«Eran tweets que servirían como gran testimonio de todo lo que se había callado e ignorado sobre violaciones y violencia de género»: Entrevista a Aniol Maria, Técnico de Archivo (2ª parte)

Continuamos con la segunda parte de la entrevista Aniol María, técnico de Archivo en el Departamento de Políticas Digitales y Administración Pública de la Generalitat de Catalunya. Esta vez, nos habla sobre los modelos de transparencia de las Administraciones Públicas y de uno de los proyectos más interesantes en los que ha colaborado, como el proyecto #Cuéntalo.

También has trabajado en grupos de trabajo para la transparencia y datos abiertos desarrollando un modelo de transparencia para auditar la información de instituciones públicas ¿Cómo se crea un modelo de transparencia? ¿Lo aplican las instituciones o las Administraciones Públicas?

(AM) Un Modelo de transparencia  se crea dedicando muchas horas, días, semanas, a recopilar todos los estándares nacionales e internacionales, y todas las normas técnicas disponibles sobre transparencia y datos abiertos. Haciendo un compendio y determinando unos indicadores con su puntuación relacionada entre ellos, para que la mejora según el modelo siga un proceso progresivo que ayude a incorporar e integrar en profundidad la gestión documental dentro de esas instituciones públicas que se verán beneficiadas por un mayor cumplimiento en transparencia.

Personalmente esperaba que fuera difícil de aplicar por exigencias de nivel técnico que integramos, de hecho debía ser un reto si queríamos aproximarnos a la excelencia. Estábamos viendo que otros modelos conseguían puntuar en valores tan altos las instituciones que era difícil determinar el grado de exigencia o de trabajo interno de esas instituciones. Y casos paradójicos que algunas instituciones aprobaron esos modelos con notas excelentes en transparencia, pero en cambio saltaban alarmas de “mala gestión” y era difícil entonces explicar esa disparidad.

Con nuestro modelo sacar una nota media aprobada exige tener temas básicos, todo siempre dentro de leyes y estándares internacionales, muy claros y definidos. Y premia esas instituciones que apuestan por estas exigencias y creen en ellas, como base para ofrecer unos niveles de transparencia y datos abiertos exigibles en la sociedad en que vivimos. Podemos decir que por ahora quien se ha propuesto el reto de nuestra auditoría ha conseguido cumplir, y cuando ven y les explicas el nivel al que están, les reconforta saber que todo lo que habían invertido vale la pena y los resultados salen.

Si tuviera que valorar del 1 al 10 el nivel de transparencia en la Administración Pública en España, ¿cuál sería la puntuación?

(AM) No hemos evaluado a nivel de Administración Pública Española, por ahora han sido experiencias a nivel de Cataluña. Y me sería difícil tener una opinión basada en datos más que en percepciones sobre otras administraciones autonómicas.

Mi percepción sobre la transparencia en España es que se sigue abusando tanto del método de la filtración, que casi parece que sea la única manera de publicar información interna de las instituciones y que impacte la ciudadanía. Pero la filtración es un método traumático, sucio en calidad de datos, injusto para la confianza necesaria en cualquier democracia. Es preferible y yo diría que imperativo que la publicación de datos e información pública, provenga de fuentes documentales oficiales que permitan rastrear el origen institucional. Que haya una desclasificación sistemática de aquella documentación que ha adquirido valor histórico o necesita ser publicada para fines informativos o de investigación en la actualidad. Esta idea no sale solo del sector archivístico o del periodismo, sino que la defienden grandes profesionales del poder judicial, legislativo, incluso el ejecutivo, pero hay trabajo pedagógico por hacer.

Ya para acabar nos gustaría que nos hablase del proyecto #Cuéntalo, el proyecto más mediático del que ha formado parte, que pretendía recopilar los testimonios de los abusos sexuales sufridos por mujeres. ¿Cómo surgió la idea y en qué consistió?

(AM) Como he contado antes, en la AAC-GD en 2017 ya veníamos de una práctica de captura y recopilación de tweets en momentos muy relevantes informativamente. Y después del 1 de octubre pasamos unos meses que seguimos capturando algunos hashtags por mera experimentación, ya que ninguno llegaba a ser tan voluminosos como ese.

Foto de Marjorie Grassler

Hasta que en pleno 2018 el caso de violación múltiple conocido como “La Manada ” volvió a ser actualidad, esta vez con mucho más impacto en los medios y la sociedad española, y el 8 de marzo se organizó  una Huelga Feminista. Eso nos alertó que algo estaba evolucionando dentro del feminismo y que la indignación podía ir a más en los siguientes días.

Pasó marzo y llegó abril. A finales de abril un jueves 26 al mediodía (hora española) salió la sentencia del “Caso de La Manada”, sentencia en ese momento que rebajaba la violación a solo agresión y dejaba en libertad vigilada los culpables. Eso fue un mazazo para toda esa gente que se había indignado por el impacto del caso, ya que dejaba a la víctima indefensa y con su escalofriante testimonio en duda por parte del sistema judicial. Fue entonces que la periodista Cristina Fallarás se hartó de ver cómo se cuestionaba la víctima, y ese mismo 26 de abril publicó un tweet con la etiqueta #Cuéntalo  en el que animaba a toda víctima de violación a que contaran sus casos públicamente, al estilo de lo que había conseguido #MeToo  pero dirigido a un sector de la sociedad que no hubiera tenido visibilidad mediática hasta entonces.

En el Grupo de Transparencia y Datos Abiertos de la AAC-GD nos llegó al día siguiente el impacto de ese hashtag, ya que habíamos estado atentos a otro hashtag que surgió antes justo al salir la sentencia que fue el de #NoEsAbusoEsViolación. Pero el mismo fin de semana vimos muy claro que #Cuéntalo sería el que ocuparía toda la atención y empezamos su captura.

  

Esa captura nos llevó semanas enteras de estar pendientes muchas horas del ordenador, con insomnio por no saber si seríamos capaces de completar la captura a tiempo. Era tal el volumen de publicaciones que podías empezar una captura de 5 días de ese hashtag un viernes por la tarde y terminar un domingo casi a medianoche ininterrumpidamente. Seguramente si hubiéramos sabido más sobre lo que se tarda en capturar y sobre cómo sería el impacto lo habríamos planificado mucho mejor. Pero aún con el agotamiento fue una experiencia apasionante con mucha adrenalina y angustia por lo que se tardaba en completar las capturas. Y de cierto pánico cuando te dabas cuenta que estabas recopilando mensajes que te destrozaban al leerlos, y a la vez eran tweets que servirían como gran testimonio de todo lo que se había callado e ignorado sobre violaciones y violencia de género a lo largo de demasiados años.

En fin, volvamos al aspecto técnico de #Cuéntalo. Al terminar esa captura lo primero que hicimos fue contactar con Karma Peiró  que era nuestra periodista de referencia en tema de datos abiertos y difusión para ver qué se podía hacer. Karma quedó abrumada por la cantidad de datos que estábamos ofreciendo y rápidamente se puso en contacto con Cristina Fallarás para explicarle lo que teníamos. Cristina Fallarás nos contó que ya había hablado con instituciones y gente de la política como Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, para comentar qué se podría hacer con #Cuéntalo, pero que les faltaba cómo obtener los tweets así que cuando le ofrecimos nosotros los tweets todo encajó. A partir de allí fue ir probando hasta que quien mejor nos pudo ayudar con trabajar esos datos que teníamos fue el equipo de Fernando Cucchietti en el BSC-CNC. Ellos se encargaron durante meses  de la elaboración de la visualización ya que disponían de los conocimientos y sabían manejar la potencia computacional para hacerlo. Y una vez obtenida esa compleja visualización creamos una web para Proyecto Cuéntalo para contarlo, y nos dedicamos a presentarlo en conferencias y jornadas.