Elena Sánchez Nogales

Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Nacional de Educación a Distancia, también cursó estudios de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Sevilla y de Traducción en la UNED. Actualmente orienta su formación al ámbito de las Humanidades Digitales. Como funcionaria del Cuerpo de Ayudantes de Bibliotecas, Archivos y Museos, desde 2008 ha estado destinada en la Biblioteca Nacional de España, inicialmente en el Departamento de Proceso Técnico y después en el Área de Biblioteca Digital, donde es Jefa de Servicio desde 2014. En estos años ha sido la responsable de la definición técnica y desarrollo del proyecto de biblioteca digital de la BNE y de otros proyectos como la Biblioteca Digital del Patrimonio Iberoamericano. Fue miembro del Grupo de Trabajo Técnico de The European Library y ha participado en diversos proyectos de Europeana y otros organismos de cooperación internacional en entornos digitales. Esta actividad ha abarcado un área amplia de trabajo técnico, desde gestión de infraestructura hasta modelado de metadatos, diseño de interfaz o evaluación web. Pero su especialidad y vocación se ha centrado desde el inicio en el impulso de la difusión de estas colecciones digitalizadas, promoviendo su visibilidad en los canales y medios propios de la BNE así como en plataformas y proyectos de cooperación. Y explorando siempre nuevos entornos, herramientas, públicos, sectores y oportunidades para la utilización del patrimonio cultural digital por parte de la sociedad. Hoy en día es responsable de la definición, gestión y desarrollo de los proyectos asociados al Convenio firmado entre la BNE y Red.es para el impulso de la reutilización de los contenidos digitales de la Biblioteca Nacional de España. Es coautora de la versión en español del formato Marc21 para registros bibliográficos. Ha colaborado en artículos para IFLA y publicaciones profesionales, y ha sido ponente en numerosos eventos profesionales sobre digitalización, difusión y reutilización de patrimonio digital, así como profesora en estudios de Máster y cursos de formación en estas materias.

“Es más importante que nunca el enfoque de creación colaborativa”: Entrevista a Elena Sánchez Nogales, responsable del proyecto ComunidadBNE

Elena Sánchez Nogales es Jefa del Servicio de Difusión de Contenidos Digitales, Portales y Redes Sociales en Biblioteca Nacional de España (BNE), servicio que pone en marcha hoy, día 6 de febrero, la plataforma de trabajo colaborativo para el enriquecimiento de las colecciones: ComunidadBNE.

Buenos días, Elena, y gracias por participar en Archivoz. ¿Cómo nació la idea del proyecto ComunidadBNE? ¿Cuánto tiempo se lleva trabajando en ello?

Desde que me incorporé al Servicio de Biblioteca Digital, me centré en la difusión de las colecciones que se estaban digitalizando, y en encontrar nuevas formas, narrativas, entornos, herramientas, públicos… en los que hacer visible y útil el patrimonio digital de la BNE, como motor de aprendizaje y conocimiento, de desarrollo tecnológico, de innovación y creación, intensificando la colaboración con grupos académicos y de innovación.

Lo digital conducía a un nuevo paradigma y permitía universalizar el acceso a las colecciones pero también ofrecer diferentes formas de acceso y recorridos entre sus obras, nuevas narrativas para contar el patrimonio de la BNE. Así integramos como parte de nuestro trabajo proponer entradas en el Blog de la BNE contando las colecciones; intensificamos y planificamos estratégicamente la presencia en redes sociales; exploramos el uso de herramientas digitales para “curación” de contenidos o “storytelling”, como Timemapper para la elaboración de líneas de tiempo y geolocalización de colecciones temáticas, o herramientas para la creación de libros interactivos. Y también exploramos propuestas de utilización en la docencia, con BNEscolar. La respuesta del público fue siempre positiva y motivaba a continuar este camino.

De hecho, este ha sido siempre el verdadero impulso para el aprendizaje y el difícil camino de la transformación digital: la percepción de que esta apuesta por el acceso, la utilización y la participación ciudadana a través de lo digital consolidaban el carácter público de la institución y ampliaban las posibilidades de servir mejor, a más sectores de la sociedad.

Más que un proceso de evolución y transformación, creo que se trata de un interesantísimo y necesario proceso de adaptación. En el que es más importante que nunca el enfoque de creación colaborativa. Son los ciudadanos quienes aportan nuevos valores y usos al patrimonio cultural, y la Biblioteca ha de adoptar un papel “facilitador” en la creación y recreación de nuevo conocimiento a partir de nuestros datos y colecciones digitales.

Esta línea de trabajo, de fomento de la reutilización de recursos digitales de la BNE, se constituyó en línea estratégica para la BNE en su Plan Estratégico 2015-2020. Y el impulso definitivo llegó gracias al convenio de colaboración firmado con Red.es en 2016, que permitió poner en marcha distintos proyectos de reutilización digital.

Entre ellos, siempre tuvimos claro que habría un proyecto de trabajo y enriquecimiento colaborativo. Veníamos observando las iniciativas de “crowdsourcing” desarrolladas por la British Library, el British Museum o la New York Public Library. Y en general la idea de la inteligencia colectiva, el enfoque colaborativo como fuerza generadora de nuevo conocimiento e implicación ciudadana. Y queríamos ese enfoque también para la BNE.

¿En qué consiste el proyecto exactamente? ¿Hay algún método para controlar la veracidad de las aportaciones que se vayan realizando?

Se trata de una plataforma para la gestión de proyectos colaborativos, que hemos desarrollado a partir de un software libre, Pybossa. La personalización y funcionalidades que hemos añadido también se liberarán como código abierto y reutilizable en nuestra cuenta de GitHub.

En cada proyecto se proponen diferentes tareas o preguntas para el enriquecimiento y extracción de información de imágenes y datos de la Biblioteca: mediante transcripción, geolocalización, identificación y etiquetado de elementos… y otras funcionalidades que estamos desarrollando para una segunda fase.

La respuesta a estas preguntas puede ser abierta (en el caso de un proyecto de transcripción, por ejemplo) o proponer una selección a partir de un conjunto cerrado de opciones o de una búsqueda contra el catálogo de autoridades de la BNE u otros vocabularios controlados (nombres de personas, geográficos..). La idea en estos casos es aumentar las posibilidades de coincidencia, validación y por tanto aprovechamiento de las contribuciones.

La plataforma ofrece un método de validación automática por coincidencia de contribuciones, que puede personalizarse para cada proyecto. Así, al diseñar cada tarea se establece el mecanismo de validación, el nivel de “exigencia” (cuántas contribuciones tiene que haber y coincidir para ser validadas) que en principio definimos dependiendo de la complejidad de la tarea propuesta.

También se contempla una validación manual al finalizar cada proyecto.

Una vez finalizado y validado el proyectos, los datos obtenidos pueden formar parte del catálogo o bien ser indexados en Biblioteca Digital Hispánica, para su recuperación. Y también, claro, ser utilizados para análisis cuantitativos, visualizaciones, etc.

¿Con qué criterios se han seleccionado los proyectos colaborativos iniciales? ¿Tenéis pensado ya los próximos proyectos?

Para las primeras propuestas hemos escogido proyectos que ofrezcan una muestra de las distintas funcionalidades que tenemos de momento disponibles: transcripción, georreferenciación, marcado y etiquetado, identificación… sobre materiales de distinta naturaleza, y pensando en distintos intereses. Unos son más exigentes y con más recorrido; otros más sencillos.

Para el lanzamiento hemos propuesto:

En una primera fase se han lanzado estos proyectos como modelo de los que se podrían crear a partir de ahora en la plataforma:

  • Identificación de miembros de compañías teatrales y obras en carteles del siglo XIX
  • Etiquetado de retratos en monografías
  • Transcripción de dedicatorias en fotografías
  • Marcado, transcripción e identificación de lugares en un diccionario geográfico manuscrito del XIX
  • Georreferenciación de fotografías de Jean Laurent en España
  • Identificación de personas en álbumes de fotografías de la Guerra Civil
  • Enriquecimiento de datos de grupos musicales en el catálogo de la BNE

Pero la idea es que sigan surgiendo nuevas propuestas (tenemos más en camino…).

El ámbito académico también puede sacar mucho partido de esta herramienta.

La plataforma de trabajo colaborativo necesita de colaboradores y voluntarios que enriquezcan las colecciones ¿Qué objetivos de participación se han marcado? ¿Cómo crees que valora el usuario este tipo de proyectos en los que se busca su participación?

La experiencia de otras bibliotecas e instituciones que han desarrollado iniciativas parecidas, y con las que hemos tenido contacto, es que la principal motivación para la participación es siempre la implicación ciudadana en el enriquecimiento de un patrimonio que se percibe como “propiedad” de todos, como bien social y memoria que podemos y debemos cuidar conjuntamente.

No nos hemos fijado objetivos cuantitativos, pero sí tenemos muchas propuestas de colaboración con otras instituciones, con Universidades, etc. para el uso de la herramienta. Y las reacciones en general a la noticia han sido muy positivas. Así que confiamos en que pronto muchos colaboradores la hagan suya.

¿Qué ventajas le ofrece al investigador? ¿Existen otros proyectos similares en Europa?

Es una herramienta con muchas aplicaciones posibles en el ámbito de la investigación. Permite crear proyectos públicos pero también cerrados a grupos de usuarios, especialistas que quieran trabajar sobre un material que requiera conocimientos específicos, o del que puedan extraerse conclusiones útiles para un estudio universitario o académico (pensemos por ejemplo en una transcripción que requiera de conocimientos paleográficos, o musicológicos… o por ejemplo estudiar el recorrido de los personajes de una novela geolocalizando sus apariciones, o estudios lingüísticos para análisis cuantitativos… las posibilidades son infinitas).

Ya tenemos alguna propuesta en este sentido, de hecho.

 ¿Cuál ha sido el papel de Red.es dentro del proyecto?

Aunque teníamos la idea de abordar este proyecto desde hace mucho tiempo, la oportunidad definitiva llegó gracias al convenio con Red.es para el impulso de la reutilización de datos y contenidos digitales de la BNE. Así han surgido proyectos como el Juego Filarmónico, el proyecto de conversión a epubs, ChefBNE… y seguimos trabajando en otras propuestas, como BNEscolar para la utilización de recursos digitales de la BNE en el ámbito escolar, o la creación de un entorno virtual de investigación.