Asociación Latinoamericana de Archivos

«Falta voluntad política y un uso adecuado de recursos económicos para contar con archivos organizados y abiertos»: Entrevista con Rocío Pazmiño, Expresidenta de ALA.

Hoy tenemos una entrevista que, en nuestro concepto, alimentará con demasía a los archivistas y amigos que nos leen. No es para menos, en las siguientes líneas tendremos una conversación muy interesante con Rocío Pazmiño, ex presidenta de la Asociación Latinoamericana de Archivos y Directora del Archivo Nacional de Ecuador. Una persona brillante a todas luces y que en la actualidad tiene una responsabilidad enorme y de la cual estamos seguros, podemos aprender mucho.

Rocío, los archivistas que nos leen, seguro disfrutarán esta entrevista y como sabemos que tu agenda debe ser muy ocupada, procuraremos ser breves.

(Archivoz) Rocío, cuéntanos un poco sobre tu paso por los archivos. ¿cómo llegaste a enamorarte de los archivos? ¿Porqué?

(Rocío Pazmiño): Mi paso por los archivos estuvo vinculado a mi quehacer histórico. Me inicié como usuaria por mi formación de historiadora, y desde entonces existe una relación muy estrecha, imprescindible, entre la historia,  los archivos y mi proyecto de vida. El archivo constituye un espacio, casi siempre  al interior de una institución,  donde co-habitan la historia y la memoria. La memoria necesita un lugar y ese es el archivo.

(Archivoz) suponemos que luego de mucho trabajo, llegaste al Archivo Nacional de Ecuador. ¿Qué lecciones te ha traído esta experiencia?

(RP): La más importante para mí, que no es posible perder de vista el objetivo misional y la responsabilidad social delArchivo Histórico Nacional. En la actualidad los archivos históricos no pueden ser considerados únicamente como repositorios de documentos para custodiar el pasado. Son herramientas fundamentales para la conformación de la memoria y la identidad. Los archivos también representan los símbolos materiales y los referentes fundamentales que nos permiten acercarnos al conocimiento de la sociedad, a su desarrollo y a la evolución de los pueblos en un espacio y en un tiempo determinado.

(Archivoz) Desde tu visión como directora de un archivo nacional y conociendo un poco más las realidades de los archivos nacionales de la región, ¿cuáles consideras son las fortalezas y las debilidades en materia archivística de los países de América Latina?

(RP): Como fortalezas: Durante las últimas décadas se ha ampliado la conciencia colectiva, desde diferentes sectores de la sociedad civil, sobre la importancia de los archivos, su recuperación, salvaguarda y acceso a la información. La cooperación internacional bilateral y multilateral favorece la archivística de la región y propicia su posicionamiento en organismos especializados de otras latitudes.

Como debilidades:

  • La poca comprensión de los gobiernos sobre que la gestión documental y la administración de archivos deben ser elementos esenciales de los nuevos modelos de  gobernanza,  que se sustentan en el derecho humano de acceso a la información, la transparencia, la rendición de cuentas, la protección de datos personales y el gobierno abierto.
  • Una débil relación con la Academia. La actividad archivística de Iberoamérica exige establecer alianzas con los sectores académicos para producir conocimientos que le den sustento científico.
  • Limitada articulación con las Universidades. Propiciar que las universidades iberoamericanas, en colaboración con los archivos nacionales y otras instituciones afines, desarrollen y publiquen estudios comparados sobre los diversos regímenes archivísticos nacionales y, en especial, sobre sus sistemas y políticas archivísticas.
  • Frágil atención de los gobiernos para propiciar la redacción, publicación y/o actualización de la legislación archivística.
  • Ausencia notable depolíticas públicas tendientes a la implantación y fortalecimiento de los sistemas nacionales de archivo. 
(Archivoz) Regionalmente, en la agenda de casi todos los gobiernos, está la transparencia y el acceso a la información. Tema que sin duda parte de contar con archivos organizados y abiertos ¿Qué tanto de esa agenda política realmente se cumple?

(RP): Considero que falta voluntad política y un uso adecuado de recursos económicos para contar con archivos organizados y abiertos. Predomina más el discurso que la acción en la casi totalidad de los gobiernos de nuestra región, frente al acceso y a la transparencia de la información. (1) Sin embargo, no se puede desconocer los esfuerzos que en estas últimas décadas se han llevado adelante en algunos países de la región a partir entre otras, de las directrices difundidas por la UNESCO sobre el desarrollo y la  promoción  de la  información  gubernamental de  dominio  público.

(Archivoz) ¿Qué tanto están listos los archivos para soportar la transparencia y el acceso a la información?

En nuestra región existen diferentes niveles de desarrollo de la gestión documental, y no todos los archivos están preparados para ofrecer servicios eficientes y de calidad, con criterios técnicos  y que  sirvan para garantizar el derecho que todo ciudadano tiene para acceder a la información.

La situación actual devela que la política de gestión de documentos y de archivos no ha sido una prioridad para los gobiernos, a pesar de que es fundamental transparentar la gestión pública, garantizar la protección de los datos personales y mejorar la organización, clasificación y manejo de documentos; además temas relacionados a la digitalización de los documentos, el uso adecuados de plataformas digitales, infraestructura, entre otros también han sido descuidados.

La falta de coherencia entre las políticas de transparencia y de gestión documental, nos conmina a trabajar en conjunto y aunar esfuerzos entre los diferentes países de la región, para lograr una reflexión comparada de cómo responden nuestras instituciones a las demandas ciudadanas. Intercambiar experiencias y aprender lecciones exitosas serían fuentes muy importantes para mejorar nuestro servicio.

(Archivoz)¿Y los archivistas?

(RP): El papel de los archiveros es fundamental para gestionar adecuadamente los documentos, ponerlos al servicio de la ciudadanía y cumplir con los postulados de la  transparencia; pero: ¿Cómo se pueden implementar las políticas de transparencia y de gestión documental, si todavía en algunos países de la región no existe la carrera que forma a los archivistas?

Uno de los principales desafíos que  actualmente enfrentamos es la tarea de  sensibilizar en las diferentes instancias académicas sobre la necesidad de contar con profesionales en formación  archivística vinculada a las demandas sociales y culturales, a la participación ciudadana y al acceso a la información.

La transparencia y el acceso a la información deben constituir un eje fundamental en la formación técnica, teórica- conceptual de los profesionales, con lo cual se garantizaría el acceso a la información como derecho constitucional y derecho de los ciudadanos; así como la transparencia de las instituciones democráticas que guardan información como soporte de las decisiones políticas de los gobiernos.

(Archivoz) A propósito de los archivistas, ¿cuáles cree usted que son los temas en los que debemos establecer fortalezas? De cara a la agenda política de transparencia y acceso a la información.

(RP):

  • En la formación profesional de los archivistas y su relación con el acceso a la información pública.
  • En el papel que los archivistas desempeñan frente a una eficiente gestión documental.
  • En la responsabilidad social de los archivos y los archivistas como garantes de los derechos. ¿Cuál es el cambio social al que anhelamos contribuir?
  • Intercambiar experiencias de los archivos de los países de Iberoamérica y de cómo han avanzado en las políticas de transparencia y de gestión documental.
(Archivoz) Mucho se habla del rol del archivista en la cuarta revolución. Nuestro papel como responsables de la información y el impacto per sé que debemos liderar. ¿Cree usted que estamos listos para ello?

(RP):  Queda un largo camino por recorrer y muy pocos archivos de la región están transitando por el nuevo paradigma que marca la llamada cuarta revolución. En este contexto el archivista tiene la responsabilidad social de enfrentar los nuevos retos que se proponen en la Sociedad de la Información,  dejando de lado a los modelos operativos tradicionales para incorporar,  las nuevas tecnologías  en el tratamiento archivístico. Estar a tono con los nuevos  tiempos para mejorar la eficacia de los archivos,  actualizándose e informándose para sacar provecho de estas nuevas tecnologías (herramientas útiles), que contribuirán a mejorar las relaciones con los diversos sectores de la sociedad civil.

(Archivoz) ¿Cómo están los archivos nacionales de América Latina frente a los archivos nacionales de Europa, australia u otros? que, en el imaginario de la región, siempre los visualizamos como más avanzados.

(RP):  Considero que son dos realidades diferentes. Es decir, los países europeos, de norteamérica o Australia, Nueva Zelanda, entre otros, tienen culturas diferentes a las iberoamericanas lo que se expresa en muchas esferas distintas, también en los archivos. Pero también hay aspectos más objetivos, como la falta de apoyo y sensibilidad de los gobiernos ante la importancia de los archivos, como repositorios de la memoria de la nación y herramientas efectivas para la transparencia y el buen gobierno, ha marcado la diferencia. En varios países latinoamericanos, esta situación junto a la falta de apoyo económico hace que las posibilidades de desarrollo de los archivos en general sean muy limitada.  Sin embargo, debo destacar las buenas prácticas y avances de algunos Archivos Nacionales de Latinoamérica, los cuales han trabajado muy puntualmente en temas fundamentales para el desarrollo archivístico de la región, por ejemplo el trabajo de Colombia en materia de las nuevas tecnologías, México con su nueva Ley General de Archivos y sus nuevos edificios para resguardar su patrimonio documental, Brasil con sus programas de investigación, Chile, Uruguay, Perú, entre otros.

(Archivoz) ¿cuáles son, entonces, las estrategias que lidera ALA para lograr transformar los archivos nacionales y su impacto en la región?

(RP):  Los objetivos de ALA no son transformar los Archivos Nacionales sino facilitar la colaboración entre las diferentes instancias archivísticas Latinoamericanas para fortalecerlas y coordinarlas en sus desafíos. En el año de 2015, se llevó a cabo en la ciudad de Quito,  el 9° Seminario Internacional de Archivos de Tradición Ibérica (SIATI), “Sistemas Nacionales de Archivos en Iberoamérica: Balances y Perspectivas (1970–2014)”. En el marco de este evento se nombró un nuevo Comité Directivo, y la presidencia recayó en la Dra. Mercedes de Vega. Una de las primeras tareas que se propuso fue la elaboración de un Plan Estratégico, mismo que fue aprobado en base a tres objetivos con sus respectivas estrategias para el período 2015-2019:

  1. Incentivar la adhesión de nuevos integrantes;
  2. Fomentar la investigación y docencia archivísticas en Iberoamérica;
  3. Difundir y promover las actividades de los archivos y archivistas en Iberoamérica.

Finalizado el año 2019, propondremos un nuevo Plan estratégico alineado con los objetivos de fomentar la toma de conciencia archivística en América Latina; e incentivar a los gobiernos para que otorguen a los archivos la prioridad que les corresponde en los planes nacionales de desarrollo para la transparencia y la memoria.

(Archivoz) ¿cuál es el principal reto para lograr esa transformación?

(RP): Sensibilizar a los gobiernos sobre la importancia que tienen los archivos y la necesidad de contar con políticas públicas y motivar a los archivistas para el logro de estos objetivos

(Archivoz) ¿Y cuál es el principal reto que tienen, entonces, los distintos archivos regionales?

(RP): Creo que nuestra cultura se está enfrentando a un cambio de paradigma fundamental en materia de archivos y es el referido al cambio de soporte de papel a digital. Los Archivos en general y los archiveros tenemos que asumir este desafío pues está en juego la preservación de nuestra cultura, de la memoria de nuestros países. Es una gran oportunidad para modernizarnos, para actualizarnos, para ordenar nuestros procesos y entrar en las tecnologías de la información. ALA conoce que esto no puede esperar y está iniciando este trabajo a través de la instalación de mesas de trabajo en torno al tema, que puedan liderar la información y experiencia para apoyar este desarrollo en los diferentes países.

(Archivoz) A diario podemos encontrar noticias sobre archivos en mal estado, abandonados, perdidos, afectados por el clima e incluso de forma premeditada por personas con intereses particulares. ¿Cuál cree usted que debería ser la estrategia de los distintos gobiernos para cambiar un poco este panorama?

(RP): Lo fundamental está relacionado con el diseño de las políticas archivísticas. El diseño de las políticas públicas para los archivos deben contemplar, en nuestra opinión dos ejes fundamentales: el uno de los Archivos históricos como patrimonio documental, y el otro de los archivos de la administración pública;  estos dos ejes deben estar atravesados, a su vez,  por un conjunto de objetivos, decisiones y acciones, encaminados a solucionar los problemas.

En relación a la salvaguarda del patrimonio documental, debe quedar claro que más allá de la conservación física de los documentos históricos, lo que interesa es diseñar políticas dirigidas a recuperar los archivos históricos como los “lugares de la memoria”,  y, a su vez la  responsabilidad de la memoria en la función social de la archivística

En lo que se refiere, al segundo eje propuesto por nosotros para el diseño de las políticas públicas de los archivos, específicamente,  de los archivos de la administración pública, consideramos que se debe trabajar alrededor de acciones encaminadas a conseguir una adecuada organización de los documentos y de los archivos, así como a la implementación de una normatividad, estándares y competencias de calidad, entre otras.

(Archivoz) ¿Cuál es tu visión sobre el futuro de los archivos? Es decir, ¿qué crees que pasará en 10 años o en 20?

(RP):  Me parece importante rescatar el enorme trabajo que llevan adelante algunos archivos en Iberoamérica, y con certeza puedo afirmar que el futuro es prometedor. Sin duda alguna, esta fusión enriquecedora entre la tecnología y la gestión archivística que se ha  generado en las últimas décadas, prosperará enormemente. El futuro de los archivos es digital, y por ende, se implementarán y desarrollarán muchas más herramientas con las cuales se logrará optimizar el acceso a la información. El acceso a la información estará garantizada, pues con la digitalización de los contenidos el usuario tendrá acceso todo momento y desde cualquier lugar. Los archivos históricos mejorarán los servicios para los investigadores ya que ahorrarán tiempo y contarán con la información necesaria para desarrollar sus proyectos de investigación. Consideremos, además que el documento histórico se podrá conservar mejor,  ya que el usuario al contar con la información digitalizada no tendrá que acudir al archivo y manipular directamente el documento.

(Archivoz) ¿Conocías Archivoz?

(RP): Conoci “Archivoz” hace poco y me parece un medio de comunicación muy fresco y renovado que rompe completamente los paradigmas en torno a cómo debe ser la difusión de la archivística. Mis felicitaciones y  reconocimiento al grupo de profesionales que conforman este proyecto, que sin duda se está convirtiendo en un referente de las novedades en la materia, esperemos seguir colaborando desde la ALA con “Archivoz”.

( Archivoz) ¿Consideras que la Asociación Latinoamericana de Archivos, necesitaría una reingeniería en todos sus frentes de trabajo, a nivel social, político ,gremial, profesional, a corto y largo plazo?

(RP): Si, de acuerdo. Aunque la tarea no es fácil considero que es necesario que los miembros de la ALA nos sentemos para discutir este tema que  fue planteado por Mercedes de Vega. La propuesta de cambio implicaría el estudio y creación de: Un marco normativo y la redefinición de beneficiarios; Un marco jurídico; Un modelo de sostenibilidad auto responsable y de procuración de fondos; Administración y gestión viables; Órganos de gobierno y recursos humanos propios; Beneficios para los miembros.

Para llevar adelante esta tarea, la ALA, cuenta con nuevos estatutos, los cuales le permiten a la Asociación una mayor capacidad de gestión y desarrollo de proyectos en favor de sus agremiados y de la comunidad archivística de Iberoamérica.

Estaremos trabajando para que esta iniciativa se haga realidad respetando su esencia y sus valores que se forjaron desde su creación.

( Archivoz) ¿ Cuál es el paso a seguir, para que otras naciones latinoamericanas hagan parte de la Asociación y trabajen de la mano en nuevos proyectos archivisticos en todos sus aspectos?

(RP): Buscaremos que la ALA tenga presencia en todas las naciones latinoamericanas a través de sus Archivos Nacionales, Órganos de transparencia, Asociaciones, Centros de documentación, profesionales de la archivística, entre otros. Debemos fortalecernos como gremio en esta gran comunidad de archivistas de Iberoamérica y eso solo podemos hacerlo trabajando en conjunto desde todos los frentes y proponiendo proyectos que busquen el desarrollo archivístico en nuestra región.

Nuestro agradecimiento sincero a Rocio y a la Asociación Latinoamericana de Archivos por hacer posible esta entrevista. Como ya lo mencionamos, nuestros lectores la disfrutarán tanto como nosotros o más, incluso.

Como bien saben, nuestro objetivo es llevar el quehacer archivístico a todas partes, de forma sencilla y fácil de entender. Quizá con ello, se logre fortalecer la preocupación por la preservación de la memoria de la humanidad. Estamos seguro que continuaremos colaborando con nuestros amigos de ALA, para traer nuevos contenidos y sobretodo, para seguir fortaleciendo el rol de los archivos y los archivistas en la sociedad.