El legado documental del transterrado escritor Vicente Soto en Londres

Vicente Soto, escritor valenciano nacido en 1919 y fallecido en Madrid en 2011, premiado por La Zancada con un Nadal en 1966 y transterrado la mayor parte de su carrera literaria en Londres.

Vicente Soto (Valencia, 22 de febrero de 1919 – Madrid, 12 de septiembre de 2011) fue escritor de la Generación del 50. Ganó varios premios a lo largo de su carrera literaria, entre ellos el Nadal de 1966. Vivió transterrado casi sesenta años en Londres.

Su familia ha donado gran parte de su legado documental y bibliográfico a los fondos del Archivo y Colecciones Especiales de King’s College London, colegio universitario de la Universidad de Londres.

Breve nota biográfica del autor

Desde joven sintió cierta inquietud hacia la literatura y tras terminar sus estudios de bachillerato combatió como soldado republicano en el frente del Pardo. Como cuenta Domingo Ródenas, compilador de la correspondencia entre Buero Vallejo y Soto, “al terminar la contienda [este] había regresado a la querida tierra valenciana de su infancia y juventud, donde había militado en la FUE, el sindicato estudiantil de izquierdas, donde había hecho sus primeros pinitos en el mundo del teatro, dentro del grupo El Búho”. Tras cursar la licenciatura en Derecho y alrededor de 1944 se marcha a Madrid para escapar de la situación política y social en la que se encontraba inmerso en su tierra. Con residencia establecida en la capital, conoció a Buero con el que mantuvo una gran amistad durante toda su vida. Compartió con Buero la vinculación a la tertulia del café Lisboa, los llamados lisboetas, compuesta por intelectuales y artistas contrarios al régimen del momento. En agosto de 1954 Soto se ve forzado a exiliarse a Londres. Su mujer, Blanca, llegaría unos meses después: “podía haber seguido viviendo en España a condición de no poder vivir”, solía decir Soto. Se quedó por un periodo de casi sesenta años, alcanzando su madurez literaria a la vez que realizaba otros trabajos como locutor para los servicios exteriores en lengua española de la BBC y, más tarde, como revisor de la Sección de traducción al español de la Organización Marítima Internacional, organismo de Naciones Unidas con sede en Londres.

Introducción a su archivo personal

Actualmente el archivo de King’s College London es el responsable de almacenar y conservar toda la documentación organizada y donada a esta institución por la familia. El contenido revela, entre otras cosas, el método singular de Soto a la hora de componer: tomaba notas en pequeños trozos de papel, donde escribía con abreviaturas de difícil comprensión y con el uso de diversas tintas (verde, rojo, negro, azul). Son notas visualmente peculiares por el añadido de nuevos recortes de papel, sujetos con alfileres, a las notas originales manuscritas a modo de agregar información o realizar correcciones, un trabajo minucioso por parte del autor.

Su archivo ofrece una amplia prueba de su amplio conocimiento del vocabulario castellano. Sus papeles personales son además transmisores de su sentimiento en lo que de España se trata y la añoranza de su país reflejada en las notas de los primeros 20 años desde de su llegada a Londres es palpable. También transcienden las razones que le llevaron a quedarse en la capital británica, tales como la educación de sus hijos u otros motivos personales y profesionales. Llega a establecer su residencia permanente allí pero sin perder el lazo de conexión con España y la situación de la posguerra. Decía, no sin amargura, “tengo mi mundo aquí en Londres, pero hay una realidad incuestionable, el que se va de su tierra, pierde su tierra y no gana la ajena. Esa es la tragedia del emigrante”.

Lo misceláneo de sus documentos dotan al fondo de un gran valor: incluyen invitaciones a premios en España, un retrato a lápiz de Vicente Soto dibujado por el hijo de Buero Vallejo, una caricatura realizada por Forges, fotos familiares, pruebas de imprenta, programas de teatro y múltiples recortes de periódicos. Estos últimos han sido de gran utilidad para ubicar a Soto en el panorama narrativo español y leer las entrevistas personales publicadas en los periódicos de gran tirada donde responde con franqueza y sin petulancia, abriendo su interior hacia el lector.

Por supuesto, su correspondencia personal es imprescindible para llegar a conocer la amplitud de los contactos de Vicente Soto y su influencia en el panorama literario del momento. Ejemplos de importancia son la voluminosa correspondencia con Buero Vallejo, los contactos editoriales tales como Plaza & Janés o con fundaciones culturales como la Juan March o las postales de Natalya Matyash, su traductora al ruso, en las que se habla de la posible traducción de una de sus obras maestras, Tres pesetas de historia. Se acaba traduciendo al ruso para su publicación en Moscú con fecha de 1987.

Lo más enriquecedor de este tipo de fondos es poder conocer desde dentro los sentimientos del escritor, como es en este caso la inquietud y el anhelo. Con el paso del tiempo, Vicente Soto reflexiona que esos sentimientos son más fuertes cuando uno está fuera de su país debido a que el fluir del tiempo se acelera y experimenta un profundo sentimiento al no encontrar respuesta a ese fluir inexorable del tiempo. Además, gracias a la conservación de tanta documentación es posible seguir el trazo creativo del escritor, desde las primeras notas manuscritas hasta la última copia de imprenta antes de su salida al público general.

Apuntes sobre su periplo literario

Vicente Soto publicó novelas, antologías, cuentos y relatos, tomando constantemente notas que conforman sus obras y su archivo personal. Su inspiración ha sido múltiple, desde sus emociones durante la niñez, pasando por la Guerra Civil, las vivencias de otros transterrados en Londres y la lectura de autores como William Faulkner, Proust, Kafka o Gabriel Miró. Igualmente otro de los temas más recurrentes en su documentación y de forma un tanto autobiográfica en sus obras es el exilio como transmisor de sus propias experiencias y sentimientos. Vivió la mayor parte de su vida fuera de su país natal y esto le convirtió en un observador lejano del mundo literario español: “la narrativa española actual me parece extraordinariamente prometedora … una lucha esforzada de gente que siente la necesidad de crear una literatura nueva”.

Su obra y su archivo personal ofrecen la mejor muestra de la notable agilidad en el uso del lenguaje, sus reveladoras historias humildes, su propia estructura creativa y el tratamiento de sus personajes. Soto es un personaje firme en sus decisiones, positivo con todo lo aprendido y todo aquello por aprender aunque su trabajo cotidiano no le permitiese dedicarse más a la escritura. Una de las características que dota a Soto de una gran peculiaridad ha sido su carácter de escritor entregado siempre alejado de los focos y nunca coartado por las modas.

Lamentablemente y debido a la distancia con su país y a la dictadura franquista, su obra y callada labor como escritor de la Generación del 50 no ha sido lo suficientemente difundida en España. Este año se cumple el centenario de su nacimiento y por tanto desde Archivoz nos gustaría difundir lo más posible este gran legado a modo de homenaje para que se conozca y quede a disposición de los lectores e investigadores.

Bibliografía
  • Morán Rodríguez, Carmen (17 de abril de 2017). Cartas para después de una guerra. Revista de Libros.
  • Monferrer Catalán, Luis (2008). Odisea en Albión: los republicanos españoles exiliados en Gran Bretaña 1936-1977. Madrid: De la Torre. OCLC 920218141
  • Ródenas de Moya, Domingo (2016). Antonio Buero Vallejo y Vicente Soto. Cartas boca arriba. Correspondencia (1954-2000). (Madrid, Obra Fundamental, Fundación Banco Santander).
  • RTVE.es (8 de noviembre de 2016). Las cartas inéditas de Buero Vallejo con Vicente Soto, un regalo para celebrar su centenario.
  • Suñen, Luis (13 de septiembre de 2011). Vicente Soto, un novelista transterrado. El País (Madrid: Ediciones El País).
  • Valls, Fernando (14 de septiembre de 2011). En la muerte de un gran escritor de cuentos: Vicente Soto. La nave de los locos.