transparencia

«Falta voluntad política y un uso adecuado de recursos económicos para contar con archivos organizados y abiertos»: Entrevista con Rocío Pazmiño, Expresidenta de ALA.

Hoy tenemos una entrevista que, en nuestro concepto, alimentará con demasía a los archivistas y amigos que nos leen. No es para menos, en las siguientes líneas tendremos una conversación muy interesante con Rocío Pazmiño, ex presidenta de la Asociación Latinoamericana de Archivos y Directora del Archivo Nacional de Ecuador. Una persona brillante a todas luces y que en la actualidad tiene una responsabilidad enorme y de la cual estamos seguros, podemos aprender mucho.

Rocío, los archivistas que nos leen, seguro disfrutarán esta entrevista y como sabemos que tu agenda debe ser muy ocupada, procuraremos ser breves.

(Archivoz) Rocío, cuéntanos un poco sobre tu paso por los archivos. ¿cómo llegaste a enamorarte de los archivos? ¿Porqué?

(Rocío Pazmiño): Mi paso por los archivos estuvo vinculado a mi quehacer histórico. Me inicié como usuaria por mi formación de historiadora, y desde entonces existe una relación muy estrecha, imprescindible, entre la historia,  los archivos y mi proyecto de vida. El archivo constituye un espacio, casi siempre  al interior de una institución,  donde co-habitan la historia y la memoria. La memoria necesita un lugar y ese es el archivo.

(Archivoz) suponemos que luego de mucho trabajo, llegaste al Archivo Nacional de Ecuador. ¿Qué lecciones te ha traído esta experiencia?

(RP): La más importante para mí, que no es posible perder de vista el objetivo misional y la responsabilidad social delArchivo Histórico Nacional. En la actualidad los archivos históricos no pueden ser considerados únicamente como repositorios de documentos para custodiar el pasado. Son herramientas fundamentales para la conformación de la memoria y la identidad. Los archivos también representan los símbolos materiales y los referentes fundamentales que nos permiten acercarnos al conocimiento de la sociedad, a su desarrollo y a la evolución de los pueblos en un espacio y en un tiempo determinado.

(Archivoz) Desde tu visión como directora de un archivo nacional y conociendo un poco más las realidades de los archivos nacionales de la región, ¿cuáles consideras son las fortalezas y las debilidades en materia archivística de los países de América Latina?

(RP): Como fortalezas: Durante las últimas décadas se ha ampliado la conciencia colectiva, desde diferentes sectores de la sociedad civil, sobre la importancia de los archivos, su recuperación, salvaguarda y acceso a la información. La cooperación internacional bilateral y multilateral favorece la archivística de la región y propicia su posicionamiento en organismos especializados de otras latitudes.

Como debilidades:

  • La poca comprensión de los gobiernos sobre que la gestión documental y la administración de archivos deben ser elementos esenciales de los nuevos modelos de  gobernanza,  que se sustentan en el derecho humano de acceso a la información, la transparencia, la rendición de cuentas, la protección de datos personales y el gobierno abierto.
  • Una débil relación con la Academia. La actividad archivística de Iberoamérica exige establecer alianzas con los sectores académicos para producir conocimientos que le den sustento científico.
  • Limitada articulación con las Universidades. Propiciar que las universidades iberoamericanas, en colaboración con los archivos nacionales y otras instituciones afines, desarrollen y publiquen estudios comparados sobre los diversos regímenes archivísticos nacionales y, en especial, sobre sus sistemas y políticas archivísticas.
  • Frágil atención de los gobiernos para propiciar la redacción, publicación y/o actualización de la legislación archivística.
  • Ausencia notable depolíticas públicas tendientes a la implantación y fortalecimiento de los sistemas nacionales de archivo. 
(Archivoz) Regionalmente, en la agenda de casi todos los gobiernos, está la transparencia y el acceso a la información. Tema que sin duda parte de contar con archivos organizados y abiertos ¿Qué tanto de esa agenda política realmente se cumple?

(RP): Considero que falta voluntad política y un uso adecuado de recursos económicos para contar con archivos organizados y abiertos. Predomina más el discurso que la acción en la casi totalidad de los gobiernos de nuestra región, frente al acceso y a la transparencia de la información. (1) Sin embargo, no se puede desconocer los esfuerzos que en estas últimas décadas se han llevado adelante en algunos países de la región a partir entre otras, de las directrices difundidas por la UNESCO sobre el desarrollo y la  promoción  de la  información  gubernamental de  dominio  público.

(Archivoz) ¿Qué tanto están listos los archivos para soportar la transparencia y el acceso a la información?

En nuestra región existen diferentes niveles de desarrollo de la gestión documental, y no todos los archivos están preparados para ofrecer servicios eficientes y de calidad, con criterios técnicos  y que  sirvan para garantizar el derecho que todo ciudadano tiene para acceder a la información.

La situación actual devela que la política de gestión de documentos y de archivos no ha sido una prioridad para los gobiernos, a pesar de que es fundamental transparentar la gestión pública, garantizar la protección de los datos personales y mejorar la organización, clasificación y manejo de documentos; además temas relacionados a la digitalización de los documentos, el uso adecuados de plataformas digitales, infraestructura, entre otros también han sido descuidados.

La falta de coherencia entre las políticas de transparencia y de gestión documental, nos conmina a trabajar en conjunto y aunar esfuerzos entre los diferentes países de la región, para lograr una reflexión comparada de cómo responden nuestras instituciones a las demandas ciudadanas. Intercambiar experiencias y aprender lecciones exitosas serían fuentes muy importantes para mejorar nuestro servicio.

(Archivoz)¿Y los archivistas?

(RP): El papel de los archiveros es fundamental para gestionar adecuadamente los documentos, ponerlos al servicio de la ciudadanía y cumplir con los postulados de la  transparencia; pero: ¿Cómo se pueden implementar las políticas de transparencia y de gestión documental, si todavía en algunos países de la región no existe la carrera que forma a los archivistas?

Uno de los principales desafíos que  actualmente enfrentamos es la tarea de  sensibilizar en las diferentes instancias académicas sobre la necesidad de contar con profesionales en formación  archivística vinculada a las demandas sociales y culturales, a la participación ciudadana y al acceso a la información.

La transparencia y el acceso a la información deben constituir un eje fundamental en la formación técnica, teórica- conceptual de los profesionales, con lo cual se garantizaría el acceso a la información como derecho constitucional y derecho de los ciudadanos; así como la transparencia de las instituciones democráticas que guardan información como soporte de las decisiones políticas de los gobiernos.

(Archivoz) A propósito de los archivistas, ¿cuáles cree usted que son los temas en los que debemos establecer fortalezas? De cara a la agenda política de transparencia y acceso a la información.

(RP):

  • En la formación profesional de los archivistas y su relación con el acceso a la información pública.
  • En el papel que los archivistas desempeñan frente a una eficiente gestión documental.
  • En la responsabilidad social de los archivos y los archivistas como garantes de los derechos. ¿Cuál es el cambio social al que anhelamos contribuir?
  • Intercambiar experiencias de los archivos de los países de Iberoamérica y de cómo han avanzado en las políticas de transparencia y de gestión documental.
(Archivoz) Mucho se habla del rol del archivista en la cuarta revolución. Nuestro papel como responsables de la información y el impacto per sé que debemos liderar. ¿Cree usted que estamos listos para ello?

(RP):  Queda un largo camino por recorrer y muy pocos archivos de la región están transitando por el nuevo paradigma que marca la llamada cuarta revolución. En este contexto el archivista tiene la responsabilidad social de enfrentar los nuevos retos que se proponen en la Sociedad de la Información,  dejando de lado a los modelos operativos tradicionales para incorporar,  las nuevas tecnologías  en el tratamiento archivístico. Estar a tono con los nuevos  tiempos para mejorar la eficacia de los archivos,  actualizándose e informándose para sacar provecho de estas nuevas tecnologías (herramientas útiles), que contribuirán a mejorar las relaciones con los diversos sectores de la sociedad civil.

(Archivoz) ¿Cómo están los archivos nacionales de América Latina frente a los archivos nacionales de Europa, australia u otros? que, en el imaginario de la región, siempre los visualizamos como más avanzados.

(RP):  Considero que son dos realidades diferentes. Es decir, los países europeos, de norteamérica o Australia, Nueva Zelanda, entre otros, tienen culturas diferentes a las iberoamericanas lo que se expresa en muchas esferas distintas, también en los archivos. Pero también hay aspectos más objetivos, como la falta de apoyo y sensibilidad de los gobiernos ante la importancia de los archivos, como repositorios de la memoria de la nación y herramientas efectivas para la transparencia y el buen gobierno, ha marcado la diferencia. En varios países latinoamericanos, esta situación junto a la falta de apoyo económico hace que las posibilidades de desarrollo de los archivos en general sean muy limitada.  Sin embargo, debo destacar las buenas prácticas y avances de algunos Archivos Nacionales de Latinoamérica, los cuales han trabajado muy puntualmente en temas fundamentales para el desarrollo archivístico de la región, por ejemplo el trabajo de Colombia en materia de las nuevas tecnologías, México con su nueva Ley General de Archivos y sus nuevos edificios para resguardar su patrimonio documental, Brasil con sus programas de investigación, Chile, Uruguay, Perú, entre otros.

(Archivoz) ¿cuáles son, entonces, las estrategias que lidera ALA para lograr transformar los archivos nacionales y su impacto en la región?

(RP):  Los objetivos de ALA no son transformar los Archivos Nacionales sino facilitar la colaboración entre las diferentes instancias archivísticas Latinoamericanas para fortalecerlas y coordinarlas en sus desafíos. En el año de 2015, se llevó a cabo en la ciudad de Quito,  el 9° Seminario Internacional de Archivos de Tradición Ibérica (SIATI), “Sistemas Nacionales de Archivos en Iberoamérica: Balances y Perspectivas (1970–2014)”. En el marco de este evento se nombró un nuevo Comité Directivo, y la presidencia recayó en la Dra. Mercedes de Vega. Una de las primeras tareas que se propuso fue la elaboración de un Plan Estratégico, mismo que fue aprobado en base a tres objetivos con sus respectivas estrategias para el período 2015-2019:

  1. Incentivar la adhesión de nuevos integrantes;
  2. Fomentar la investigación y docencia archivísticas en Iberoamérica;
  3. Difundir y promover las actividades de los archivos y archivistas en Iberoamérica.

Finalizado el año 2019, propondremos un nuevo Plan estratégico alineado con los objetivos de fomentar la toma de conciencia archivística en América Latina; e incentivar a los gobiernos para que otorguen a los archivos la prioridad que les corresponde en los planes nacionales de desarrollo para la transparencia y la memoria.

(Archivoz) ¿cuál es el principal reto para lograr esa transformación?

(RP): Sensibilizar a los gobiernos sobre la importancia que tienen los archivos y la necesidad de contar con políticas públicas y motivar a los archivistas para el logro de estos objetivos

(Archivoz) ¿Y cuál es el principal reto que tienen, entonces, los distintos archivos regionales?

(RP): Creo que nuestra cultura se está enfrentando a un cambio de paradigma fundamental en materia de archivos y es el referido al cambio de soporte de papel a digital. Los Archivos en general y los archiveros tenemos que asumir este desafío pues está en juego la preservación de nuestra cultura, de la memoria de nuestros países. Es una gran oportunidad para modernizarnos, para actualizarnos, para ordenar nuestros procesos y entrar en las tecnologías de la información. ALA conoce que esto no puede esperar y está iniciando este trabajo a través de la instalación de mesas de trabajo en torno al tema, que puedan liderar la información y experiencia para apoyar este desarrollo en los diferentes países.

(Archivoz) A diario podemos encontrar noticias sobre archivos en mal estado, abandonados, perdidos, afectados por el clima e incluso de forma premeditada por personas con intereses particulares. ¿Cuál cree usted que debería ser la estrategia de los distintos gobiernos para cambiar un poco este panorama?

(RP): Lo fundamental está relacionado con el diseño de las políticas archivísticas. El diseño de las políticas públicas para los archivos deben contemplar, en nuestra opinión dos ejes fundamentales: el uno de los Archivos históricos como patrimonio documental, y el otro de los archivos de la administración pública;  estos dos ejes deben estar atravesados, a su vez,  por un conjunto de objetivos, decisiones y acciones, encaminados a solucionar los problemas.

En relación a la salvaguarda del patrimonio documental, debe quedar claro que más allá de la conservación física de los documentos históricos, lo que interesa es diseñar políticas dirigidas a recuperar los archivos históricos como los “lugares de la memoria”,  y, a su vez la  responsabilidad de la memoria en la función social de la archivística

En lo que se refiere, al segundo eje propuesto por nosotros para el diseño de las políticas públicas de los archivos, específicamente,  de los archivos de la administración pública, consideramos que se debe trabajar alrededor de acciones encaminadas a conseguir una adecuada organización de los documentos y de los archivos, así como a la implementación de una normatividad, estándares y competencias de calidad, entre otras.

(Archivoz) ¿Cuál es tu visión sobre el futuro de los archivos? Es decir, ¿qué crees que pasará en 10 años o en 20?

(RP):  Me parece importante rescatar el enorme trabajo que llevan adelante algunos archivos en Iberoamérica, y con certeza puedo afirmar que el futuro es prometedor. Sin duda alguna, esta fusión enriquecedora entre la tecnología y la gestión archivística que se ha  generado en las últimas décadas, prosperará enormemente. El futuro de los archivos es digital, y por ende, se implementarán y desarrollarán muchas más herramientas con las cuales se logrará optimizar el acceso a la información. El acceso a la información estará garantizada, pues con la digitalización de los contenidos el usuario tendrá acceso todo momento y desde cualquier lugar. Los archivos históricos mejorarán los servicios para los investigadores ya que ahorrarán tiempo y contarán con la información necesaria para desarrollar sus proyectos de investigación. Consideremos, además que el documento histórico se podrá conservar mejor,  ya que el usuario al contar con la información digitalizada no tendrá que acudir al archivo y manipular directamente el documento.

(Archivoz) ¿Conocías Archivoz?

(RP): Conoci “Archivoz” hace poco y me parece un medio de comunicación muy fresco y renovado que rompe completamente los paradigmas en torno a cómo debe ser la difusión de la archivística. Mis felicitaciones y  reconocimiento al grupo de profesionales que conforman este proyecto, que sin duda se está convirtiendo en un referente de las novedades en la materia, esperemos seguir colaborando desde la ALA con “Archivoz”.

( Archivoz) ¿Consideras que la Asociación Latinoamericana de Archivos, necesitaría una reingeniería en todos sus frentes de trabajo, a nivel social, político ,gremial, profesional, a corto y largo plazo?

(RP): Si, de acuerdo. Aunque la tarea no es fácil considero que es necesario que los miembros de la ALA nos sentemos para discutir este tema que  fue planteado por Mercedes de Vega. La propuesta de cambio implicaría el estudio y creación de: Un marco normativo y la redefinición de beneficiarios; Un marco jurídico; Un modelo de sostenibilidad auto responsable y de procuración de fondos; Administración y gestión viables; Órganos de gobierno y recursos humanos propios; Beneficios para los miembros.

Para llevar adelante esta tarea, la ALA, cuenta con nuevos estatutos, los cuales le permiten a la Asociación una mayor capacidad de gestión y desarrollo de proyectos en favor de sus agremiados y de la comunidad archivística de Iberoamérica.

Estaremos trabajando para que esta iniciativa se haga realidad respetando su esencia y sus valores que se forjaron desde su creación.

( Archivoz) ¿ Cuál es el paso a seguir, para que otras naciones latinoamericanas hagan parte de la Asociación y trabajen de la mano en nuevos proyectos archivisticos en todos sus aspectos?

(RP): Buscaremos que la ALA tenga presencia en todas las naciones latinoamericanas a través de sus Archivos Nacionales, Órganos de transparencia, Asociaciones, Centros de documentación, profesionales de la archivística, entre otros. Debemos fortalecernos como gremio en esta gran comunidad de archivistas de Iberoamérica y eso solo podemos hacerlo trabajando en conjunto desde todos los frentes y proponiendo proyectos que busquen el desarrollo archivístico en nuestra región.

Nuestro agradecimiento sincero a Rocio y a la Asociación Latinoamericana de Archivos por hacer posible esta entrevista. Como ya lo mencionamos, nuestros lectores la disfrutarán tanto como nosotros o más, incluso.

Como bien saben, nuestro objetivo es llevar el quehacer archivístico a todas partes, de forma sencilla y fácil de entender. Quizá con ello, se logre fortalecer la preocupación por la preservación de la memoria de la humanidad. Estamos seguro que continuaremos colaborando con nuestros amigos de ALA, para traer nuevos contenidos y sobretodo, para seguir fortaleciendo el rol de los archivos y los archivistas en la sociedad.

 

«El mayor reto son los archivos electrónicos o digitales»: Entrevista con Alicia Barnard

Hoy contamos con una entrevista muy interesante en la Revista Archivoz, Alicia Barnard desde México, nos habla sobre la legislación en materia archivística en su país y con un interesante resumen de la conferencia de ALA-ICA del año pasado, una visión del futuro de nuestra profesión.

(Archivoz) Alicia, hace unos meses se aprobó la ley de archivos en tu país, México, sin duda un avance de mucho significado en materia de archivos y patrimonio documental y un claro ejemplo para los países que aun tienen ésta materia pendiente. ¿qué es lo que a tu consideración, es más difícil para que un país logre una ley de archivos?

(ABA) En primer término conviene señalar que México es un estado federado.  En la actualidad contamos con una Ley Federal de Archivos (LFA) y varias leyes en las entidades federativas (estados o provincias) vigentes.  En diciembre de 2017, en cumplimiento a una disposición constitucional, la Cámara de Senadores aprobó por unanimidad una Ley General de Archivos (LGA) para homologar la práctica archivística entre los diferentes órdenes y niveles de gobierno. La misma  fue turnada a la Cámara de Diputados en ese año, donde aún se encuentra pendiente su aprobación.  La misma lleva más de dos años de retraso, espero equivocarme, pero debido a las próximas elecciones en México, no estoy cierta de que la misma vaya finalmente a ser aprobada en este período de sesiones.  Me parece que la mayor dificultad para una ley  es la convergencia de diálogos entre los reguladores, los operadores y  los usuarios de los archivos.  Aun y cuando, los responsables de la política archivística buscan esa convergencia, en ocasiones los intereses de operadores y usuarios difieren y ahí es donde se  atoran las cosas, aunado a que nuestros legisladores no dan prioridad a la materia archivística.   No obstante, queda claro que el diálogo es imprescindible pesar de los riesgos y costos ante la falta de una legislación nacional

(Archivoz) ¿Cómo funcionaba el país sin la política archivística?

(ABA) Desde los 80’s del siglo pasado y hasta ahora el Archivo General de la Nación mediante diferentes decretos, normas y la actual LFA ha sido el órgano normativo de archivos, primero del Poder Ejecutivo Federal y ahora del Gobierno Federal.  Debe reconocerse que el Sistema Nacional de Archivos diseñado por el AGN en los 80’s ha sido un esquema de coordinación funciona como tal, aunque sin la capacidad reguladora que le otorgaría la LGA en el momento de su emisión.  Conviene destacar que el modelo del Sistema Nacional de Archivos propuesto el siglo pasado por el AGN  ha servido de referencia para el desarrollo de sistemas semejantes en otros países de Latinoamérica.  Si bien no hay una política nacional, como ya se mencionó, hay una Ley Federal de Archivos y como ya se mencionó, se tienen leyes estatales pero diferentes entre sí.  La LGA sería el instrumento referencial para la actualización de las mismas.  No obstante, hay prevalencia en cuanto a los esquemas de organización de los sistemas institucionales de archivos (una coordinación de archivos en cada institución, archivos de trámite o gestión, de concentración e históricos) mismos que ya operan en múltiples instituciones.  De igual manera, la instrumentación de cuadros de clasificación archivística por funciones y los catálogos de disposición documental (tablas de vigencias y disposición final) ya se aplican en el Gobierno Federal así como en varias instituciones de las entidades federativas y otros niveles de gobierno.

(Archivoz) ¿Qué sigue ahora para México en materia archivística?

(ABA) Me parece relevante que el AGN como órgano normativo cuente con los recursos que ha  carecido por muchos años.  Si se quiere implementar una LGA como la que se pretende en este momento el AGN no cuenta la capacidad para ello.

(Archivoz)¿Cuál crees que es el mayor reto en materia de archivos ahora que se cuenta con una ley de archivos?

(ABA) Considero necesario consolidar lo que ya se tiene, así como  actualizar, simplificar y mejorar la normativa existente.  Sin embargo el mayor reto son los archivos electrónicos o digitales.  Se tienen ya lineamientos para los sistemas de gestión documental automatizados, donde ya se establece la obligatoriedad de su desarrollo e implementación, así como los requisitos y metadatos básicos que los mismos deben contar en el ámbito del Gobierno Federal y que deberían estar funcionando desde mediados del 2017, desconozco si esto ya se ha cumplido o no por los sujetos obligados del Gobierno Federal.   Sin embargo aún se requiere desarrollar normativa particular en términos de valoración y preservación digital,  del manejo de archivos en los servicios de nube o de la relación que existe entre la información que se publica en los portales de gobierno abierto y datos abiertos con los archivos, por mencionar algunos ejemplos.

(Archivoz) ¿Esta nueva ley significa un cambio muy fuerte en la administración de los archivos, la transparencia, el acceso a la información y la protección de datos en el país?

(ABA) Debo señalar que es a partir de la primera Ley Federal de Transparencia,  Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales publicada en 2002, estas materias han estado vinculadas a la archivística.  Esta Ley  dedicaba un artículo a la organización de archivos y a partir de entonces, como también se establece en la LFA, que la normativa archivística emitida por el AGN ha estado acompañada primero del Instituto Federal de Acceso a la Información y ahora por el Sistema Nacional de Transparencia. Con todo el ruido y confusión que ello ha causado, el citado Sistema en 2015 emitió normativa en materia de archivos aplicables a nivel nacional.  La confusión se dio a raíz de que no fue el AGN el responsable de emitir la misma por la carencia de capacidad jurídica para ello.  Afortunadamente debido a que el AGN es miembro de dicho Sistema fue posible que esa normativa  fuera semejante a la ya emitida para el Gobierno Federal.  Así, en tanto que el AGN forma parte del Sistema Nacional de Transparencia, una vez que se emita la Ley General de Archivos, la cual dispone el establecimiento y competencias del Sistema Nacional de Archivos, el Instituto Nacional de Acceso a la Información Pública, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales será miembro del mismo.

Percibo que el mayor cambio será cuando los instrumentos jurídicos sean equiparables, ya que mientras no exista una LGA hay una desventaja en materia de archivos.  Por otra parte, en cuanto a recursos se han privilegiado altos presupuestos para la transparencia y el acceso a la información, mientras que para los archivos el mismo ha sido raquítico y si realmente se espera un cambio, es necesario que los archivos, donde se sustenta el acceso a la información y la transparencia sea vean favorecidos presupuestalmente.

(Archivoz) Y los archivistas, ¿consideras que hay suficiencia técnica y teórica para afrontar los cambios que vienen? ¿Qué consideras que falta para lograr el escenario ideal en términos profesionales?

(ABA) Existen ya instituciones académicas a nivel universitario  y dos facultades que ya ofrecen maestrías en materia de archivos y gestión documental, sin embargo, es impensable que los egresados universitarios cubran necesidades para la dirección y operación de los archivos en México, me parece que ni en Brasil, donde existen más de doce carreras universitarias ello es posible.

Desde mi punto de vista, es factible que los espacios operativos para la gestión documental y manejo de archivos, como ya sucede, se ocupen por profesionales y técnicos de diferentes áreas del conocimiento.  Sin embargo, deberían establecerse concursos para puesto y requisitos para que los interesados reúnan  conocimientos, habilidades y aptitudes, que podría adquirir mediante cursos de capacitación o diplomados, debidamente validados por la institución educativa o archivística competente.   Asimismo, las organizaciones deberían estar obligadas a contar con programas de formación y actualización continua.  Estas condiciones ya se aplican en varias instituciones a través del servicio civil de carrera, sin embargo la impartición de cursos de capacitación aún requieren de ser verificados.  Mientras tanto, los egresados de programas universitarios serían candidatos indiscutibles para ocupar posiciones directivas, previo concurso de conocimientos,  aunque también es necesario integrar un cuerpo sólido y actualizado de docentes e investigadores con el propósito de contribuir al conocimiento y práctica de la Ciencia Archivística que, a la vez,  aporte a la operatividad de los servicios archivísticos en las instituciones.  Esta propuesta no está alejada de la realidad, es cosa de ver que España, Estados Unidos o Canadá no existen programas de licenciatura y si de posgrado.  Tampoco podemos olvidar que las tecnologías de la información y la transformación digital han abierto, cada vez más, las puertas para que la Ciencia Archivística tenga un carácter  multi e interdisciplinario, por lo cual se hace necesario que otros profesionales también conozcan de nuestra materia mediante programas o proyectos transversales en la formación universitaria.  Estoy cierta de que mis comentarios pueden crear controversias, pero también percibo que los mismos ya se abordan en diálogos para avanzar en la mejor formación de profesionales y técnicos, eso es bueno.

(Archivoz) ¿Cuál es tu punto de vista (personal y profesional) sobre el estado actual a nivel mundial de la política archivística y su impacto en las agendas de los gobiernos y qué consideras que nos falta para ser más visibles?

(ABA) Me es difícil ofrecer un punto de vista sobre el estado actual a nivel mundial en la política archivística,  me parece que este debería ser un tema de investigación.  Una percepción general es que las políticas nacionales cuando existen tienen efecto en ciertas comunidades de práctica en el entorno local, no en el entorno nacional; debido principalmente a la dedicación y perseverancia de un archivista conjuntada con la voluntad política de un funcionario.

En cuanto al impacto de la política archivística en las agendas gubernamentales,   advierto prioridad en las políticas para derechos humanos, anticorrupción, protección de datos personales, transparencia, historia, patrimonio documental, etc. Mientras tanto, la política archivística que tiene impacto directo en esas políticas, por lo general, no es considerada.  Lo anterior conlleva a la falta de credibilidad y confianza en las instituciones responsables de su implementación.   Ante ello me parece que deberíamos aceptar que nuestra profesión ya es multidisciplinar e involucrarnos con otros profesionales para promover  la inclusión de la archivística como elemento obligado en las políticas gobernanza de la información.

(Archivoz) Y por último, Alicia, como sabes, las tendencias y nuevas tecnologías plantean futuros bastante inciertos en materia de gestión de documentos. ¿Cuál es tu visión sobre el futuro de la archivística? ¿Consideras que quizá tecnologías como la Inteligencia Artificial, pueda desplazar el trabajo del archivista tradicional?

(ABA) Para responder me gustaría dar algunos ejemplos de lo que vislumbro en el ámbito internacional.  En primer término, encontramos con una nueva propuesta llamada Ciencia Computacional Archivística de reciente factura cuya definición aún en construcción nos dice que se trata de “un campo interdisciplinario preocupado con la aplicación de los métodos computacionales y el procesamiento, análisis, almacenamiento preservación a largo plazo y acceso de archivos con el objetivo de mejorar la eficiencia, productividad y precisión en apoyo a las decisiones de valoración, arreglo y descripción, preservación y acceso, así como para el involucramiento y desarrollo de investigaciones sobre los materiales archivísticos.” El proyecto está orientado a contribuir al desarrollo de las bases teóricas de una nueva trans-disicplina de las ciencias computacional y archivística. Ver http://dcicblog.umd.edu/cas/

Durante la Conferencia ALA-ICA el pasado mes de noviembre de 2017 en la Ciudad de México, el Dr. Vinton Gray Cerf, considerado como uno de los padres de la Internet y  actual vicepresidente mundial de Google, en su Conferencia Magistral comentó acerca de los retos futuros en materia preservación de información y archivos digitales tales como: la captura de metadatos, la capacidad para datos masivos (big data), los derechos de propiedad intelectual, los esquemas de legales, las excepciones para preservación o la quiebra o desaparición de aplicaciones, hardware o sistemas operativos  Presentó avances del proyecto Olive basado en una máquina virtual (virtual machine) y mencionó otros proyectos desde una perspectiva tecnológica. Además, hizo alusión  al alcance de la preservación digital donde considera relevante la participación de  archivistas y bibliotecarios en aspectos relacionados con  la integridad de los objetos digitales, el  desarrollo de modelos para sustentar la preservación en largo plazo y el acceso, los esquemas legales para la preservación, los derechos de autor, las patentes, entre otros.  InterPARES (ahora InterPARES Trust), desde hace ya veinte años,  viene construyendo conocimiento en cuanto a la preservación de archivos digitales, mediante la coordinación y promoción de múltiples proyectos de investigación en diferentes espacios y comunidades de práctica, a nivel internacional. Durante su cuarta fase se han llevado a cabo múltiples investigaciones sobre la confianza y los servicios de cómputo en la nube. InterPARES Trust, como en las fases anteriores, ha tenido como principio el carácter multidisciplinar en las investigaciones y en esta ocasión ha sido relevante interacción entre las ciencias archivísticas y computacional.  En este sentido, Luciana Duranti, en su Conferencia Magistral también durante la Conferencia ALA-ICA de noviembre pasado propone el uso de los principios archivísticos, conceptos y métodos y la colaboración con los profesionales de las tecnologías de la información. También sugiere la elaboración de requisitos funcionales, métodos, herramientas para asegurar habilidades orientadas a acceder a información factual completa, basada en documentos de archivo contextualizados, auténticos, precisos y fiables, así como otros métodos y  herramientas ya probadas en el entorno de la internet en cuanto  al uso y caracterización de las infraestructuras, el desarrollo de habilidades de usuarios para acceder, rastrear y evaluar los documentos de archivo en su contexto mediante un acceso sencillo.

Me parece que lo anterior  da respuesta a la participación de la Ciencia Archivística en tiempos de la computación, las tecnologías de la información, la internet, los datos masivos y lo que sigue como la inteligencia artificial. Prevalece la demanda información o documentos de archivo organizados donde los archivistas y en su campo de acción los bibliotecarios, somos expertos y no tenemos competencia.  Sin embargo, como lo menciono ya  en varias ocasiones, nuestra profesión ha adquirido con carácter multi- e interdisciplinar, por tanto  estamos obligados a salir de la zona de confort y sin olvidar nuestros principios interactuar y aprender de otras áreas del conocimiento para renovarnos y fortalecernos.

Agradecemos a Alicia por su tiempo y por ésta genial entrevista. Estamos seguros que esta será una de muchas participaciones en este espacio.

«Sin archivos no hay transparencia, y sin una buena gestión documental, no hay archivos»: Entrevista con Carlos Zapata (parte II)

Hoy continuamos con la segunda parte de la entrevista a Carlos Zapata Cárdenas, un archivista que ha dedicado su vida a los archivos, los archivistas y a promover la importancia de nuestra profesión, la cual, desafortunadamente, aún le falta un buen camino por recorrer para ser piedra angular en las administraciones.

Continuamos hablando de transparencia y acceso a la información, tema de actualidad e interés para todos.

(Archivoz)¿Las universidades están haciendo bien su trabajo al momento de formar profesionales archivistas que fomenten la creación de estados y entidades transparentes?

(CAZC) No puedo generalizar pero creo en algunos casos forman profesionales calificados técnicamente pero sin un adecuado sentido de la realidad del país.
Además, existen demasiados vacíos en la formación relacionada con los temas relacionados con la transparencia. No se trata solo de incluir asignaturas para estudiar las leyes de transparencia, sino muchas otras áreas de conocimiento que convergen en el acceso a la información pública. Adicionalmente se requiere formar el sentido crítico de los archivistas en cuanto al análisis de estrategia y alternativas que promuevan el uso efectivo y eficaz de los archivos y sus fuentes documentales. El archivista debe verse a sí mismo como garante de derechos, y no solo como un elemento más del establecimiento, entendido como la institucionalidad.  Su papel incluye la responsabilidad de promover cambios al interior de las entidades para lograr la apertura de los archivos públicos.

(Archivoz)¿Son suficientes los contenidos de una carrera profesional para que un archivista pueda entender la importancia y adquiera los saberes para fomentar e implementar estrategias alineadas con la Gestión Documental y con miras a la transparencia y el acceso a la información?

(CAZC) El aprendizaje a lo largo de la vida indica que los seres humanos no terminamos de aprender nunca. Somos sujetos inacabados y por tanto susceptibles permanentemente de perfeccionar y aumentar nuestros conocimientos.  La formación para una profesión debe proveer los elementos para incorporarse a la sociedad y aportar desde su disciplina. Durante el estudio de una carrera o profesión, se debe contar con los conocimientos mínimos para su ejercicio; en este orden de ideas, si una persona culmina sus estudios y se gradúa, ya es competente para ejercer su profesión. Indudablemente nuestra profesión se ve influenciada cada vez más por diferentes contextos que nos obligan a mantenernos permanentemente actualizados. En el caso puntual de la pregunta, creo que hace falta una posgrado en este campo para lograr una amplio dominio de esta materia.

(Archivoz)El indicador de “índice de gobierno abierto”, muestra cifras muy altas en términos de acceso a la información pública, pero cuando un ciudadano se enfrenta a la solicitud de acceso a documentos públicos, se encuentra con un escenario contrario al que muestran los indicadores ¿por qué se da este fenómeno?

(CAZC) El índice de gobierno abierto solo mide lo formal; es en realidad un instrumento de autoevaluación que es validado por los formuladores de política, pero que no profundiza en los aspectos estructurales. Por ello las cifras resultan contradictorias frente a la realidad. Lo que indican las cifras es el cumplimiento formal, el cual es más fácil de medir. Faltan estudios cualitativos y cuantitativos sobre el cumplimiento de la Ley de Transparencia. La respuesta a solicitudes de información en la entidades públicas ha mejorado respecto de épocas pasadas, pero solo frente a lo formal sin evaluar si el ciudadano quedo satisfecho con la información suministrada. A veces el ciudadano desiste en presentar nuevas solicitudes cuando no ha quedado satisfecho, pues considera que el resultado será el mismo.

(Archivoz)Cuál considera usted que es el mayor éxito o mayor transformación que ha tenido el estado en términos de transparencia y acceso a la información pública?

(CAZC) Son varios. El primero es haber logrado que la transparencia se haya convertido en una política pública, y que las entidades hayan respondido implementando las medidas y acciones necesarias para darle cumplimiento. En segundo lugar que los archivos y la gestión documental se hayan considerado un componente central de la Ley; SIN ARCHIVOS NO HAY TRANSPARENCIA, Y SIN UNA BUENA GESTIÓN DOCUMENTAL  NO HAY ARCHIVOS. En tercer lugar la inclusión de sujetos obligados de naturaleza privada como los partidos políticos, aunque faltaron algunos (como los sindicatos). Y finalmente que los ciudadanos hoy tienen mayores oportunidades de acceder a la información pública (con buenos estándares de calidad y oportunidad) que en el pasado.

(Archivoz)Usted fue director del Archivo General de la Nación, socio fundador de varios organismos gremiales de la archivística colombiana. Considera usted que las instituciones y gremios de archivistas son transparentes y garantizan el acceso a la información pública?

(CAZC) Hace falta más compromiso en esta materia por parte de los gremios. No basta con decirle a sus miembros que la información está disponible en sus oficinas para cuando quieran consultarla (trasparencia pasiva), sino que se requiere que la comunidad profesional reciba de primera mano y de manera proactiva información sobre las gestiones que adelantan los gremios en defensa de los intereses de la profesión y de sus agremiados (transparencia activa).  Nuestros gremios no son propiamente un ejemplo de transparencia, no porque oculten información sino porque no la divulgan proactivamente.

(Archivoz)Considera que los políticos colombianos y en general, los de todo el mundo, están abiertos a hacer estados totalmente transparentes?

(CAZC) En algunos sectores existe compromiso político en la promoción de la transparencia pero en general, y más en nuestros países es muy tibio o débil. Los países más desarrollados (y con menores índices de corrupción) son mucho más abiertos, no solo porque tienen buenos archivos, sino porque tienen instituciones (organismos judiciales, organizaciones de la sociedad civil, etc.) que defienden los derechos de los ciudadanos en materia de acceso a la información pública. En el caso de Colombia, en donde se han realizado enormes inversiones en contratación en archivos y proyectos de gestión documental, estas no necesariamente se reflejan en mejores indicadores de transparencia activa (desde lo sustancial, es decir frente a las necesidades de los ciudadanos). Las asociaciones de archivistas deben trabajar junto a otros organismos de la sociedad civil (Trasparencia por Colombia, red de veedurías ciudadanas),  y públicas (Secretaria de Transparencia, PGN, AGN) con el objetivo de contar con indicadores objetivos de acceso a los documentos públicos.

(Archivoz)Colombia está en época electoral, qué pediría usted a los actuales candidatos para que los archivos y en general, la transparencia y el acceso a la información fuera tema prioritario y de resultados tangibles.

(CAZC) Que el pacto por la transparencia que muchos han suscrito, se traduzca en un apoyo real a las instituciones archivísticas (Archivo General de la Nación y Archivos Territoriales) si son elegidos. En el caso de los departamentos, distritos y municipios, les pido que desde el Gobierno promuevan una Ley para crear de manera obligatoria los Archivos Generales Territoriales, dotándolos de autonomía, legal, presupuestal y administrativa y que se destinen recursos del IVA a la telefonía móvil para construir los edificios que éstos necesitan. Vale la pena recordar que en el país, excepto el AGN, no hay verdaderos archivos generales territoriales creados formalmente y que gocen de autonomía legal, presupuestal y administrativa. En su mayoría son dependencias que siguen órdenes del ejecutivo, lo cual le resta eficacia a su misión. Adicionalmente les pediría que mediante una Ley de la República o la reglamentación de la Ley 1409 de 2010, se cree el cargo de Archivista en todas las entidades del Estado y que a éste se le asigne la dirección del archivo y la coordinación de la gestión documental de su entidad.

Agradecemos a Carlos, por brindarnos su tiempo y su conocimiento. Para la Revista Archivoz es muy grato contar con el archivistas de amplia trayectoria y experiencia que con sus aportes nos permiten ser más visibles y cumplir el objetivo que tenemos trazado. Estamos seguro que en otra oportunidad contaremos nuevamente con su aporte en temas relacionados con el quehacer archivístico.

«Para que los ciudadanos puedan hacer uso efectivos de los archivos, primero deben estar organizados» Entrevista con Carlos Zapata (parte I)

Tenemos el gusto en la Revista Archivoz, de entrevistar a Carlos Alberto Zapata Cárdenas, ex director del Archivo General de la Nación Colombia y quizá, uno de los archivistas que mas ha promovido la archivística en éste país.

Como ha sido una entrevista muy nutrida y de la cual se generan respuestas de muchísimo interés, tendremos una segunda parte con una serie de preguntas y respuestas que seguro encantarán a nuestros lectores.

(Archivoz) Para muchos, aún no es clara la relación entre archivos y transparencia, podría usted indicarnos de forma clara ¿cómo es que en la práctica los archivos son conductores a estados transparentes?

(CAZC) En primer lugar debemos entender como Archivistas, que la sola existencia de archivos no garantiza la transparencia; aún los regímenes más totalitarios y las dictaduras conservan archivos (y jamás podrán prescindir de ellos). Lo que hace la diferencia es que los archivos necesitan estar disponibles de manera directa para el ciudadano, sin ninguna clase de intermediación. La transparencia tampoco se logra con la sola expedición de una Ley o la voluntad política de un gobierno. Muchos países latinoamericanos que expidieron leyes de transparencia antes de tener una ley de archivos o cuyos archivos eran inexistentes (técnicamente hablando) o no estaban organizados, no pudieron garantizar el disfrute pleno del acceso a la información pública; años después tuvieron que admitir que era necesario que los archivos fueran parte central de la ecuación.  La transparencia se ha convertido en una idea romántica, muy atractiva políticamente hablando, pero no hemos logrado interiorizarla en el imaginario del ciudadano. A pesar de todos los avances en la materia, al menos en nuestra región, el ciudadano mantiene su desconfianza en el Estado, pues no hay acceso directo a la información.

El modelo de gestión documental para los países de la Red de Transparencia para la Américas – RTA, elaborado como resultado de una reunión realizada en el AGN de Colombia en 2013, fue una respuesta a las dificultades estructurales que existen en nuestros países y que impiden el acceso a la información registrada principalmente – pero no exclusivamente –  en documentos públicos. La finalidad de ese modelo era contribuir a mediano y largo plazo a la modernización de la gestión documental (y de los archivos) de los países miembros de la RTA, como medio para que la información que necesitan los ciudadanos estuviera siempre disponible.

Es claro que sin archivos organizados no es posible facilitar el acceso a información en las condiciones de calidad y oportunidad que demandan los ciudadanos, lo cual afecta sus derechos fundamentales. Adicionalmente, otro factor que dificulta este acceso es que los archivos no tiene una oferta de servicios para la ciudadanía; el ciudadano que necesita un documento sigue acudiendo a las oficinas de atención a la ciudadanía que en muchos casos  centralizan las peticiones de información que luego son filtradas o distribuidas para ser atendidas por otras dependencias diferentes al archivo institucional.

Para que los archivos conduzcan a un estado transparente, se requiere de tres pilares: (i) Archivos organizados y descritos técnicamente, (ii) Archivos que presten servicios directamente al ciudadano, y (iii) ciudadanos que entiendan que los archivos son garantes de sus derechos, y por tanto exijan acceso a los mismos sin intermediación alguna.

(Archivoz) ¿Cómo puede un ciudadano hacer uso eficiente de los archivos?

(CAZC)En realidad el ciudadano ni siquiera hace uso de los archivos públicos, no sabe dónde están, desconoce que existen, salvo que se trate de archivos históricos. Por lo general, cualquier solicitud de información se presenta a través de canales como la página web o las ventanillas de atención a la ciudadanía. Esto impide que sea consciente de la importancia de los archivos. Los archivos por lo general están ubicados en lugares inaccesibles para el ciudadano. Los servicios de custodia documental han reducido el concepto de archivo. Adicionalmente, la transparencia activa (poner disponible los documentos o la información en las páginas web institucionales) por limitaciones tecnológicas y presupuestales se limita a unos pocos contenidos o documentos, dejando el archivo casi en su totalidad sin acceso.

Para que los ciudadanos puedan hacer uso efectivos de los archivos, primero deben estar organizados, luego los archivistas y las entidades públicas deben hacerlos visibles. Es necesario que existan lugares físicos (diferentes a las oficinas de atención a la ciudadanía) donde los ciudadanos puedan ir a consultar la información. Pueden ser salas de consulta que tengan un aviso que las identifique como ARCHIVO, y que además cuenten con servicios y comodidades para el ciudadano. (Un lugar similar al de una biblioteca pública en las áreas de servicio al público). Otra alternativa, que en Colombia no se ha podido implementar a pesar de que es una exigencia legal, es poner el catálogo descriptivo de expedientes en la web de la entidad, de manera que los ciudadanos puedan al menos conocer qué documentación está disponible y como acceder a ella, y finalmente está el facilitar la consulta  los documentos mediante procesos de digitalización, cuyas imágenes se puedan acceder a través de internet.

(Archivoz) En el caso colombiano, ¿considera que el país es totalmente abierto a que los ciudadanos accedan a la información pública?

(CAZC) La ley 1712 de 2014 fue un punto de inflexión en la historia de la transparencia del país, pues le dio vuelta a la ecuación según la cual primaba la cultura del secreto y la reserva; con la ley toda la información es pública, con unas excepciones muy puntuales. Este avance normativo permitió que la sociedad entendiera que el acceso a la información pública es un derecho inalienable de todo ciudadano. Sin embargo esto no significa que la Ley haya cambiado de manera automática el estado de cosas en cuanto a la democratización real y verdadera del acceso a la información. Subsisten aún fallas estructurales, y dificultades de orden cultural. Las entidades del Estado aún no han logrado incorporar como un deber, dar acceso sin restricciones -más allá de las excepciones de Ley- a la información pública que se encuentra bajo su custodia.

Un análisis de los índices de información clasificada y reservada muestra categorías de documentos que no deberían ser sujeto de reserva o clasificación, y que fueron incluidos forzando la interpretación de la Ley; el ciudadano del común no tiene elementos  para controvertir la clasificación que una entidad le asigna a ciertos documentos; esto significa que aprovechan la falta de conocimiento acerca del alcance de la Ley por parte de los ciudadanos para negar abiertamente el acceso. El camino apenas comienza a recorrerse y creo que con el tiempo conforme los ciudadanos exijan más apertura, dichas restricciones irán desapareciendo.

Además, los archivistas no hemos liderado procesos de alfabetización sobre el cumplimiento de la Ley 1712 (o cualquier ley de transparencia en el caso de otros países)  ni sobre el valor de los archivos, dirigidos a la ciudadanía. Si acaso, apenas hemos apoyado en la elaboración de los instrumentos de gestión de información, pero sin ser más ambiciosos en promover el acceso a los documentos que se conservan en los archivos. No teneos archivos abiertos, sino archivos opacos o invisibles.

(Archivoz) ¿Qué considera que le falta al país: en términos archivísticos, normativos, técnicos, tecnológicos, culturales?

(CAZC) Todos esos aspectos requieren coordinación y presentan hoy en día problemas. En términos archivísticos nos hace falta salir del paradigma de los fondos acumulados y las tablas de retención/valoración documental; tenemos que modernizas nuestra praxis archivística. En términos normativos no hacen falta más normas sino cumplir las que ya existen; seguimos cumpliendo lo formal, pero no lo sustancial (es necesario des-instrumentalizar la función archivística). En términos técnicos, nos hace falta estudiar más desde la disciplina archivística los problemas de nuestro países (por citar un solo ejemplo, en Colombia luego de 23 años de la regulación de las TRD, este instrumento aún no ha sido elaborado en el 100% de entidades, y las que cuentan con él, no han resuelto el problema de organización de sus archivos); redujimos la archivística a un cúmulo de recetas sin efecto real sobre el estado de nuestro archivos. En cuanto al ámbito tecnológico, la apuesta debe ser hacia la transformación digital, y para ello debemos articular la gestión documental con todas las iniciativas de gobierno digital, incluyendo la gestión de cambio en las personas. Y en lo cultural, debemos cambiar el imaginario que los ciudadanos tienen del archivo público, de manera que lo entiendan como un patrimonio que les pertenece (y por tanto debe ser disfrutado) y un instrumento eficaz en la garantía de sus derechos.

(Archivoz) Los archivistas son los llamados a formular estrategias para dar cumplimiento a la ley de transparencia y acceso a la información pública. ¿Considera usted que el papel que vienen desempeñando los archivistas es suficiente?

(CAZC) No exclusivamente. Los archivistas no pueden ser los únicos llamados a formular las estrategias para cumplir las leyes de transparencia;  se requiere de la participación de muchas instancias al interior de las entidades, con los órganos garantes y por supuesto de los ciudadanos. Hoy en día los archivistas no están alineados  completamente con las normas de transparencia y acceso a la información pública. Somos empleados subordinados a autoridades institucionales, quienes en últimas deciden hasta dónde llegar con las iniciativas de transparencia. No tenemos influencia ni libertad para decidir sobre el acceso a los documentos, a pesar de que la Ley haya establecido que la información del Estado es pública.

Existe una forma de promover el acceso a la información y es cumpliendo con los cánones de la profesión, organizando adecuadamente los archivos, describiendo de manera colectiva los fondos y elaborando instrumentos descriptivos que los ciudadanos puedan consultar a través de Internet, organizando repositorios digitales que se permitan consultar las imágenes de documentos en línea; organizando jornadas de alfabetización de servidores públicos y grupos de ciudadanos y apoyando iniciativas gubernamentales como las ferias de transparencia, la rendición de cuentas, y los programas de atención a la ciudadanía.

(Archivoz) ¿Qué le hace falta a los archivistas para dar suficientes garantías de acceso a la información pública?

(CAZC) Más compromiso con la transparencia, mayor conocimiento de las Leyes que regulan la materia en nuestros países (muchos ni las han leído completas), cumplir con las normatividad archivísticas de manera más profesional y ejercer su profesión con ética y un sobresaliente conocimiento Archivístico. Debemos posicionarse al interior de nuestras organizaciones como líderes en transparencia, con capacidad crítica y sentido de responsabilidad frente al papel de los archivos en la sociedad.

Gracias Carlos, por esta genial entrevista, para nosotros es claro que el papel del archivista es relevante en la sociedad y que aun faltan muchos ejercicios de sensibilización para lograr que los archivos sean protagonistas en una sociedad que carece de memoria. La próxima semana tendremos la segunda parte de la entrevista, que seguro nos aclarara muchas dudas y nos permitirá formarnos una idea mucho más sólida de nuestro rol.

 

«Son fundamentales los equipos multidisciplinares, sobre todo de documentación e informática»: Entrevista a Joaquín Castellón, periodista de investigación de La Sexta (1ª Parte)

Recientemente reconocido con el Premio Pulitzer en la categoría de “Periodismo en profundidad”, Joaquín Castellón es un destacado periodista de investigación que trabaja en La Sexta, formando parte del equipo de investigación de la cadena.

La importante labor investigadora que realizó con los “Papeles de Panamá” lo llevó a conseguir el mayor reconocimiento internacional en el ámbito del periodismo, el Premio Pulizter, junto con el premio de la APM al mejor periodista del año que fue otorgado a todo el equipo que participó en la investigación de los Papeles de Panamá. Recientemente, con el proyecto de los “Papeles del Paraíso”, se ha vuelto a implicar en una nueva investigación nacida de una nueva filtración de despachos de abogados que gestionan empresas offshore y grandes holdings de inversión opacos.

(Archivoz) Hola Joaquín, muchas gracias por participar en Archivoz y enhorabuena por tu reciente Premio Pulitzer. Llevas 15 años trabajando en medios ¿Veías ya en ese momento la importancia que iba a adquirir el periodismo de datos?

(Joaquín Castellón) Hace 15 años todavía no veía la importancia del periodismo de datos porque era algo muy lejano. La primera vez que escuché hablar del periodismo de datos fue en el año 2009 o 2010 en Nueva York, cuando Mar Cabra hacía un curso en Columbia. Fue allí donde nos explicó lo que hacía el periodismo de datos y para qué servía. Todavía no era consciente de todo lo que nos iba a dar después y de las puertas que nos iban a abrir, algo de lo que entonces no éramos conscientes.

(Archivoz)¿Cuándo te empezaste a sentir atraído por el periodismo de investigación?

(JC) Fue de pura casualidad. Estaba en la sección de sociedad de la Sexta cuando se decidió crear una unidad de reportajes a largo plazo. Me pusieron en esa unidad y nada más llegar tuvimos la suerte de poder implicarnos en la investigación de Swiss Leaks, conocida como la lista Lista Falciani en España. A partir de ahí, una investigación llevó a otra. He tenido la fortuna de poder implicarme en estas investigaciones internacionales.

(Archivoz) Con las filtraciones de Wikileaks comenzó también una era de lucha por la transparencia y por la liberación de grandes masas de datos y de información, en ocasiones, gracias a colaboraciones entre periodistas, hackers, filtradores, documentalistas, informáticos, etc. ¿Qué importancia tienen todos estos agentes en los proyectos de liberación de datos? Imagino que se necesitan equipos multidisciplinares, ¿no es así?

(JC) Son fundamentales los equipos multidisciplinares, sobre todo de documentación e informática. Para que os hagáis una idea, cuando nos dieron el premio a mejores periodistas del año de la Asociación de la Prensa de Madrid, decidimos que se tenían que sumar todo el grupo (informáticos, diseño web, etc.) porque habían sido parte del equipo. De hecho, tuvimos dudas porque no sabíamos si podían dar el premio a «mejor periodista del año» a un informático, pero la APM nos confirmó que sí. Todo el equipo era parte de la investigación. Estos especialistas consiguen que los periodistas podamos acceder a los documentos, buscar en ellos todo tipo de información, haciendo que los archivos sean accesibles.

Los papeles de Panamá eran 11.500.000 de documentos y todos ellos tenían que ser consultables de forma sencilla desde cualquier parte del mundo de manera encriptada para que todos los periodistas que investigábamos y que no teníamos conocimientos de programación pudiéramos acceder a los datos de manera sencilla. Nos dijeron que si tuviéramos que haber leído uno a uno todos los papeles de Panamá hubiéramos tardado 36 años.

(Archivoz) Con la Ley de transparencia del 2013 en España se obliga a la administración a facilitar de forma oficial sus datos y a ponerlos accesibles a los ciudadanos. ¿Es España un país accesible y transparente? ¿Qué países debería tener España como modelo de gestión en transparencia y acceso a la información pública?

(JC) Como modelo tendríamos que tener México, sin lugar a dudas, un país que suele aparecer muy bien situado en el ranking internacional de transparencia. Croacia o India son otros de los países bien situados.

España tiene mucho que mejorar en este aspecto, de hecho, está modificando la ley. Hay muchísimos detalles que se tendrían que cambiar. Por ejemplo, que tengas que facilitar tu nombre y tu DNI para consultar una información que tiene que ser pública. Otro ejemplo es que cuando tienes que reelaborar una información hay países donde puedes pagar el tiempo del funcionario que se dedica a reelaborarla y así puedes tener información accesible que tú necesitas y que alguien tenía que hacer. En España te dicen simplemente que no la tienen o que no la han hecho nunca, y tienes que olvidarte de esa información porque no te la van a dar.

(Archivoz) ¿Cómo crees que ha cambiado el periodismo con la llegada y el desarrollo de los nuevos medios digitales? ¿Son los medios hoy más independientes?

(JC) Creo que el periodismo no ha cambiado, da igual si se hace a través de la web, en twitter o en Instagram, el periodismo sigue siendo entender una historia, verificarla y contarla de forma comprensible para todo el mundo interesado. Da igual en qué medio o cómo la publiques, si la elaboras en un periódico en la Web o si eres un bloguero y la publicas desde tu casa. Creo que el principal problema ahora mismo en el periodismo es lo mal pagado que está. Aquí creo que se necesita un mayor compromiso del público para desarrollar un periodismo no sé si mejor, pero sí más comprometido.

(Archivoz) ¿Pueden cambiar estas filtraciones el modo de operar de los defraudadores?

(JC) Sí, de hecho, con los papeles del paraíso ya hemos descubierto que lo están haciendo, están cambiando su forma de operar. Nos han dicho varios abogados que ahora, sabiendo la mala imagen pública que tiene este tipo de operaciones, están intentando eliminarlas, incluso cerrar sociedades, cuentas, etc. Saben que si esto sale a la luz, y es muy probable que en algún momento se salga, su imagen pública quedaría muy comprometida.

 

(…Continúa leyendo la segunda parte de la entrevista el lunes 22 de enero…)

«En todo lo relacionado con los animales hay una falta de transparencia realmente pasmosa». Entrevista a Concha López

Concha López es Licenciada en periodismo y Máster ejecutivo en Community management y dirección de redes sociales en la empresa. Ejerce de periodista desde más de 20 años en el departamento de nacional de Servimedia, estando especializada en actualidad política. Sus otras pasiones, los animales y su activismo por la abolición de toda forma de opresión, sea sobre humanos o sobre cualquier otro animal, la desarrolla colaborando en El caballo de Nietzsche, un espacio reservado en eldiario.es para la defensa de los animales no humanos.

(Archivoz) Hola Concha, muchas gracias por hacer un hueco para Archivoz. Como sabes, somos una revista especializada en gestión de información, gestión documental y archivos. Nuestra intención con esta entrevista no es hablar sobre las prácticas archivísticas ni sobre la gestión de información sino hacernos eco de la falta de transparencia y de información que sigue existiendo sobre determinados temas y averiguar hasta qué punto es difícil para alguien que trabaja en la defensa de los derechos de los animales el acceso a la documentación y a la información para vuestros reportajes. Desde Archivoz, creemos que es indispensable no solo concienciar a los lectores en el respecto a los animales no humanos sino también a los profesionales que trabajamos, custodiamos y facilitamos información para la investigación.

Estamos viendo cómo cada día hay más gente concienciada a favor de los derechos de los animales, apoyando la abolición de los festejos taurinos y otro tipo de tortura animal. ¿Cómo crees que ha variado en estos últimos años el interés de los lectores en derecho animal? ¿Crees que ahora están las personas más sensibilizadas?

(Concha López) Creo que hay más sensibilidad, pero no tengo claro que en proporción al crecimiento de la población humana esa sensibilidad vaya en aumento. En España se ve cada vez más oposición a las corridas de toros, por ejemplo, y a festejos especialmente crueles que se convirtieron en símbolo de la barbarie, como el Toro de la Vega, pero el rechazo es mucho menor cuando hablamos de otros  festejos, y ya no digamos si hablamos de animales que normalmente son vistos solo como carne, leche, huevos… 

(Archivoz) ¿Crees que es difícil contar con los medios para publicar este tipo de temas?

(CL) En general suele ser muy difícil. Las informaciones sobre animales en medios generalistas siguen ocupando espacios mínimos y casi siempre están orientadas como anécdotas, curiosidades. La mayoría de las veces en las que los animales protagonizan una información en un medio de comunicación generalista es porque se habla de ellos como mercancía, como bienes materiales (noticias sobre ganadería, sobre pesca, sobre diversas formas de explotación) en las que no se habla de ellos como seres sintientes sino como cifras, recursos. Se van abriendo paso otro tipo de informaciones pero de forma muy lenta. En este aspecto, como en otros muchos, se perciben los avances pero queda mucho por hacer.

(Archivoz) ¿Cómo nació vuestro proyecto El Caballo de Nietzche dentro de eldiario.es? ¿Existen iniciativas parecidas en otros medios?

(CL) Ruth Toledano, activista desde hace muchos años, ya colaboraba con eldiario.es con una columna de opinión y tenía en mente el objetivo de dedicar un espacio estable a la defensa de los derechos de todos los animales. Con esa idea propuso al director, Ignacio Escolar, publicar un blog similar a los que ya había sobre otras temáticas, y la respuesta fue afirmativa. De forma casi inmediata nos pusimos a trabajar, con un grupo de colaboradores que  ha crecido de forma asombrosa. Ahora son decenas las personas que colaboran con El caballo de Nietzsche escribiendo, cediendo textos e imágenes, proponiéndonos temas, enviándonos propuestas. Es una forma de activismo que consideramos fundamental, pues la información sobre la realidad de los animales es esencial para tomar conciencia sobre ella y actuar en consecuencia. Creemos sinceramente que El caballo de Nietzsche ha contribuido de forma decisiva a abrir camino para que otros medios se hagan también eco de realidades que siempre han sido ignoradas, silenciadas. Hemos publicado sobre todos los ámbitos que afectan a los animales y hemos incorporado muchas firmas que son expertas en sus disciplinas. Es un logro poder publicar en un medio generalista sobre la conexión entre la violencia que se ejerce contra los animales y las demás formas de violencia, sobre las distintas víctimas de la opresión y la necesidad de luchar conjuntamente contra todas esas opresiones… Combatir el antropocentrismo y el especismo desde un medio de comunicación es algo que realmente consideramos muy relevante.

(Archivoz) Hace pocos días, publicasteis una información sobre los perros con los que practican los futuros veterinarios. En este reportaje, señalabais la falta de colaboración y de transparencia por parte de la UCM. ¿Cómo conseguís la información en este tipo de investigaciones?

(CL) Normalmente, son las personas que tienen acceso a esas situaciones o simplemente conocimiento de ellas las que nos envían la información, y después es labor nuestra recabar todos los datos, confirmarlos y definir qué y cómo se puede publicar. A veces son esas personas las que escriben, generalmente cuando se trata de una experiencia personal o se trata de alguien concreto que dispone de la información, y otras somos nosotras o alguna otra persona colaboradora la que se encarga de hacer el reportaje cuando es necesario hablar con varias  fuentes y hacer una labor de investigación. Hemos publicado varios artículos y reportajes que han sido fruto de la investigación, en algunos casos de personas infiltradas en ámbitos que no suelen ser accesibles al conjunto de la sociedad, como granjas, mataderos… Nos hemos hecho eco de investigaciones que rara vez tienen hueco en otros medios.

(Archivoz) ¿A qué fuente soléis recurrir para investigar este tipo de temas? ¿Publica el gobierno a través de algún ministerio estadísticas de utilidad para vosotros?

(CL) Las fuentes son muy diversas en función del asunto y del momento en el que se aborde. Siempre consultamos todas las que tenemos a nuestro alcance, aunque unas son más útiles que otras, dependiendo del caso. Las administraciones públicas suelen publicar estadísticas y demás datos oficiales que suelen ser relevantes en algunos casos, pero muchas veces se limitan a ese “uso” de animales, y apenas hay información sobre maltrato, denuncias, abandono…  la información más actualizada y más importante para nosotras la tienen otras asociaciones y es necesario buscar y contrastar. La ayuda de expertos en los diferentes ámbitos es crucial para poder localizar y cribar la información que necesitamos.  

(Archivoz) ¿Qué dificultades soléis tener los investigadores y los periodistas que estudiáis este tipo de temas? Imagino que es necesario recurrir siempre a fuente no oficiales, ¿Verdad?

(CL) Sí, la mayor parte de las veces las fuentes son no oficiales, aunque los datos oficiales puedan ser la base sobre la que empezamos a tirar del hilo. La confianza en las fuentes, la credibilidad que proporcionan con los datos que aportan es fundamental para determinar lo que publicamos y cómo lo hacemos. Muchas veces son personas anónimas o pequeñas asociaciones las que viven una experiencia o tienen conocimiento de una situación que tiene relevancia para nosotras y ahí siempre hay un trabajo para recabar datos, imágenes y demás.

(Archivoz) ¿La falta de estadísticas en este tipo de cuestiones es otro ejemplo de falta de transparencia?

(CL) En todo lo relacionado con los animales hay una falta de transparencia realmente pasmosa. Los animales solo importan como recursos, como bienes materiales. Se investiga cómo explotarlos de manera más eficaz y eficiente, sobre cómo tapar esa realidad a la sociedad, sobre cómo anestesiar nuestra conciencia con publicidad para que sigamos consumiento “vacas felices” o “cerdos contentos”, pero no sabemos cuántos animales son dejados morir en las granjas, cuántos mueren en los transportes antes de llegar al matadero, cuántos animales viven enjaulados en animalarios o en laboratorios. Ni siquiera sabemos cuántos animales de familia son maltratados o abandonados más allá de estimaciones de las propias protectoras, y sigue resultando enormemente complicado investigar casos de maltrato evidente. Algunos ayuntamientos están dispuestos a utilizar pruebas de ADN para multar a los humanos que no recogen las cacas de los perros a los que pasean pero no para investigar quién los abandona o los asesina.  

(Archivoz) Con respecto a la protección de los animales en España, ¿crees que la sociedad está más sensibilizada? ¿Responden los medios a ese interés?​

(CL) Creo que cada vez hay más personas sensibilizadas, pero cada vez somos más humanos  y a veces tengo dudas de que la proporción esté evolucionando de forma positiva. El optimismo es indudable en el caso de las corridas de toros, pero en otros muchos ámbitos el panorama a veces es descorazonador.  Por cada noticia positiva hay cinco desalentadoras, y aún así tenemos claro que tenemos que seguir provocando esas noticias positivas. Los medios van respondiendo a ese interés, se va hablando cada vez más de los animales como seres sintientes, como víctimas de mil maneras diferentes de explotación más allá de anécdotas, pero sigue siendo muy difícil hacerlos visibles. Y sobre todo, sigue siendo muy complicado enviar el mensaje de que sus vidas también importan y de que es urgente cambiar la óptica con la que los vemos y nos relacionamos con ellos. Los animalistas seguimos siendo para la mayoría, incluidos los medios de comunicación, personas excesivamente sentimentales que nos dejamos llevar por nuestro “amor” a los animales. Pero la realidad es que somos un movimiento político que lucha contra la raíz de la opresión defendiendo a quienes ocupan el escalafón más bajo de la explotación. Hablamos de respeto, no de amor, y nuestra ideología es la empatía hacie quien tiene capacidad de sufrir, sea de la especie que sea.