Sofía Brunero

Licenciada en Archivología y Técnica Profesional Archivera, egresada de la UNC. Profesora Titular Interina de la cátedra Medios de Reproducción Documental y Profesora Asistente concursada de Legislación y Normativa Archivística, FFyH - UNC. Ha sido Profesora en la Tecnicatura en Administración de Documentos y Archivos de la Universidad Nacional de La Rioja. Es agente profesional universitaria concursada en el Archivo del Gobierno de Córdoba.

“Durante mucho tiempo, la archivología no abrazó al documento fotográfico como parte de su objeto de estudio”: Entrevista a Sofia Brunero profesional universitaria concursada en el Archivo del Gob. de Córdoba (Argentina).

Hoy, en Archivoz, contamos con Sofía Brunero, profesora Titular Interina de la cátedra Medios de Reproducción Documental y Profesora Asistente concursada de Legislación y Normativa Archivística, para que hable con nosotros sobre la importancia de la fotografía dentro del acervo documental de los archivos.

(ARCHIVOZ) Hola Sofía, y gracias por colaborar con Archivoz. ¿Cuál es tu percepción cuando observas una fotografía?

(Sofía Brunero) Como bien dice el refrán popular “una imagen vale más que mil palabras”, es por ello que al observar una fotografía se despiertan en forma inmediata sensaciones que con un documento textual son intrínsecas a la lectura y comprensión del mismo. Percibo en las imágenes una universalidad que la distingue del documento textual.

(ARCHIVOZ) ¿Qué importancia que tiene una fotografía para ti en los archivos?

(SB) Las fotografías son muy importantes en el contexto archivístico, no solo como pieza integrante de un fondo documental, sino también como parte de las colecciones que pueden complementar los grupos documentales y como testimonio del trabajo que se lleva a cabo en el archivo.

La teoría archivística es clara en cuanto a la concepción de documento de archivo, determinando como característica definitoria del mismo el proceso de tramitación. Ahora bien, no todos los documentos fotográficos que podemos encontrar en un archivo han sido parte de un trámite en el cumplimiento de las funciones y actividades de una persona física o jurídica… Pero no por ello deben ser excluidos de la conformación del patrimonio documental que hace a la identidad, a la memoria de su productor y de la comunidad en la que se produjo.

Debatiendo este dilema, durante mucho tiempo la archivología no abrazó al documento fotográfico como parte de su objeto de estudio. Afortunadamente, la teoría archivística contemporánea – caracterizada por la interdisciplinariedad y atravesada por las nuevas tecnologías de la sociedad del conocimiento – incorpora al documento fotográfico en su abordaje, contemplándolo en el tratamiento archivístico.

(ARCHIVOZ) ¿Cuáles son los conocimientos que debe tener un profesional de archivo para interpretar una fotografía?

(SB) Un profesional archivero con formación académica y conocimiento sobre las normas de descripción archivísticas fundamentales (léase ISAD G, ISAAR, ICA Atom) cuenta con las herramientas profesionales necesarias para interpretar la información a describir en una fotografía. Esta tarea se fortalece y facilita cuando existe un acuerdo terminológico en la institución donde se desempeña, también cuando se trabaja en forma interdisciplinaria con otros especialistas de las ciencias de la información y afines al contexto de producción del documento fotográfico.

(ARCHIVOZ) ¿Consideras que el método de aplicación de las claves de lectura es suficiente para la descripción fotográfica?

(SB) Hoy día nos encontramos en un ámbito laboral donde la eficacia profesional está sumamente condicionada al contexto. Las claves de lectura son suficientes siempre y cuando la descripción de la pieza documental fotográfica contemple el contexto en que fue producida y en el que se dispone su acceso. En lo particular considero que es justamente la capacidad de proporcionar una información objetiva y completa sobre el contexto, lo que califica a las técnicas de la archivología entre las más aptas para tratar fuentes de información primaria conservadas en diferentes tipos de archivos.

(ARCHIVOZ)  En cuanto a los métodos y técnicas que se usan para trabajo archivístico fotográfico, ¿crees que existen algunos matices que faltan por explorar?

(SB) Efectivamente, no sólo es necesario continuar explorando matices asociados al tratamiento archivístico de piezas documentales fotográficas en forma interdisciplinaria con colegas del ámbito de las ciencias sociales; sino también, continuar trabajando en el acuerdo del empleo de vocabulario especializado y claves de lectura, asociado a la descripción de fotografías en ámbitos específicos. Es por este motivo que publicaciones como el e-book Archivos fotográficos: reflexiones sobre su abordaje archivístico coordinado junto a los especialistas brasileros Anna Carla Almeida Mariz y André Malverdes, son claves en la socialización de experiencias científicas asociadas al tratamiento de material fotográfico en distintos espacios institucionales y geográficos.

(ARCHIVOZ) ¿Qué mejorarías en el proceso de evaluación, conservación, descripción de una fotografía?

(SB) Considero que la clave se encuentra en la profesionalización del trabajo archivístico. Incontables son los casos en los que se ha salvado patrimonio documental (textual y fotográfico) gracias al criterio oportuno de expertos de oficio. Para garantizar una conservación y acceso eficientes a ese patrimonio es fundamental la planificación de políticas de acceso y su puesta en práctica en manos de profesionales archiveros. Como egresada y profesora de la Escuela de Archivología (FFyH – UNC) y ex docente en la Tecnicatura en Administración de Documentos y Archivos (Humanidades – UNLaR) confío honestamente en que es necesario multiplicar los espacios en enseñanza archivística y las posibilidades de inserción laboral de nuestros estudiantes y egresados, al tiempo que incentivar a los archiveros de oficio para se sumen a la carrera e incrementen las herramientas para su desempeño profesional.

(ARCHIVOZ) ¿Por qué crees que en algunos archivos aún no le dan a la fotografía la misma importancia que al documento escrito?

(SB) Considero que es necesario concienciar sobre el tratamiento archivístico de todos los tipos y soportes documentales, no sólo los fotográficos. Hoy día en nuestro país, el acceso a la información pública se encuentra reconocido en la Ley Nacional 27717, cuya sanción lejos de ser un puerto de arribo para los profesionales archiveros, es el punto de partida para emprender acciones que colaboren a la concienciación sobre la importancia del tratamiento archivístico y la profesionalización de los recursos humanos para concretar los principios de la ley en garantías que conviertan al acceso a la información pública en un derecho de hecho, en lugar de una mera buena intención.

(ARCHIVOZ) Teniendo una visualización amplia sobre el tema de la fotografía para cerrar la entrevista, ¿podrías dejarnos tus perspectivas sobre el abordaje que tienen las fotografías en la actualidad?

(SB) Antes de finalizar, me gustaría tener la oportunidad de agradecer a Zulma Cejas integrante del equipo de Archivoz en Argentina por darme la posibilidad de expresar mis apreciaciones en relación a la cuestión de los documentos fotográficos y agradecer también a la Red de Archiveros Graduados de Córdoba, quienes desde su grupo editorial proporcionaron el espacio que nos permitió coordinar y publicar el e-book sobre Archivos Fotográficos, por el que fui convocada para la presente entrevista.

En tanto apreciación final sobre el tema, considero que sería imprudente afirmar que en la actualidad el abordaje de las fotografías en el tratamiento archivístico es completo, aún resta adaptar técnicas, armonizar conocimientos y acordar vocabulario específico. Sin embargo, es importante indicar que esta realidad no es distintiva sólo de los documentos fotográficos, sino que es la situación compartida de muchas otras cuestiones archivísticas. Entender que una las problemáticas archivísticas es alcanzar acuerdos comunes, sería uno de los primeros pasos fundamentales para mejorar la realidad de la ciencia y la profesión que compartimos.

Agradecemos a Sofía Brunero, por su aporte con la Revista Archivoz, por brindarnos su tiempo y sobre todo que nos permita difundir el trabajo que ha realizado conjuntamente con profesionales de Brasil.