78 años de la entronización del Dalai Lama

El Dalai Lama no sólo es un personaje popular, sino que también es considerado como una de las figuras políticas y religiosas más importantes del mundo. El actual Dalai Lama es el decimocuarto, y la imagen de Tenzin Gyatso está estrechamente unida no sólo a la sabiduría budista, sino también a la lucha por la paz y los derechos del pueblo tibetano. No en vano, recibió el premio Nobel de la Paz en 1989. Una responsabilidad que, sin duda, no fue fácil siendo un niño, ya que en el budismo se considera que el título de Dalai Lama corresponde a la encarnación del anterior, que a su vez es  una emanación del Buda Avalokiteshvara.

Según el budismo tibetano, la conciencia sutil del anterior Dalai Lama se reencarna en un nuevo niño. Por tanto, se elige al Dalai Lama observando ciertas señales, como el reconocimiento por parte del pequeño de algunos objetos del fallecido. Esto es lo que le ocurrió al niño, que con cuatro años fue entronizado, el 22 de febrero de 1940. Pero al igual que otros jóvenes, tuvo que hacer frente a los retos que implicaban los estudios. No se conservan muchas grabaciones del Dalai Lama siendo niño o adolescente, por lo que resulta especialmente interesante ver a este reconocido líder religioso enfrentándose al examen denominado “Ghese”, que significa Doctor en Divinidad.