y por su difícil acceso:

–  Historia General de España; Lafuente, M. 1869.
–  Historia Universal; Saleta y Cruxent, H. 1890.
–  Thucydides; Valverde Álvarez, E. 1882.
–  La Guerra de Yugurta; Salustio, C. 1879.
–  Historia de la Conquista de Méjico; Solís, A. 1874.
–  Historia de la Conquista de Perú; Prescot, G. 1853.
–  Las Fábricas del Reino de Nápoles; Mariategui, E. 1878.
–  Revolución Francesa; Thiers, 1845.
–  Historia del Sitio de Zaragoza; Alcaide Ibieca, A. 1831.
–  La Guerra Franco- Alemana 1870-71; Moltke. 1891.
–  La Guerra Franco- Alemana 1870-71; Annenkof. 1881.
–  Historia de la Guerra de los cien años. 1750-1850; Constanzo, S. 1858.
–  Oeuvres Historiques (1740-1763;) Napoleón. 1872.
–  L ́armee francaise en 1879. Campagnes L ́italie … Par un officier en retraite. 1879.

La única recomendación que pudimos hacer con respecto a la Biblioteca en cuanto a su conservación fue la de controlar la humedad, ya que algunos de los libros empiezan a mostrar síntomas de afección, y que se procediera a la colocación de productos antipolillas para evitar su acción sobre el papel que también empieza a apreciarse.

Existe también con un importante fondo fotográfico, que se encuentra en un excelente estado de conservación, y apenas es conocido y utilizado por personas ajenas al propio cuartel. Por su singularidad y por lo específico del tema que inmortaliza, debería ser puesto a disposición de todos aquellos que tengan especial interés por conocer los acontecimientos de este período histórico. Pero también se pueden hacer estudios relacionados con la uniformidad y sus distintas variantes a lo largo del tiempo, o por citar algún otro ejemplo se podría hacer un estudio sobre la pervivencia de las normas de protocolo en determinados actos militares

Fondo de partituras musicales. Entre las que se encuentran partituras del maestro Baudot, entre otros, y que engloban diferentes tipos de música, no sólo militar, que es de gran importancia dentro del panorama musical gallego, pero también español.

Fondo cartográfico y las láminas. No sorprende a nadie que hoy pueda decir que los mejores mapas, los mejores planos, la mejor cartografía era la hecha sobre el propio terreno, y para eso los ingenieros militares estaban especialmente preparados. Por lo tanto toda la cartografía que desde hace doscientos años para aquí resulta de más valor para los historiadores, es la realizada en el ámbito militar. En los actuales estudios de toponimia, se solicita continuamente la cartografía de origen militar al ser la más precisa, la más exacta y la que mayor información del terreno ofrece. En la última etapa de nuestro proyecto hemos encontrado una serie de láminas que al principio no supimos muy bien como encajar, después de hacer una serie de estudios hemos llegado a la conclusión de que se trata de láminas en las que se representa a personajes conocidos de la época de la Guerra de Cuba y también alguna de la Guerra Carlista, estas láminas sirven nuevamente para poner cara o humanizar al personaje.

(Archivoz)- Por lo que nos cuentas existe una biblioteca que es muy raro encontrar en el resto de las bibliotecas existentes. Cómo podemos acceder el resto de los mortales a este tipo de fondo?

(AB) Los volúmenes que contiene la Biblioteca de Oficiales son interesantísimos, básicamente porque muchos de los libros no son fáciles de encontrar en otras bibliotecas y que nos ayudarían a completar episodios de nuestra historia hasta ahora desconocidos. En cuanto al acceso, tienes que tener en cuenta de que el  Cuartel tiene unas normas de acceso «un tanto restringidas, pero estoy segura de que presentando un escrito y justificando la necesidad de consultar algún volumen de cara a algún trabajo de investigación… no habría ningún problema. El trato para con nosotras ha sido siempre exquisito y estoy segura de que no es algo anecdótico.

(Archivoz)- ¿Qué resultados habéis obtenido desde el inicio del proyecto hasta hoy?

(AB) Desde diciembre de 2009 hasta marzo de 2016, en seis etapas se han realizado los siguientes trabajos:

  • Del fondo correspondiente a los reemplazos y los expedientes de filiación que van de 1870 a 1900 se han limpiado algo menos de 23100 expedientes. De este total han sido leídos y registrados en la base de datos, realizada exclusivamente para este estudio, unos 6765.
  • Del fondo correspondiente a los reemplazos y los expedientes de filiación que van de 1936 a 1939 se han limpiado y leído 1099.
  • Aunque el estudio pormenorizado de un expediente requiere el acceso al expediente y no tan solo a su ficha o a la información seleccionada para el formulario de la base de datos, debemos tener en cuenta que, gracias a ella podemos acceder de manera sencilla a una serie de informes que van desde, por ejemplo, personal de un determinado grado al servicio de Infantería de Marina pertenecientes a un reemplazo concreto; los originarios de una Comunidad Autónoma determinada, de una profesión concreta, etc.
  • En la base de datos también se tiene acceso a características físicas del personal e incluso algunos datos curiosos relativos a la forma de hablar y referencias a señas particulares. Otra información que podemos obtener es la relativa al estado civil, la profesión, a los méritos o condecoraciones recibidas a lo largo del servicio, historial profesional… Trabajar con las fichas o la base de datos evita la agresión que sufre el papel cuando es manipulado directamente.
  • Se diseñó un proyecto específico para estudiar el fondo fotográfico. El proyecto consistía básicamente en hacer un inventario con la correspondiente catalogación y descripción para saber exactamente el contenido del fondo y ponerlo en relación con los resultados que habíamos obtenido en las etapas anteriores. Primaba como en el caso de la documentación la conservación de las fotografías y su puesta en valor. Para ello la última fase del proyecto contemplaba la digitalización y la creación de un espacio web en el que se pudiese trabajar con la fotografía pero también con su descripción.
  • Se buscó la opinión de un experto musicólogo para evaluar el valor de las partituras.
(Archivoz)- ¿Desde dónde podemos acceder a todo esto?

(AB) Estamos trabajando para poder ofrecer los resultados del proyecto en una plataforma que se va a encargar de realizar el Consello da Cultura Galena, nuestro principal apoyo desde el año 2009, y que sería de acceso público, pero todavía se está valorando la forma más adecuada de hacerlo en cuanto a contenidos y accesibilidad.

(Archivoz)-Como historiadora, todos esos datos os han servido para estudiar la Historia Contemporánea, ¿qué podrías decirnos sobre esto? Tu último libro “Los soldados del Tercio Norte y las tres Españas en la Guerra de Cuba’’ es resultado del estudio de parte de esta documentación, ¿verdad?

(AB) El trabajo y el estudio de los expedientes de filiación nos acerco a otra realidad y nos hizo plantearnos lo que hasta ese momento creíamos saber sobre la Guerra de Independencia de Cuba y el desastre del 98.

Quisimos estudiar y analizar los datos que ofrecían otras fuentes, y sobre todo conocer primero a la persona, y después al soldado, que era enviado a cumplir con su deber en las colonias de Ultramar.

La lectura de aproximadamente 6900 expedientes nos ha proporcionado una serie de datos totalmente objetivos que a nivel general pueden ayudarnos a conocer quiénes eran los soldados que conviviendo en el Quartel de Nuestra Señora de los Dolores, pertenecían al Tercio del Norte de Infantería de Marina en un período muy complejo de la Historia de España que comprendería los años entre 1870 y 1900.

(Archivoz)- ¿Podrías resaltar algunos documentos a nivel diplomático dignos de mencionar que forman parte de los expedientes?

(AB) Hemos seleccionado como documentos curiosos los que tienen relación con los méritos, la concesión de medallas o las distinciones.

Las más mencionadas son “Benemérito de la Patria”, “Bien de la Patria” y en cuanto a las medallas: Medalla Conmemorativa de la Campaña de Cuba (con uno o varios pasadores); Cruz Sencilla del Mérito Naval; Cruz de Plata al Mérito Militar (con distintivos rojo o blanco, alguna pensionada); Medalla Conmemorativa de la Jura de S.M. el Rey Alfonso XIII. Otras medallas que destacamos son las conmemorativas como la Cruz de Plata del M. M. con distintivo blanco por natalicio de S.A.R. la Infanta Heredera Da Ma de las Mercedes (1880); Cruz de Plata del M.M. con motivo del natalicio del Rey D. Alfonso XIII (1888). Además hemos encontrado alguna documentación relativa a la concesión de la Cruz de San Hermenegildo, firmada por Alfonso XII.

Otros documentos que forman parte de los expedientes de filiación serían las partidas de nacimiento, actas de defunción, fe de soltería. Además podemos destacar los testimonios de causas sumarias instruidas al personal, incluidas en algunos expedientes, abiertos por causas diversas tales como: deserción, desobediencia, faltas a guardias, abuso de poder, violencia, alguna incluso por homicidio…En algunos caso conllevaban pena de prisión, recargo en el servicio, calabozo y en otros muchos se sobreseían sin más consecuencias.

Como documentación adjunta los más habituales son: libretas de masita, de ajustes, provisionales, del soldado, algún pagaré, oficios, cartas de pago, hojas del hospital, hojas dentales, vestuario,…

(Archivoz)- ¿Por qué ha sido importante para ti este trabajo a nivel personal y profesional? Has podido realizar un primer trabajo en forma de libro como ya hemos comentado, pero ¿es susceptible esta documentación de mas estudios? intuimos que sí…

Como persona que se dedica al estudio de la historia, poder trabajar con este fondo documental ha sido muy importante porque me ha permitido hacer una reflexión y replantearme lo que yo creía saber acerca de la Guerra de Cuba.

A partir del episodio sucedido el día 5 de junio de 1895 en Piedra Picada hemos ido tejiendo una red que nos permite estudiar la España del XIX, cómo se veía desde la península lo que estaba sucediendo en la colonia, y sobre todo cual era la realidad de esa colonia que lo único que solicitaba a la metrópoli era tener los mismos derechos que el resto de ciudadanos españoles.

A pesar de los años de trabajo con el fondo documental, y de la cantidad de datos que hemos podido avanzar de cara a la realización de estudios posteriores que necesariamente tienen que ser interdisciplinares, podemos concluir que los recursos con los que cuentan en este archivo pueden dar para muchos más años de trabajo y aportan numerosas sorpresas. Se ha hecho mucho, pero todavía queda muchísimo más por hacer.

Como historiadora “de ámbito civil”, dejando un poco al margen lo que han sido las grandes gestas o los grandes personajes, y centrándome sobre todo en la gente, la documentación me lo ha puesto muy fácil, pero a nivel diplomático los documentos de este archivo requieren un estudio en profundidad, las fórmulas a las que responden cada uno de los documentos, los sellos que figuran en ellos, las firmas, el intercambio de correspondencia o los saludos de cortesía, todo esto posee un enorme valor para la diplomática. La paleografía podría decir mucho también acerca de los documentos que conforman el fondo del archivo; y hasta resultaría interesante el análisis que, desde el punto de vista de la medicina, se podría hacer a partir de la información que ofrece cada uno de los expedientes. El estudio de la vida diaria, por ejemplo en cuanto a la alimentación en Galicia, tendría una importante fuente de estudio en la documentación que conforma este archivo…

El estudio pormenorizado de los libros, la información que aporta y sobre todo la visión que contrasta totalmente con la que se ofrece desde el ámbito civil o académico, puede enriquecer muchísimo el conocimiento de nuestra historia.

En definitiva, entre todos tenemos que ir cerrando esa brecha existente entre el ámbito militar y el civil, y empezar a trabajar de forma conjunta y con la clara intención de sumar entre todos. Sabemos que es posible porque desde el año 2009, aquí, en este cuartel y con  personal del mismo hemos sido capaces de hacerlo, trabajando como un verdadero equipo en el que todos tenemos algo que aportar.