Hachiko, el perro más fiel

La historia del perro Hachiko es recordada en Occidente gracias a la película protagonizada por Richard Gere. Pero en Japón es un personaje muy popular desde hace décadas. Su historia es muy conocida: el profesor Hidesaburo Ueno, del Departamento de Agricultura de la Universidad de Tokio, lo adoptó tras la muerte de su anterior perra, que le entristeció mucho. Aunque al principio no quería conservarlo, tras la insistencia de su hija y su propio encariñamiento con el perro se decidió a tenerlo en su casa. Su nombre es una combinación de los kanjis “hachi” (ocho, por sus patas algo desviadas) y “ko”, que significa leal.

Hachiko acompañaba al profesor a la estación cada mañana cuando iba al trabajo, y después volvía para recibirlo. Esta rutina era conocida tanto por los demás pasajeros como por los dueños de comercios de la zona, y se mantuvo hasta la muerte del profesor el 21 de mayo de 1925. Hachiko se quedó a vivir en la estación, esperando la vuelta del profesor y siendo cuidado por los pasajeros, comerciantes y la gente que iba a visitarlo, hasta su muerte, nueve años después.

Hachiko, al que podemos ver en este vídeo, ha quedado como símbolo de la fidelidad y amor de los animales y como recordatorio que ellos jamás nos abandonarían.