El Archivo General de Indias, la memoria del encuentro entre Europa y América

El Archivo General de Indias custodia 5 siglos de historia sobre el Nuevo Mundo. Ubicado en la antigua Casa Lonja de Mercaderes de Sevilla, el edificio fue diseñado por el arquitecto Real Juan de Herrera. En 1680 se traslada la flota al puerto de Cádiz, con la consecuencia del también traslado de la Casa de contratación en 1717, por lo que el edificio quedó vacío.

A finales del siglo XVIII se produjeron dos acontecimientos que marcarían la creación del Archivo General de Indias en 1785. Por un lado, en Valladolid había un problema de falta de espacio en el Archivo General de Simancas, El Archivo Central de la corona desde el siglo XVI. Por otro lado, la necesidad de reunir todos los documentos de las distintas administraciones de Indias, que estaban dispersos entre Simancas, Madrid, Sevilla y Cádiz, en un solo lugar. Para ello, se encargó al cosmógrafo mayor de Indias, Juan Bautista Muñoz la búsqueda de un edificio para la reunificación y estudio de los papeles de Indias, debiéndose a él la elección de la Casa Lonja de Sevilla. A partir de entonces llegaron los documentos desde la Secretaría de Estado, los consulados, la Casa de Contratación o el Consejo de Indias. Además, a lo largo de su historia ha ido enriqueciendo este patrimonio documental con legados, compras, depósitos y donaciones como el archivo de la familia Colón.

Tiene un volumen aproximado de 43.000 legajos y más de 7 km lineales de estanterías, conservando más de 80 millones de páginas de documentos originales.

Entre los documentos destacados están las relaciones entre Cristóbal Colón y los Reyes Católicos, el testamento de Juan Sebastián Elcano, bulas papales, etc. Pero el documento que destaca es el tratado bilateral de Tordesillas firmado por el Rey Juan II y ratificado por los Reyes Católicos en 1494 por el que se establecía la división del mundo entre España y Portugal y que ha sido inscrito en junio de 2007 por la UNESCO en el registro de la memoria del mundo.

El Archivo General de Indias fue declarado por la UNESCO Patrimonio Mundial en el año 1987.

Sus objetivos principales son la conservación y la difusión de sus fondos, por lo que desde el siglo XXI y sobre todo el siglo XX se abre a los investigadores. Para cumplir estos objetivos, en 1986 comienza la informatización, continuando hoy en día este proyecto, permitiendo la consulta de los documentos digitalizados desde cualquier parte del mundo gracias a PARES, el Portal de Archivos Españoles del Ministerio Educación, Cultura y Deportes.