El esqueleto feliz, de Louis Lumière

Los hermanos Lumière son universalmente conocidos por ser los inventores del cine. Si bien existían otras tecnologías antecesoras de lo que después se denominó el séptimo arte, ellos fueron los pioneros del cine tal y como lo conocemos, tanto técnica como formalmente. Obras como “La llegada del tren a La Ciotat”, de 1896, son hitos de los inicios de este arte. Pero no es tan conocida otra faceta de los Lumiére, en la que realizaron cortometrajes humorísticos e incluso un poco macabros, como esta animación en la que podemos ver a un alegre esqueleto bailar perdiendo sus “piezas”, para volver a ponerlas en su sitio después.

Una breve escena que nos recuerda al clásico “Pesadilla antes de Navidad”, de Henry Selick. Quizás estamos ante un lejano antepasado de Jack Skellington, Sally y el resto de sus amigos.


Comparte esta entrada